Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 24 DE ABRIL DE 2011 abc. es sociedad PRIMER PLANO 19 JUAN PABLO II La voz de Karol Wojtyla BPerfil Nacido en Cartagena, doctor en Medicina por la Universidad de Barcelona y licenciado en Periodismo por la de Navarra, Joaquín Navarro- Valls era corresponsal de ABC en Roma en 1984 cuando el Papa se fijó en él y le llamó para pedirle algunas sugerencias: Pensé que iba a ser sólo una hora... y fueron 22 años en el Vaticano! Así llegó a ser testigo de muchos momentos únicos: Una vez, cuando se creía solo en su capilla privada, le vi cantar frente al sagrario. No eran canciones litúrgicas sino baladas populares en polaco Psiquiatra, periodista, portavoz de dos Papas, ensayista y escritor, Navarro- Valls es doctor Honoris Causa por numerosas universidades de Europa y América. Políglota, atlético, bronceado, sonriente y cordial, la voz de Karol Wojtyla preside ahora el Consejo Asesor de la Universidad Campus Bio- Médico de Roma. ÓSCAR DEL POZO bién el resultado de una convicción, de un interpretar todo con el parámetro de la fe. Era optimista, no obstante todo, porque sabía que al final de la historia humana está Dios, y no el vacío de la nada. -Usted le acompañó en muchas escapadas secretas a las montañas cerca de Roma. ¿Cómo era Juan Pablo II en un día de excursión? -Es una pena que no hubiésemos hecho algunas más, pues el peso del trabajo y de la responsabilidad en aquel mundo tenso de los años ochenta era tremendo. Solíamos salir por la tarde Como portavoz Nunca me dijo esto es solo para usted; no lo comunique. Tenía mucha confianza en nuestro criterio Su adiós Fue una despedida silenciosa. Nos miramos a los ojos y quedó todo dicho: no se sentía la falta de palabras en un coche anónimo, atravesábamos el tráfico endiablado de Roma y tomábamos una autopista hasta una casita pequeña en las montañas. Dormíamos allí, y a la mañana siguiente el Papa esquiaba unas horas o caminaba. Y nadie le reconocía porque nadie podía imaginarse al Papa esperando el telesilla. Eran pocas horas, pero era una delicia. -Usted le acompañó a 160 países. ¿Cómo preparaba esos viajes? -Dedicaba más tiempo a prepararlos que a hacerlos. Se enteraba en profundidad sobre la situación de cada país, su geografía, su historia, sus etnias, sus idiomas, etc. Dedicaba meses o semanas a estudiar el idioma de un país, incluso los más difíciles. Recuerdo que en Japón pronunció todos sus discursos y homilías en japonés... Una vez me explicó de modo sencillo por qué viajaba tanto: Antes la gente iba a las parroquias. Ahora es el párroco el que tiene que ir a visitar a la gente -Usted negoció personalmente con Fidel Castro el histórico viaje de Juan Pablo II a Cuba en 1998. ¿Fue BBB he releído el testamento del Santo Padre Pablo VI. Esta lectura me ha impulsado a escribir el presente testamento. No dejo detrás de mí ninguna propiedad de la que sea necesario disponer. En cuanto a las cosas de uso cotidiano de las que me sirvo, pido que sean distribuidas como parezca oportuno. Que se quemen los apuntes personales. Pido que don Estanislao, a quien agradezco su colaboración y la ayuda tan prolongada a lo largo de los años y tan comprensivo, vigile esto. Todos los demás agradecimientos, en cambio, los dejo en el corazón delante de Dios mismo, porque es difícil expresarlos. HOJA SIN FECHA: Expreso la más profunda confianza en que, a pesar de mi debilidad, el Señor me concederá toda gracia necesaria para afrontar según Su voluntad cualquier tarea, prueba y sufrimiento que quiera requerir de Su siervo, en el curso de la vida. Tengo también confianza que no permitirá jamás que, mediante alguna actitud mía: palabras, obras u omisiones, pueda traicionar mis obligaciones en esta santa Sede Petrina. 24 DE ENERO 1 DE MARZO DE 1980 Hoy deseo agregar que cada uno debe tener presente la perspectiva de la muerte. Y debe estar listo para presentarse delante del Señor y del Juez, y al mismo tiempo Redentor y Padre. Yo también tomo en consideración esto continuamente, confiando aquel momento decisivo a la Madre de Cristo y de la Iglesia, a la Madre de mi esperanza. Los tiempos en los que vivimos, son indeciblemente difíciles e inquietos. Difícil y duro se ha tornado también el camino de la Iglesia, prueba característica de estos tiempos, tanto para los fieles, como para los pastores. En algunos países (como por ejemplo en aquel sobre el que he leído durante los ejercicios espirituales) la Iglesia se encuentra en un BBB