Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 19 DE JUNIO DE 2011 abc. es españa PRIMER PLANO 19 Paseo por las calles de la ciudad La cena, un momento para relajarse sión. En Elorrio, ya he encontrado cuadrilla para seguir practicando Eso, en invierno, porque en verano le gusta el frontón- -juega campeonatos- -y la bici, como al jefe (en referencia, esta vez, a Rajoy) Viste uniforme completo del equipo de sus amores, el Athletic, y aunque no tiene su mejor día- no he podido calentar se excusa- -lo cierto es que apunta maneras y que maneja bien el remate de cabeza, pese a que soy bajito Está entre amigos, pero en el juego no hay bromas. Marca un par de goles y sufre un par de contracturas musculares. Empate, por tanto. Para la cena elige un restaurante con vistas privilegiadas sobre Bilbao. Le acompaña su amigo Ieltxu, de 24 años, piloto de líneas aéreas en paro y ahora conductor de ambulancias en su pueblo, Sopuerta, controlado por Bildu. Se refiere a él como mi jefe de campaña una de las personas que más me han ayudado en todo este tiempo La comida, excelente, y la hora, cuando ya no suenan los móviles, invitan a la charla. El terrorismo ha marcado mi vida. Soy del barrio de Santutxu y estudié en el colegio Berrio Otxoa, curiosamente el patrón de Elorrio. Cuando estaba en tercero de BUP, debajo de la ventana de mi clase, ETA asesinó a un policía con una bomba lapa. Fue terrible para todos, pero aún peor lo fue que al día siguiente solo nos concentramos para protestar una veintena de alumnos, de los más de mil del centro Frente a su colegio hay una ikastola donde daba clase Tasio Erkicia... y en la que estudió Garkoitz Azpiazu Rubina, Txeroki el sanguinario etarra que dirigió el aparato militar de la banda: En cierto modo, llevamos vidas paralelas. Más o menos tenemos la misma edad; vivimos en el mismo barrio; él ingresó en ETA el mismo año que yo me afilié al PP... Pero Txeroki está en la cárcel, donde pasará muchos años, y mi voto ha echado a Bildu de la Alcaldía de Elorrio En su casa la política no era tema habitual de conversación. En las primeras elecciones- -relata como anécdota- -pregunté a mi padre, que estaba afiliado a UGT, a quién había votado. No me quiso responder Sin embargo, a medida que cumplía años se afianzaba en él la idea de que debía comprometerse. El paso lo dio en 1997: Cuando mi hermano- -ahora concejal de Erandio- -y yo nos afiliamos al PP éramos dos melenudos con pendientes en las orejas. Conocí a Miguel Ángel Blanco y poco después lo asesinaron. En ese momento dije en el PP que quería ser concejal Su inexperiencia era un inconveniente, pero lo suplía con su entusiasmo. En 1999 fui el único concejal de mi partido en Sondika. Aún estudiaba Derecho. Por la mañana iba a clase y por la tarde aplicaba en el Ayuntamiento los conocimientos que adquiBBB La ikastola de Erkizia En pleno partido de fútbol El teléfono no para de sonar y está algo inquieto porque ha quedado en una terraza con el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, y llega tarde. En realidad, la impuntualidad es un rasgo más de su carácter. Son las siete y media y su jefe le espera ya sentado. Es una entrevista breve, propia de personas que mucho antes que compañeros de partido son amigos. Un par de frases con sobreentendidos sirven para cerrar la cuestión que les había convocado. A las nueve de la noche Carlos García ha quedado con su cuadrilla en el polideportivo de su barrio de siempre para disputar el partido de todas las semanas. Es una cita casi sagrada: Fui futbolista hasta los 25 años. Era delantero y llegué a jugar en Tercera División, en el Baskonia cuenta con cierto orgullo. Pero ya entonces lo compaginaba con los estudios de Derecho y la política, y aquello era muy complicado. Lo dejé, pero es mi pa-