Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 SOCIEDAD SÁBADO, 7 DE MAYO DE 2011 abc. es sociedad ABC Tiene 71 años y 1.600 trasplantes en su haber. Enrique Moreno es una leyenda que sigue poniéndose retos. Los últimos el trasplante de intestino y multivisceral, donde se cambian seis órganos en una sola cirugía El maestro de los trasplantes El cirujano Enrique Moreno, en plena cirugía en el Hospital 12 de Octubre de Madrid Salvan muchas vidas pero ya no son cirugías estrella. Ahora la atención mediática está en las operaciones que permiten remodelar una cara o reponer una mano perdida. Aunque cirugías como el cluster o el de intestino, por su excepcionalidad, ofrecen ese punto de heroísmo entre los que las practican. Los trasplantes de intestino y multiviscerales son una rareza. Estados Unidos fue pionero; otros hospitales en el mundo lo intentaron y tuvieron que abandonar ante los malos resultados. En España apenas se había intentado. Moreno se empeñó en ponerlo en marcha en el 12 de Octubre y en adaptar la técnica estadounidense a la experiencia de su hospital. Desde entonces esta mole sanitaria del sur de Madrid se ha convertido en el centro de referencia para los trasplantes de intestino en adultos. El primero lo probó con Noemí, una joven de Zaragoza que llegó a él como su última oportunidad para seguir con vida. Tenía poliposis adenomatosa, una enfermedad hereditaria que provoca la producción de pólipos y tumores en su aparato digestivo. Con cada cirugía para evitar la diseminación del cáncer renunciaba a parte de su intestino. El hígado se había resentido y se alimentaba por una sonda. Su única salida era vivir con los órganos de otro o esperar su muerte con un deterioro progresivo. El 12 de septiembre de 2006 me avisaron que había un donante. Me despedí de mi familia con mucho miedo y una sonrisa, y entré en el quirófano. La cirugía duró 15 horas. Estuve sedada dos semanas. Al despertar, la primera noticia de mi operación la leí en ABC Después no fue fácil, cuatro meses en cama y seis en el hospital, casi acaban con una sonrisa que parece imposible borrar. Noemí siempre sonríe- Nunca pierde la sonrisa dice su padre- hasta cuando se acuerda de cómo estaba cansada de vivir con tanto dolor o tuvo que aprender a caminar después de estar tanto tiempo postrada en el 12 de Octubre. A N. RAMÍREZ DE CASTRO lgunos colegas le llaman Dios y el mismo sentimiento de veneración, casi mística, se palpa en su consulta. Se siente entre los pacientes que le deben la vida y vuelven al hospital para una revisión rutinaria y los que acuden por primera vez para quemar su último cartucho. Él obró un milagro con mi hija dice a modo de saludo Luis Rosel al entrar en el modesto despacho que el cirujano tiene en el Hospital 12 de Octubre. Rosel es el padre de Noemí la paciente que hace cinco años recibió el primer trasplante multivisceral o cluster que se hacía en España. Esta cirugía es una delicada intervención que consiste en cambiar todos los órganos abdominales (estómago, páncreas, bazo, duodeno, intestino e hígado) en una única operación. La cirugía de trasplantes ha dejado de tener la épica de otros tiempos. El órgano más rechazado Desconocido Los trasplantes intestinales aún son una rareza. Los médicos no derivan a sus pacientes porque aún no creen que sea posible A ese trasplante pionero le han seguido otros tres más multiviscerales y 18 de intestino, éstos últimos son menos espectaculares que el cluster, aunque igual de complejos puntualiza Enrique Moreno. El intestino, un tejido de 4,5 metros de longitud, es el órgano del cuerpo humano que produce el mayor rechazo porque en él descansa nuestro sistema de defensas. Su manejo es muy delicado, pero su trasplante puede dar una nueva oportunidad de vida a muchos enfermos. Moreno se lamenta de que aún haya pacientes que podrían beneficiarse de esta intervención y no conocen su existencia. Incluso los propios médicos no derivan a sus enfer-