Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 LOS DOMINGOS DE ABC DOMINGO, 24 DE ABRIL DE 2011 abc. es ABC La huella del CSI español La Policía Científica cumple cien años Empezó cotejando los dactilares. Hoy la genética y la informática han revolucionado sus investigaciones, cada vez más fiables y sofisticadas Por BLANCA TORQUEMADA. Fotos: JAIME GARCÍA n aquella cinta de casete latían las claves de un crimen que mantuvo en vilo a toda España. Anabel Segura había sido secuestrada en las inmediaciones de su casa de La Moraleja mientras hacía footing y la grabación enviada a la familia por sus captores para exigir el pago del rescate y construir la ficción de que la joven seguía con vida se convirtió en la piedra angular para la resolución del caso en 1995, dos años después de su desaparición. Voces, sonidos de fondo. Entonación, modismos locales. Hola padres, esta gente no me cuida mal musitaba la mujer y compinche del asesino, haciéndose pasar por la secuestrada. Si no se cumplen nuestras peticiones, será ejecutada exigía después el siniestro delincuente. Ecos de un agónico episodio de la crónica negra desentrañado finalmente gracias a la profesionalidad de la Policía Científica. El CSI español acaba de cumplir cien años y lo celebra con una exposición itinerante, organizada en colaboración con la Universidad de Alcalá de Henares, en la que se recogen fotografías de casos destacados y se exhiben muestras del instrumental con el que han trabajado los investigadores policiales a lo largo de todo ese tiempo. Además, en la sede de la Policía Científica en Canillas (Madrid) existe un pequeño museo de estas reliquias que un día sirvieron para la aplicación de métodos superados y de otros que resisten el paso de los años y aún son extraordinariamente eficaces, como las huellas digitales. Y de la mano del secretario general de la Policía Científica, José Miguel Otero, el recorrido resulta más ilustrativo. Para empezar, Otero apunta que todos estos artilugios y documentos son anteriores a los dos factores que han revolucionado las investigaciones policiales en los últimos años: la genética y la informática. En 1986 se informatizaron todas las colecciones de huellas dactilares en una única base de datos y eso permite desde entonces un cotejo infinitamente más rápido Pero lo esencial sigue siendo el factor humano: El sistema da una serie de candidatos y es el perito el que determina con cuál se corresponden Y en cuanto a la otra revolución, la del ADN, comenta que la genética ha aportado a la ciencia forense la exactitud a la hora de determinar la tasa de error, lo que no permiten otras técnicas. Ahora esta- E Arriba, el secretario general de la Policía Científica, José Miguel Otero. Sobre estas líneas, un equipo de análisis de huellas dactilares y un microscopio electrónico, ya obsoleto debido a las pruebas de ADN. Ambos se conservan en la sede de Canillas mos haciendo unos estudios para llegar a hacer lo mismo con huella dactilar. Nosotros empezamos hacia 1990 con el ADN y la gente pensaba que eso iba a ser una explosión, que la huella dactilar iba a desaparecer. Pero el número de identificados sigue siendo mayor por huellas dactilares que por ADN, un 60 frente a un 40 por ciento. Sin olvidar que el método de la huella dactilar es muchísimo más barato Incide Otero en que el ADN tampoco está acabando con otros campos como el de la antropología forense: Hay casos complicados en los que realmente confluyen todas las técnicas de trabajo. En esta comisaría general se hacen mil y pico informes de antropología forense al año, en sus diferentes ramas: reconocimiento facial, odonto- Mil informes antropológicos logía forense, otogramas (estudios de las orejas) La oreja es identificativa. Por eso se enseñaba antes para el DNI y en las reseñas de detenidos en la foto de perfil se tiene que ver Otro campo en el que se avanza a a pasos agigantados es el de la entomología forense o estudio de los insectos en los cadáveres. Y los bichejos que antiguamente estorbaban a los investigadores son hoy una mina de información: Tienen mucho interés para establecer la data de la muerte en cadáveres en determinadas condiciones, y también porque pueden indicar si el cadáver ha sido trasladado de un lugar a otro, si tiene unos insectos que no se corresponden con el lugar donde ha aparecido. Y un parabrisas con bichos pegados nos puede revelar por dónde ha pasado el coche de unos delincuentes