Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 7 DE MAYO DE 2011 abc. es internacional Todo sobre la operación contra Bin Laden en abc. es internacional INTERNACIONAL 33 Obama, con los héroes El presidente norteamericano se reúne con el equipo de soldados de élite que mataron al terrorista Seguimiento de la CIA La Agencia tenía un piso franco junto a la casa de Osama bin Laden tos al comienzo de la operación. De los 79 hombres de los Navy Seals que formaron parte en el operativo, con los que ayer se reunió el presidente Obama, la incursión en la casa la ejecutaron unos 20, divididos en dos equipos que llegaron en sendos helicópteros silenciosos, de tecnología secreta. Contaron con otros equipos de apoyo, aunque es posible que se mantuvieran a la espera en cielo afgano. Uno de los guardaespaldas de Bin Laden abrió fuego desde un edificio adyacente. Fue acribillado, junto a su mujer. En la planta baja del edificio principal apareció el otro guardaespaldas al parecer con una mano escondida. También fue disparado. Allí había preparadas barricadas y varias armas. Al subir por las escaleras al primer piso, un hijo mayor de Bin Laden se abalanzó sobre los soldados, que le mataron. Bin Laden fue localizado a la puerta de su habitación, en la tercera planta. El líder de Al Qaida entonces dio media vuelta y entró rápidamente en la habitación. Interpretado como un gesto de resistencia y ante el peligro de que buscara un arma- -en el cuarto se halló un fusil AK- 47 y una pistola- -fue disparado en el pecho y la cabeza. Previamente, la más joven de sus mujeres intentó interponerse y recibió un disparo en la pierna. Gran parte de la operación, que duró casi cuarenta minutos, se destinó a realizar pruebas de identidad del cadáver del terrorista Osama Bin Laden y recoger material informático. El Pakistán imaginario BAnálisis GUY SORMAN B Edward Winters, jefe de los Navy Seals Así son los Navy Seals B Unidad de la Armada Sus siglas corresponden a las palabras inglesas sea, air, land tierra, mar y aire porque operan en cualquier medio. Su lema es el único día bueno fue ayer Armas en la casa B ¿Quiénes lo forman? Cuerpo de élite de los comandos de operaciones especiales. Compuesto por 2.500 soldados de entre 22 y 25 años. Un poco mayores los del Equipo 6, la élite de la élite. B Cómo acceder 100 flexiones y abdominales en menos de dos minutos, correr 2,5 kilómetros en menos de siete minutos y nadar 600 metros en menos de 13 para poder presentarse. B Formación Dos duros años de entrenamiento, con la semana del infierno 120 horas de pruebas de supervivencia con inmersiones en agua helada. in Laden ha muerto dos veces. Le mataron, simbólicamente, el 15 de enero en la plaza Tahrir en El Cairo unos jóvenes egipcios más tentados por la democracia liberal que por el Califato y la sharia. Luego, fue abatido a quemarropa, a la americana, en un país imaginario al que llaman Pakistán. Es cierto que encontramos a Pakistán en los mapas, pero en lo que respecta a la nación paquistaní, es imposible de encontrar: no es más que un conjunto disperso de tribus que se definen como beluchi, sindhi o pendjabi y también como musulmanas, pero divididas entre múltiples obediencias. Solo el ejército se reconoce como paquistaní y solo paquistaní, aunque está dominado por los pendjabíes. Únicamente el ejército es el verdadero Pakistán: no representa al pueblo ni lo defiende. Este ejército existe para él mismo y no tiene otra razón de ser que una guerra fratricida con la vecina India desde la absurda partición de 1947: en realidad, los pueblos de Pakistán son de civilización india, y encontramos más musulmanes en India que en Pakistán. Si no hubiese habido Partición, y si la reconciliación y quizá la unidad con India fuesen posibles, el ejército paquistaní desaparecería. La guerra, o al menos la amenaza de una guerra, es indispensable para la supervivencia del ejército. En este conflicto que no tiene por objeto más que el propio conflicto, el Estado Mayor paquistaní y los servicios secretos se preocupan por disponer de todo el arsenal posible, desde el arma atómica hasta el terrorismo. La bomba es disuasoria mientras que el terrorismo, arma táctica, sirve para desestabilizar a India y, sobre todo, para situar siempre al ejército paquistaní en el centro del juego de ajedrez islamista. Cuando India crece demasiado rápido, Pakistán desata el terror en Bombay. Cuando Estados Unidos se acerca demasiado a India, los militares paquistaníes activan a los talibanes y a las filiales de Al Qaida. Con este tablero de ajedrez, comprendemos fácilmente cuál fue la contribución de Bin Laden: un peón que el maestro del juego podía desplazar a su antojo. Por tanto, Bin Laden no se encontraba en Pakistán por azar ni debido a la complicidad de algunos agentes secretos: formaba parte integral del arsenal paquistaní. Sin duda alguna, Bin Laden era tanto rehén como huésped de los militares: estos, en función del estado de sus relaciones con EE. UU. -relación financiera, estratégica y diplomática- -podían activar o desactivar la bomba Bin Laden a voluntad. Evidentemente, este, prisionero de hecho del ejército paquistaní, solo podía actuar en función de los intereses de este último y en ningún caso en función de su ideología islamista inicial, una ideología que de todas formas ya no interesaba a casi nadie. Por tanto, a la hora de tratar a Bin Laden, los occidentales y especialmente George W. Bush y luego Barack Obama, cometieron errores de bulto hoy en día evidentes. El primer error fue el de creer que Bin Laden encarnaba un modelo capaz de aunar a las masas musulmanas. El segundo error fue el de colocar a Afganistán en el centro del dispositivo terrorista cuando ese país hacía ya tiempo que se había convertido en una filial del ejército paquistaní. El tercer error ha sido el de considerar a Pakistán un país real con el que se podía tratar de Estado a Estado. A partir de ahora, la prioridad ya no debería ser la guerra en Afganistán, sino acabar con el poder oculto del ejército paquistaní: este, paradójicamente, depende de Estados Unidos para su entrenamiento, sus finanzas y su equipamiento. Es hora de ver el tablero de ajedrez en toda su magnitud: la batalla contra el terrorismo islámico se ganará verdaderamente cuando Estados Unidos imponga una reconciliación entre India y Pakistán. Esta tregua reduciría al ejército paquistaní a un modesto papel de guardia fronterizo. Bin Laden solo era un peón, pero su desaparición ha puesto sobre el tapete todas las cartas que su personaje ocultaba. Guy Sorman es escritor y politólogo ESPECIAL MAYORES DE 55 AÑOS 8 días SALIDAS LOS LUNES 7 noches PROGRAMA HOTEL AUTOBÚS PENSIÓN COMPLETA (agua y vino incluidos) Precios por persona y estancia en habitación doble. Incluyen: trayecto Madrid (C Retama 8 junto a C. C. Hipercor Méndez Álvaro) -Benidorm La Manga del Mar Menor (hotel) y viceversa. Gastos de gestión (6 por reserva) no incluidos. Consulta condiciones. Plazas limitadas. (1) Operación financiada por Financiera El Corte Inglés E. F. C. S. A. (1)