Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 24 DE ABRIL DE 2011 abc. es economia ECONOMÍA 43 BH COLGAR LA BICI PC CITY ERROR DEL SISTEMA Incluso las marcas españolas de toda la vida inician la escapada. Por los avatares de la globalización, la empresa creada en Eibar en 1900 cerró el año pasado su fábrica en Álava para trasladar su producción a Portugal y a Asia. Es la más reciente y llamativa fuga en el sector de la distribución. La cadena británica de productos informáticos anunciaba a finales de marzo que había iniciado un proceso de análisis para estudiar su posible salida de España por la caída del consumo y las pérdidas acumuladas. Apenas un par de semanas después se confirmaban los peores pronósticos. La despedida supone el cierre de 34 tiendas y conlleva la aplicación de un ERE que deja en el aire a 1.224 empleados, cuyo futuro se empezará a negociar tras las vacaciones. LIZ CLAIBORNE UN SECTOR CON JIRONES El sector de la distribución textil también ha sufrido varios rotos en los últimos años. El último, el de la firma norteamericana Liz Claiborne, que ha aplicado un ERE de extinción para su plantilla en España, 323 empleados. en equipo, pero reprochan la escasa aceptación de la flexilibilidad y movilidad laboral. Sobre el entorno económico, aprecian el grado de cumplimiento de los contratos y acuerdos entre empresas, así como la calidad de vida que nuestro país ofrece al personal extranjero, pero suspenden sin paliativos las leyes laborales y las relaciones sindicales. Con todo, el parámetro peor considerado es el grado de burocratización de las administraciones públicas. Todos los índices que miden la competitividad o la facilidad para montar una empresa no nos sitúan en los primeros sitios. Llevamos oyendo no sé cuantos años que tenemos que crear una ventanilla única, simplificar trámites, pero hemos avanzado muy poco. Tenemos una sobrecarga regulatoria heredada de la superposición de administraciones locales, autonómicas y centrales reconoce Martínez Lázaro. La burocracia en España tiene un peso excesivo. Es poco ágil, hay poco apoyo telemático, hay ventanillas por todas partes, todo está regulado... hay que hacer que las cosas sean más sencillas y más simples para la actividad empresarial. Así no se puede funcionar coincide Mallet. En el tema de distribución, por ejemplo, la rigidez de los horarios comerciales es una de las razones por las cuales no es que se vayan, pero no vienen añade José Ramón Pin. Y eso es lo que parece estar ocurriendo: las constituciones de nuevas empresas representaron únicamente el 1,6 del total de la inversión productiva extranjera en 2010. Superadas las trabas legales, llegan los tropezones laborales. España es el país de las castas. Una parte de la población laboral está superprotegida y la otra está totalmente desprotegida, con contratos precarios o directamente sin trabajo. No tiene sentido. Pero por supuesto ese no es Perdidos en las ventanillas Pero no es la única reforma pendiente que atenaza la recuperación de nuestra economía. También es imprescindible la de las cajas de ahorros. Hasta que eso no se sanee y esté arreglado va a seguir habiendo una cierta desconfianza sobre el país apunta el presidente de la Cámara de Comercio de EE. UU. en España. La reordenación en marcha va a provocar una contracción del crédito, un factor negativo para la competitividad, pero hay que hacerlo, bien y lo más rápido posible, y con los menores efectos colaterales, aunque sin duda los va a haber. El crédito es como la sangre en el cuerpo humano; sin sangre el cuerpo no funciona, sin el flujo adecuado de crédito una economía es imposible que avance coincide Martínez Lázaro. En última instancia todos los síntomas confluyen en un mismo mal, la falta de credibilidad que España ofrece al empresario foráneo. Hasta el momento ha habido un riesgo país grande, que de alguna forma ha parado la posibilidad de planes de expansión o de inversiones. Yo creo que ya no estamos allí, pero todavía va a pasar un tiempo hasta que la economía española ofrezca confianza para nuevas inversiones reconoce Mallet. Si se recupera el pulso, habrá que seguir insuflando energía al convaleciente. Es clave mejorar nuestra capacidad para atraer inversiones. España tiene que ser capaz de venderse a sí misma. Aunque se ha avanzado mucho con agencias como Invest in Spain todavía hay mucho por hacer, sobre todo mejorar la coordinación entre las agencias de promoción y captación de inversiones autonómicas y la nacional afirma Martínez Lázaro. Harán falta pequeños retoques y cirugías completas, pero que el mercado español vuelva a ser atractivo no es aún una misión imposible. Saber venderse Vuelva usted mañana Los emprendedores extranjeros reprochan la desquiciante multiplicidad de ventanillas y el exceso de regulación el único problema. También hay un problema enorme de movilidad, tanto funcional como geográfica. Hay muy poca cultura de la movilidad en España asegura Mallet. La reforma laboral se está mostrando a todas luces insuficiente. Hay que profundizar en ella, desarrollarla. Y vamos a ver qué pasa con la reforma de la negociación colectiva. Las famosas cláusulas de descuelgue son un aspecto fundamental para mejorar la competitividad asevera Martínez Lázaro. La solución al jeroglífico laboral, según Pin Arboleda, es establecer La asignatura pendiente Despejar el futuro de las cajas tiene doble premio: templaría la desconfianza sobre España y, a medio plazo, reactivaría el crédito unos mecanismos de relaciones laborales que hagan que la productividad de los empleados sea muy alta ¿Y como se atisba esa meta? Hay que primar en los sueldos la competitividad, pero no entendida en términos macroeconómicos, eso es una falacia, sino individuales y de empresa. Es decir, debe haber una mayor parte de salario variable para primar a los buenos trabajadores y una descentralización de las relaciones laborales a nivel de empresa e incluso de centros productivos o departamentos dentro de cada empresa explica el profesor del IESE.