Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 4 DE MAYO DE 2011 abc. es ENFOQUE 5 Soldados paquistaníes custodian en Abbottabad la entrada a la vivienda en la que murió Osama Bin Laden AP Abbottabad, atracción mundial Muros de terror armado Cuando el general británico James Abbott, tras la anexión del Punjab a la Corona, fundó en 1853 la localidad paquistaní de Abbottabad, situada en plena ruta de la seda, dio rienda suelta a su emoción con unos versos horribles, tanto como esa casa- escondite de Bin Laden protegida por altísimos muros y rodeada de alambre de espinos que ya es lugar de referencia obligada en las guías turísticas. Refinado en sus gustos, Osama eligió una basta residencia, por tosca y sin pulimento, y por extensa, vasta, más por el terreno que por su superficie útil, valorada en un millón de dólares- -casi 700.000 euros- lo que pone de manifiesto que Pakistán está al borde de una burbuja inmobi- liaria. Lo sorprendente de este refugio de los horrores, en el que Bin Laden rendía culto a la muerte mientras sorbía té rosa, no es su fealdad arquitectónica, sino que en torno a sus muros el tontismo universal haya construido en dos días una casa común que, a modo de albergue, les sirve de cobijo para denunciar la inmoralidad del procedimento de extinción del personaje. Lo más justo, en su opinión, habría sido llamar a la puerta y presentarse: Señor Osama, con su permiso, procedemos a su detención La guerra- -lo sabía muy bien el general James Abbott- -es incompatible con el lirismo. De ahí que sus versos que glosaban la belleza de esta localidad paquistaní no pasaran a la historia. Abbottabad no será nunca célebre por sus hermosas colinas, sino porque a Bin Laden le prohibieron, de un tiro en la frente, seguir siendo terrorista. PRIMER PLANO