Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 11 DE JUNIO DE 2011 abc. es economia ECONOMÍA 37 del convenio tres meses antes de finalizar su vigencia. Desde ese momento, se da un plazo de un mes para que se inicie la negociación de un nuevo texto. Los plazos máximos de 8 y 14 meses para negociar contarán desde el final de la vigencia de los convenios. Durante esa prórroga, que actualmente es indefinida, todos los conceptos del convenio siguen en vigor, salvo los salarios, que podrán revisarse previo acuerdo entre ambas partes (descuelgue) En caso de que no haya acuerdo entre las partes transcurrido ese tiempo, la reforma establece un periodo transitorio en el que se obliga a las partes a recurrir a un arbitraje, a la espera de que sindicatos y patronal sellen acuerdos interconfederales por los que establezcan a qué mecanismos de resolución extrajudicial de conflictos han de acudir. Valeriano Gómez admitió que son mejores las reformas pactadas y subrayó que esta es equilibrada y profunda y que no está lejos del acuerdo que se pudo haber alcanzado Respecto a las mutuas y el absentismo, sobre los que existía un acuerdo prácticamente escrito hace unos días y que no han sido incluidas en la reforma, ha anunciado que el Gobierno no tendrá dificultad para que buena parte de esas medidas se puedan incorporar durante su trámite parlamentario. La pugna en Europa por el rescate griego dispara el riesgo de España BAtenas abre la puerta, por primera vez, a realizar una reestructuración de su deuda M. NÚÑEZ, B. CASTIELLA BRUSELAS, ATENAS Las indefinidas reglas del segundo rescate heleno siguen creando nerviosismo en los mercados. Para España, el mar de dudas se tradujo en un nuevo repunte del diferencial de la deuda con el bono alemán a diez años, que llegó a disparse por encima de los 256 puntos básicos, frente a los 245 en los que cerró el jueves. Finalmente, al concluir la sesión, la escalada se matizó hasta los 251 puntos, niveles en los que no se movía desde enero. Después de cinco meses, el Ibex también perdió ayer el nivel de los 10.000 puntos, tras ceder un 1,69 Ayer, la ministra de Economía, Elena Salgado, atribuyó el repunte de riesgo a la situación de Grecia, aunque también reconoció que ha contribuido la preocupación por los esfuerzos de España para reformar el mercado laboral y poner orden en las cuentas de las comunidades. Hemos tenido ciertos problemas de imagen aseguró la vicepresidenta a Efe. Lo cierto es que los inversores parecen temer las pérdidas que sufrirían si triunfa la tesis alemana y se obliga a los bancos a participar en esta nueva operación de salvamento comprando los bonos que vayan venciendo durante los próximos siete años. El planteamiento germano, que apuesta porque no sean de nuevo los contribuyentes de los países los que corran con los gastos, choca frontalmente con el del BCE, que no ha dudado en equiparar un reescalonamiento de la deuda a una forma de reestructu- La explicación de Salgado La vicepresidenta reconoce que España ha tenido problemas de imagen con la reforma laboral y el déficit autonómico ración, lo que, a su juicio, minaría la confianza en la Eurozona. La participación de los bancos podría estar entre 20.000 y 35.000 millones, según el semanario alemán Der Spiegel Precisamente, el Bundestag ratificó ayer las ayudas a Grecia pero con condiciones: más medidas de ajuste y, por supuesto, la participación en el rescate de acreedores privados. Para echar más leña al fuego, el economista jefe del BCE, Jürgen Stark, advirtió ayer de que el regulador europeo no aceptará bonos griegos como garantía en sus operaciones de refinanciación en caso de que se produzca un impago. Mientras, en Grecia, el Consejo de Ministros dio ayer luz verde al plan de recortes, pero la gran novedad es que el ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantinu, abrió por primera vez la puerta a la inclusión del sector privado en el rescate y al retraso del pago de la deuda helena. Papaconstantinou fue muy prudente y habló de participación voluntaria de los bancos porque sabe que las decisiones finales no dependen de Atenas, si no de Berlín y el BCE.