Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 4 DE MAYO DE 2011 abc. es españa ESPAÑA 33 Bildu, fuera de las urnas EDUARDO SAN MARTÍN OPORTUNISMO S Los portavoces de Bildu y sus mecenas de ICV y ERC trasladaron la rueda de prensa a la calle rar de forma individualizada los indicios analizados ya por la Sala del 61 salvo que ese análisis resulte arbitrario y vulnere algún derecho fundamental. Es muy poco probable aseguran las fuentes citadas, que triunfe esta tesis, pese a que los seis magistrados del voto discrepante se la hayan puesto en bandeja a Bildu. Y ello, entre otras razones, porque las pruebas de la instrumentalización de la coalición por ETA Batasuna son muy abundantes En cuanto a una supuesta vulneración del derecho de participación, el TC ya tiene declarado- -y esa tesis ha sido avalada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos- -que la protección del Estado democrático prima sobre el derecho de participación cuando resulta probada la vinculación del partido cuya actividad electoral se prohíbe con una organización terrorista. Además de anunciar su recurso, Bildu ha convocado una manifestación en Bilbao para mañana. Los participantes se concentrarán después hasta que se conozca la decisión del TC. Por su parte, EA y Alternatiba han convocado una manifestación en Bilbao para mañana, día en el que el Tribunal Constitucional debe decidir sobre si Bildu puede presentarse a las próximas elecciones. Queda fuera de la convocatoria la izquierda abertzale para escenificar así que la marcha es iniciativa de dos partidos legales. JAIME GARCIA El PNV da un paso atrás en sus amenazas al Gobierno B Los nacionalistas otorgan un margen de confianza al Gobierno a la espera del TC ABC MADRID Manifestación nacional El PNV rebajó ayer el tono de sus amenazas al Gobierno de Zapatero por la anulación de las candidaturas de Bildu. De ser confirmada en las próximas horas por el Tribunal Constitucional, la decisión del Tribunal Supremo impedirá no sólo la participación de ETA Batasuna en las elecciones municipales, sino también la de sus socios en la coalición, Eusko Alkartasuna y Alternatiba. El cambio en el discurso de los nacionalistas se ha producido como consecuencia del acuerdo al que llegaron ayer la formación que preside Iñigo Urkullu, el presidente del Gobierno y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, fue el encargado de explicar al término del encuentro que han adquirido el compromiso de darse un margen de confianza un tiempo de respiro, y esperar a la decisión que adopte el Constitucional para recuperar una sintonía que no se ha dado El lu- nes, tras conocer la sentencia del Supremo, el PNV anunció lo que ya había advertido la semana anterior: que dejaba en suspenso todo tipo de colaboración y apoyo a las nuevas iniciativas que presente el Ejecutivo por haber promocionado las tesis que han permitido echar a Bildu de las elecciones. Dentro de ese apoyo se incluyen los presupuestos generales del Estado, informa Ep. Erkoreka explicó que Zapatero se había comprometido a actuar en sintonía con los nacionalistas en todo lo que tuviera que ver con el nuevo escenario abierto en el País Vasco por la declaración inédita de la izquierda abertzale de rechazar la violencia de ETA. Está claro- -precisó- -que la posición beligerante y vehemente del Gobierno y del ministro del Interior sobre las acciones emprendidas con Bildu no se corresponde en absoluto con el clima que esperábamos nosotros que debía reinar El PNV también reprochó al Ejecutivo que no haya contado para nada con los nacionalistas. Y ese dato- -precisó Erkoreka- -es el que ha provocado el distanciamiento con el Gobierno El portavoz nacionalista aseguró que el enfriemiento de las relaciones no se produce por la sentencia sino por la actitud del Gobierno, completamente distinta de la que esperaba el PNV i el presidente Zapatero resuelve finalmente poner un decoroso remate anticipado al viacrucis que ha supuesto su segunda legislatura, no habrá sido por el anuncio de esa ambigua y calculada cuarentena en la que el PNV ha colocado sus apoyos al Gobierno tras la anulación por el Supremo de las candidaturas de Bildu. Cuando pactaron con el PSOE, los nacionalistas vascos ya conocían cuál podría ser la posición del Ejecutivo si Batasuna ejecutaba lo que también se sabía que iba a intentar. Nada dijeron entonces. Tampoco cuando las intenciones del Gobierno, apoyado por el PP, se hicieron explícitas en las demandas de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado. Sólo han sacado los pies del tiesto tras la sentencia del alto Tribunal, el único trámite de todo este proceso que no es imputable al Poder Ejecutivo. ¿Por qué? Porque si el Supremo hubiera rechazado las demandas, el PNV se habría quedado en el burladero, aunque ello en nada modificara sus discrepancias con el Gobierno en ese asunto. El PNV rescató al PSOE del lecho de muerte, no por sentido de Estado respecto de un orden constitucional en el que no cree, sino porque vio la oportunidad de segar la hierba bajo los pies del lendakari Patxi López; una maniobra innoble a la que se prestaron sus correligionarios de Ferraz con tal de salvar el resuello por unos meses. Y rompe ahora con ese mismo PSOE (bueno, ya veremos) porque espera captar algunos de los miles de votantes que se quedarían en casa si el Constitucional ratificara la sentencia del Tribunal Supremo. Pero el PSOE probablemente encuentre otros apoyos para aprobar las reformas económicas pendientes y las negociaciones presupuestarias no serán determinantes estando la legislatura en sus últimas boqueadas. Serán los resultados del 22- M, y no el oportunismo del PNV, quien decida el fin de la agonía.