Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 4 DE MAYO DE 2011 abc. es deportes Barcelona D Fue el hombre que dirigió el juego azulgrana y esta vez, sin Pepe, estuvo más liberado. DEPORTES 77 Real Madrid D D Busquets D Es el referente para el equipo. Cuando Xavi no encuentra pase, siempre está Sergio. Aprobado. Xavi Iniesta D Lo intentó todo en busca de abrir huecos y se inventò un pase genial, el del 1- 0. Pedro D Mantuvo un interesante duelo con Marcelo. Marcó un bonito gol. Le hacía falta Villa Su pelea con Arbeloa fue áspera. Jugó menos obsesionado con marcar. Aprobado. Messi Es el mejor, aunque a veces solo deje toques de calidad. Está en otro planeta. Lass Se bastó para destruir el juego del Barça, pero perdió muchos balones Xabi Alonso Sostuvo a su equipo en el juego posicional y desplazó el balón con claridad. Buen partido Di María Demasiado individualista, pero muy luchador en todo momento no cejó en su lucha. Kaká No encontró su sitio en el terreno de juego. Demasiado lejos del balón para ser importante. Cristiano Inquieto y ambicioso como siempre, pero poco resolutivo de cara al marco contrario. Higuaín Marcó un gol legal que fue anulado. Su aportación al juego ofensivo resultó muy pobre. Messi, Pedro y Wembley... BEl argentino sostuvo a su equipo en el primer tiempo hasta el gol del canario JOSÉ CARLOS J. CARABIAS REUTERS Tres escalones en el Camp Nou para un sueño: Messi, Pedro y Wembley... El Barça jugará su séptima final de la Liga de Campeones en el estadio de Londres después de un noche de sudores fríos, en la que el mejor jugador del mundo sostuvo a su equipo durante muchos minutos en un vibrante mano a mano con Casillas, también el mejor en su género. La cadena de pelotazos de Piqué en los primeros minutos transformó el perfil nocturno de Messi. Acostumbrado a recibir suave, al pie, sutil rampa de lanzamiento para su ingenio, tuvo que recomponer la figura y disputar cada globo en el partido enlatado, fracturado y nervioso que propuso el Madrid con su presión. No aparecía Messi y la impaciencia delató al Camp Nou, sometido el estadio a un creciente desasosiego. Pero se hace impensable un encuentro de fútbol en el que Messi no pueda decir la última palabra. Y su irritación al jugar sin balón cambió al minuto 13. Recibió de espaldas por el centro del campo y Carvalho le barrió por detrás, impetuoso y sin medida. La típica falta innecesaria. El árbitro belga amonestó al central portugués y Messi se sintió liberado. Ya podía encarar a su enemigo y amenazarle con la roja en cada regate. El partido derivó entonces hacia otro duelo para el delantero argentino. Resuelto el obstáculo de Carvalho, se topó con Casillas. Empezó a carburar el Barça, a tocar Xavi, a asociarse los bajitos, y el balón fluyó ligero hacia Messi. Durante cinco minutos, el Barça tuvo acorralado al Madrid a partir del propietario de las botas naranjas. La primera combinación elaborada al estilo Guardiola, minuto 31, acabó en el pie izquierdo de Messi, que chutó con intención y recibió como réplica una fantástica parada de Casillas. Un minuto después, más fantasía: recorte con el pecho en la frontal del área frente a dos madridistas y disparo fuera. En la avalancha que apuntaba a una sentencia, el partido se convirtió en un mano a mano entre Casillas y Messi. El portero enseñó su mejor repertorio, el que casi lo eleva a divinidad, para sostener al Madrid. Messi forjó otro contragolpe que dejó solo a Villa frente al extraordinario guardameta. Casillas sacó el guante para evitar el 1- 0 y así siguió hasta el minuto 35, otro trallazo de Messi a ras de hierba que no lo traspasó. Por decisión de Mourinho o su bis, Karanka, Carvalho se mantuvo en el campo, pese al riesgo de jugarse la roja en cada entrada. Pero Messi no merodeó tanto por sus inmediaciones. El Madrid se agarró al partido y quiso ganarlo, y el Barça se quedó sin balones para Messi. Marcó Pedro en una ocurrencia genial de Iniesta. El duelo venía en dirección única hacia Messi, pero fue el canario el protagonista. Recortó Marcelo y Messi siguió disperso. Buscó y buscó y no encontró en versión individual. Sí lo hizo su equipo, que jugará su séptima final de la vieja Copa de Europa. Mano a mano con Casillas Genialidad Iniesta invocó el espíritu de la Masía en el magnífico pase a Pedro, que tranquilizó los ánimos del Barcelona A Londres El Barça disputará su séptima final de la Copa de Europa, la tercera en seis temporadas La plantilla del Barça celebró la clasificación en el centro del campo REUTERS