Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA Golpe a la recuperación El efecto en el bolsillo EL GASÓLEO SUBIÓ UN 24 Y LA GASOLINA, UN 16 VIERNES, 25 DE FEBRERO DE 2011 abc. es economia ABC Llenar el depósito cuesta diez euros más que hace un año J. V. MADRID Los efectos de la crisis en Oriente Medio y el consiguiente alza del precio del petróleo ya comienzan a notarse en el bolsillo del castigado consumidor español. Llenar un depósito medio de 55 litros de gasolina cuesta esta semana 70,6 euros, frente a los 60,8 euros de hace un año, mientras que, en el caso del gasóleo, cumplir con el viejo ritual del lleno, por favor supone un desembolso de 68,5 euros, frente a los 55,2 euros que su- ponía en el mismo momento de 2010. Y es que los combustibles siguen instalados en una permanente escalada. El precio del litro de gasolina se ha encarecido en la última semana un 1 y se sitúa a apenas 0,1 céntimos de su máximo histórico, según datos del Boletín Petrolero de la UE. En concreto, la gasolina cuesta en España una media de 1,284 euros el litro, lo que apenas supone un 0,07 menos que el máximo histórico de 1,285 euros, alcanzado a mediados de enero. Este combustible se ha encarecido un 2,2 en febrero, después de ha- berse mantenido prácticamente estable en enero, y cuesta un 16 más que en la misma semana del año pasado. En el caso del gasóleo, el litro se sitúa en 1,247 euros, después de haberse encarecido un 0,8 durante la semana. El precio de este combustible acumula un incremento del 3,5 en febrero y del 5 en lo que va de año. Además, cuesta un 24 más que hace un año. Pero el alza del petróleo tiene más víctimas colaterales. La peor parte se la llevaron ayer las aerolíneas, cuyos títulos se desplomaron en los parqués mundiales. IAG- -la fusión de Iberia y BA- -cedió un 3,82 en la Bolsa de Madrid. Lufthansa se dejó un 2,15 en Fráncfort, Vueling se desplomó un 4,85 y Ryanair -2,27 y easyJet -0,2) también sufrieron en la Bolsa de Londres. Sólo Air France rebotó levemente (0,3 tras las abultadas caídas de las jornadas previas. JOSÉ ANTONIO NAVAS MENOS PETRÓLEO MÁS TIPOS DE INTERÉS A partir de los 100 dólares por barril el riesgo es Libia. La convulsión en el mundo árabe ha roto la barrera mágica del precio del petróleo. Cuando la revuelta llegó a Egipto el problema se reducía a una eventual tensión comercial en el Canal de Suez pero ahora la crisis ha tocado el corazón de la OPEP y a uno de sus baluartes porque el régimen de Gadafi sólo se puede entender por la garantías de suministro energético desde un país que exporta el 90 de todo el oro negro que produce, cerca de 1,8 millones de barriles diarios. Cada 10 dólares de subida le suponen a España un incremento de 6.000 millones de euros en la factura petrolífera, prácticamente el mismo coste de las primas a las energías renovables que luego repercuten en el déficit de tarifa o en el recibo de la luz, que para el caso viene a ser lo mismo. El verdadero peligro del proceso revolucionario que se vive en la otra ribera del Mediterráneo reside en una caída de las cuotas de producción inflamada por el empuje especulativo de los fondos de alto riesgo que siempre están al acecho. Toda Europa pende del hilo del petróleo y la consiguiente espiral inflacionista que ha empezado a encender la luz roja en Bruselas. El Banco Central Europeo prefiere mantenerse en calma chicha para no precipitarse con una tormenta que reduciría la oferta monetaria y las expectativas de recuperación. Pero la incertidumbre se paga cara si se prolonga demasiado. La crisis del petróleo es el anticipo de una subida de los tipos de interés que no está prevista hasta el último trimestre del año. Si hay que adelantar el calendario la economía nacional puede quedarse descolgada de sus vecinos comunitarios. Empezar las cosas es tenerlas medio acabadas pero en materia de reformas el drama para España es que no terminen nunca.