Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURA DOMINGO, 24 DE ABRIL DE 2011 abc. es cultura ABC Sant Jordi: libros, rosas y escritores contra los elementos B Ni el tiempo ni la coincidencia con el Sábado Santo lograron deslucir la fiesta S. DORIA, D. MORÁN BARCELONA ¿De qué se ha hablaba por Sant Jordi, fiesta de la rosa y el libro? ¿De quién sería el autor más vendido? No. Se hablaba del tiempo. El oráculo de los suplementos literarios, sustituido por meteorólogos que no querían mojarse Si a eso añadimos la Semana Santa, que este año incluye en sus procesiones al caballero del dragón, el hilo musical enhebraba una saeta al Cris- to de los libreros. La peor conjunción de fechas y climatología en el momento más negro de la crisis. Afortunadamente, Sant Jordi no fue papel mojado. Los barceloneses ausentes por vacaciones se compensaron con visitantes de Cataluña y el resto de España. La marea humana del centro urbano devolvió la imagen de siempre. Riadas de gente mirando hacia arriba: unos, turistas extranjeros, pendientes de las cornisas modernistas; otros, lugareños, con los ojos puestos en el nubarrón que podía aguar la fiesta. Los autores de Sant Jordi se congregaron en el hotel Regina para la tradicional foto de familia. Había tantos, ciento doce, que los escritores de verdad se apartaron del posado, no fuera que acabara en avalancha. Pero no. No hubo avalancha. Ni tampoco lluvia. Y la gente, echada a la calle en formación de multitud, volvió a hacer buena la tradición. Sí, la de la rosa, el libro y la firma de un escritor como valioso testimonio del yo estuve allí Y, faltaría más, esa otra ley no escrita algo menos amable que asegura que en Sant Jordi firman unos pocos mientras otros muchos miran. Dicho y hecho, a primera hora de la mañana Javier Marías y Juan Marsé se repartían lectores y elogios mientras el resto de compañeros de mesa, célebres comparsas eclipsados por Los enamoramientos del primero y los veinte años que no hacía que firmaba en Sant Jordi el segundo, manejaban elocuentes silencios. Y donde no había silencios había comentarios suposiciones y afirmaciones erradas. Ahí debe haber un mediático, un futbolista o algo así sopesaban dos jefas de prensa mientras quien en realidad colapsaba los bajos del Paseo de Gracia era el tándem formado por Carmen Posadas y Javier Sierra. Tampoco les faltaron los lectores a Paul Preston, Najat El Hachmi, Elvira Lindo, Juanjo Sáez y a Albert Espinosa, guionista y escritor que, pese a saberse uno de los favoritos de la jornada- -su último libro, Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven ya partía como uno de los más vendidos tanto en castellano como en catalán- echaba mano de la prudencia. La misma que manejaban editores y libreros antes de que arrancase la jornada y que, visto lo visto, no hubiese hecho tanta falta. Porque al final se salvó la fiesta de los libros y la unica tormenta fue el exceso de rosas que acabaron saldadas a un euro. Cosas, o rosas, de la crisis. TODO SOBRE LA BODA DEL AÑO Especial Boda Real LUNES 25 GRATIS CON ABC De Marsé y otros escritores de viaje Juan Marsé volvía a firmar ejemplares después de veinte años: Una señora se presentó con una maleta de mis novelas anteriores para que las firmase explicaba. Y Eugenia Rico practicaba el book- crossing Una cosa es que la gente lea gratis nuestras obras en las bibliotecas y otra muy diferente que no se paguen derechos de autor Mientras, las casetas seguían haciendo extraños compañeros de viaje (Almudena Grandes junto a Risto Mejide, por ejemplo) y los escritores se daban el relevo entre palabras de ánimo o irónicos dardos. Tus fans me han hecho levantarme cuando estaba sentada le susurró una escritora a Javier Sierra. Eduardo Mendoza, uno de los autores más solicitados para firmar sus libros ayer en Barcelona EFE