Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 PRIMER PLANO MIÉRCOLES, 4 DE MAYO DE 2011 abc. es internacional ABC ANÁLISIS MUERTO EN LA NOCHE DE WALPURGIS POR SALMAN RUSHDIE El escondite de Bin Laden brinda una prueba adicional de la peligrosa locura de Pakistán. La comunidad internacional debería exigir que Pakistán dé respuestas satisfactorias a las dificilísimas preguntas que hay que hacerle ahora juego paquistaní y su apoyo, por ejemplo, a la red Haqani que ha matado a centenares de estadounidenses en Afganistán. Estavezloshechoshablandemasiado alto y claro como para encubrirlos. Osama Bin Laden, el hombre más buscadodelmundo, fuedescubiertoviviendo al final de un camino polvoriento a unos 730 metros dela academiamilitar deAbbottabad, elequivalentepaquistaní de West Point o de Sandhurst, en un acantonamientomilitardondehaysoldados en cada esquina, y a solo unos 96 kilómetros de Islamabad, la capital de Pakistán. Esta casa tan sumamente grande no tenía ni teléfono ni una conexión a Internet. Y a pesar de eso, ¿se supone que tenemos que creer que Pakistán no sabía que él estaba ahí y que el servicio de espionaje, y o las autoridades civiles y o militares no hicieron nada para facilitar su presencia en Abbottabad, mientras dirigía Al Qaida, con mensajeros yendo y viniendo, durante 5 años? probados más allá de todo argumento. En los últimos años estos grupos han estadoacudiendoalosllamadostalibanes paquistaníes para formar nuevas redes de violencia y merece la pena señalarquelasprimerasamenazasderepresalias por la muerte de Bin Laden lashanrealizadolostalibanespaquistaníes y no un portavoz de Al Qaida. ndia- -como siempre la obsesión enfermizade Pakistán- -es la razón del doble juego. Pakistán está alarmado porelaumento dela influenciaindiaen Afganistán y teme que un Afganistán limpiodetalibanesseaunEstadocliente de India y que, de este modo, Pakistán quede atrapado entre dos países hostiles. La paranoia de Pakistán en cuanto a las presuntas maquinaciones siniestras de India nunca debería subestimarse. Estados Unidos ha estado tolerandodurantemuchotiempoel doble juegopaquistaní asabiendas dequenecesita elapoyo paquistaníen su empresa afgana y con la esperanza de que los líderes de Pakistán entiendan que están cometiendo un terrible error de cálculo y que los yihadistas quieren su trabajo. Pakistán, con sus armas nucleares, es un premio mucho más importante que el empobrecido Afganistán, y es posible que, si lo peor llegara a suceder, los generales y los jefes de los espíasquehoy siguenel juegoa AlQaida se conviertan mañana en las víctimas de los extremistas. No existen muchas pruebas de que resulte probable que la élite paquistaní enelpodervayaaentrarenrazóndeun momento a otro. El recinto de Osama BinLadenbrindaunaprueba adicional de la peligrosa locura de Pakistán. Mientras el mundo se prepara para larespuestadelosterroristasalamuerte de su líder, también debería exigir que Pakistán dé respuestas satisfactorias a las dificilísimas preguntas que hayque hacerleahora. Sino proporcionaesasrespuestas, quizáshayallegado elmomentodedeclararlounEstadoterrorista y expulsarlo de la comunidad de naciones. SALMAN RUSHDIE ES ESCRITOR SALMAN RUSHDIE. ALL RIGHTS RESERVED O sama Bin Laden murió en la Noche de Walpurgis, la noche de los domingos negros y de las hogueras. No es una mala noche para que la Bruja Mayor se caiga de su escoba y perezca en un intenso tiroteo. Una de las actualizacionesmás comunesenFacebook después de que estallara la noticia fue Ding, Dong, la bruja está muerta y ese espíritu de fiesta de enanitos eraevidenteenlas carasdelas multitudesquecantaban ¡USA! alaspuertas de la Casa Blanca y en la Zona Cero y en otros lugares. Casi una década después delhorror del 11 de Septiembre, la larga cacería humana había encontrado a su presa y los estadounidenses se sentirán menos impotentes hoy y satisfechosconelmensajequeenvíasumuerte: Atacadnos y os daremos caza, y no escaparéis Muchos de nosotros no nos creímos la imagen de Bin Laden de Anciano de las Montañas errante que vive de plantasydeinsectosenunacuevainhóspita en algún lugar de la porosa frontera afgano- paquistaní. ¿Un hombre extremadamente alto, de 1,95 metros, en un país donde la altura media masculina ronda los 1,76 metros, andando de un lado para otro sin que nadie se fije en él durante 10 años mientras la mitad de lossatélitesporencimadelaTierraestabanbuscándole? Noteníaningúnsentido. Bin Laden nació asquerosamente rico y murió en la casa de un hombre rico, ElGobiernoestadounidenseconfiesaquele impresionó laelaborada naturaleza del recinto. Habíamos oído- -yo desde luego se lohabíaoídoamásdeunperiodistapaquistaní- -que el mulá Omar estaba (está) protegidoenunacasaseguradirigidaporelISI, elpoderosoytemidoservicio secreto paquistaní, en algún lugar en los alrededores de la ciudad de Queta, en Beluchistán, y parecía probable que Bin Laden adquiriera también una casa propia. TraslaredadaenAbbottabad, Pakistántiene queresponderatodas laspreguntas importantes. El viejo truco ¿Quiénes, nosotros? ¡No sabíamos nada! no va a colar, no se puede permitirquecueleenpaísescomoEstados UnidosquehaninsistidoentrataraPakistán como un aliado aunque conocíandesdehacemuchotiempoeldoble I E l vecino de Pakistán, India, gravemente herido por los ataques terroristas del 26- 11 en Mumbai, ya está exigiendo respuestas. En lo que respecta a los grupos yihadistas anti- indios (Lashkar- eToiba, Jaish- e- Muhamad) elapoyodePakistán a estos grupos, su buena disposición para proporcionarles refugiossegurosysufomentodesemejantesasociaciones como un medio dellevaracabounaguerra por poderes en Cachemira y, cómo no, en Mumbai, quedan IVÁN MATA