Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN AD LIBITUM PUEBLA DOMINGO, 19 DE JUNIO DE 2011 abc. es opinion ABC MANUEL MARTÍN FERRAND PATRIOTISMO ALIMENTARIO Si el catalanismo consiste en consumir productos de aquí los catalanes tienen un futuro muy incierto E NTRE los grandes pensadores políticos contemporáneos, junto a Karl Popper e Isaiah Berlin, debemos considerar con el máximo respeto a Josep María Pelegrí, ocasionalmente consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural en el Govern de Artur Mas. Este sabio ilerdense, militante de Unió Democrática de Catalunya desde los 18 años de edad, es el creador de una teoría que, para simplificar, ha rotulado como patriotismo alimentario En tiempos en que el encefalograma político tiende a ser plano, como la mar en calma, el de tan significado personaje parece el perfil del Himalaya. Si entramos en un restaurante y consumimos vino de La Rioja, asegura Pelegrí, no estamos ayudando al empresariado catalán ¿Qué vino debieran beber los catalanes para ser buenos ciudadanos y reforzar su identidad? Personalmente confieso mi devoción, en lo que a los caldos catalanes respecta, por los del Priorato; pero, ¿le conviene a Cataluña que insista en ellos o serviría mejor los intereses lugareños con el consumo de los del Penedés? ¿Cuenta también el cava? Sin salir de las cuatro provincias que conforman el territorio vinicultor que protege Pelegrí tenemos una docena de denominaciones de origen y otros tantos vinos, muy aceptables, que carecen de ella, ¿será alguno específico para catalanes y otros más convenientes para quienes no lo somos? Es posible, incluso, que la teoría Pelegrí obligue a un criterio de máxima cercanía en el consumo. Por ejemplo, en su condición de natural de Lérida, ¿Pelegrí debe anteponer los caldos de Costers del Segre a los de Alella o los de Terra Alta? Si el catalanismo consiste en consumir productos de aquí como predica el buen Pelegrí sin que nadie le desautorice, los catalanes tienen un futuro muy incierto. Malo en el sentido de la limitación liliputiense del mercado catalán dentro del total del español y ridículo a escala mundial. Peor, ya dentro del consumo interior y en pleno arrebato de gozo nacionalista, puesto que limita su horizonte cultural y su muestrario de sensaciones. ¿Dónde reclutarán los partidos a tipos como Pelegrí? Porque lo dramático es que no estamos ante un caso aislado, un borrón de los que echan los mejores escribanos, sino que se trata de algo frecuente. Ahí está, en el mismo Govern, el consejero de Interior, Felip Puig, que centra su crítica a los indignados en que tienen una visión muy de carácter universal o, en algunos casos, muy española Lo bueno debe ser, después de hartarse con un buen vino de L Empordá, o del Montsant, cocerse en su propio jugo hasta conseguir la suprema reducción de catalanidad. PROVERBIOS MORALES JON JUARISTI CAMPAMENTOS El Gobierno ha sido incapaz de reconocer en el movimiento de los indignados una declaración de guerra a la democracia T RAS la fiesta, la guerra, nada nuevo. Se levanta el campo y empieza la bronca ubicua, porque toda la ciudad se convierte en campo de batalla, escenario de una impugnación del consenso que ya poco tiene de lúdica: lo que el Gobierno se negó a ver en el arrobamiento primaveral de la acampada de Sol, con sus connotaciones circenses de carpa y actividades de ludoteca. No digo que un ministro de Interior deba haberse empollado todos los clásicos del arte de la guerra, desde Sun Tzu a Maquiavelo, pero, al menos, necesita tener claro lo que significa acampar en el centro. En la antigua Roma, el Senado no permitía a las legiones levantar sus tiendas dentro de la ciudad, porque veía en ello el acto instaurador de una dictadura militar. Para acampar, como su nombre indica, está el campo. Si alguien acampa en la ciudad es para desafiar al Estado e imponer un contrapoder en el espacio público. Lo han hecho los insurgentes egipcios, pero quienes se esmeraron en este tipo de operaciones desde finales de los años noventa fueron los zapatistas, que convirtieron el Zócalo de Ciudad de México y sus alrededores en un campamento permanente. Es obvio que derri- bar un gobierno en México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos, resulta más difícil que hacerlo en Egipto, pero la merma y el deterioro del poder central a causa de un asedio interminable desde la calle se ha traducido en una pérdida del control del territorio en beneficio de los cárteles, y sería sencillamente estúpido negar que las estrategias del zapatismo y del narcotráfico hayan sido, por lo menos, concurrentes. ¿Mal menor o mal mayor? La guerra, como violencia generalizada, constituye, por supuesto, el mal mayor. Este principio no lo ha descubierto Pérez Rubalcaba. Lo han sabido todos los grandes estrategas, desde el mencionado Sun Tzu, pero ninguno de ellos- -a diferencia del todavía ministro de Interior del actual gobierno- lo utilizó para justificar la pasividad. Por el contrario, los males de la guerra se evitan conociendo al enemigo, tomando sus ciudades con el mínimo coste posible en vidas propias y ajenas e impidiéndole acampar ante tus narices. Dicho de otro modo, empujándole a los bosques. En este caso, el Gobierno no tenía ni idea del sesgo del movimiento que se estaba preparando antes del quince de mayo, con la colaboración y simpatía del progresismo en todas sus variantes. Les habría bastado prever la que podía montarse con la difusión estúpida de una categoría imaginaria, la de los indignados, que tiene un atractivo incluso superior a la de víctima como propuesta de identificación colectiva, porque las víctimas necesitan demostrar un agravio real para ostentar la condición de tales, mientras la indignación es algo tan subjetivo que pueden compartirlo todos los que se sienten perdedores, desde el ultimo perroflauta hasta don Gregorio Peces- Barba. El desconocimiento total del enemigo explica el escandaloso desconcierto del Gobierno ante el desafío de una histeria antidemocrática de masas que creyó poder rentabilizar como en su día lo hizo con el movimiento del no a la guerra La acampada de Sol era exactamente lo contrario, un conato de guerra civil bajo su apariencia festiva.