Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 25 DE FEBRERO DE 2011 abc. es internacional INTERNACIONAL 35 Revolución en el mundo islámico Son decenas de miles, milicianos y mercenarios. De su lealtad final depende la suerte del dictador Los fanáticos en armas de Gadafi E FRANCISCO DE ANDRÉS MADRID x militar y protagonista de un golpe cuando contaba 28 años, Muamar Gadafi siempre ha desconfiado de sus propias Fuerzas Armadas. La obsesión del dictador libio a lo largo de sus más de cuatro décadas en el poder ha sido debilitar al ejército para evitar que se levantara en armas contra él. Como contrapeso, el régimen ha creado una fuerza de paramilitares y brigadas revolucionarias en las que hoy se apoya plenamente para sobrevivir. La debilidad del Ejército libio, formado por unos 40.000 hombres- -pobremente instruidos y peor pertrechados- -explica en parte la facilidad con que han caído las provincias del este del país, donde habitan tribus adversas a Gadafi y apenas hay presencia de paramilitares y mercenarios. La noticia de las defecciones de unidades, o la huida de aviones de combate que se niegan a obedecer órdenes de bombardeo, eran previsibles para el dictador y no importan mucho para su estrategia de resistencia en Trípoli. Gadafi tiene a sus militares muy cortos de combustible y sin apenas municiones señala Henry Schuler, de la consultora de multinacionales Menas Associates. Libia no seguirá, por eso, el camino de Túnez o de Egipto, países en los que el papel de las Fuerzas Armadas ha sido determinante para la caída de los dictadores, y lo seguirá siendo en la transición hacia un modelo aún desconocido. La ausencia de ejército en Libia significa, también, que es más probable que allí la lucha armada se prolongue y sea muy sangrienta, si se demuestra que el número de mercenarios y fanáticos de Gadafi es tan importante como algunos sospechan. George Joffe, experto en Libia y profesor en Cambridge, calcula en 120.000 hombres la fuerza leal al dictador, sumando las milicias y el aparato policial controlados por dos de sus hijos. Gadafi podrá continuar la lucha en la medida en que los fieles no se vean diezmados por las deserciones advierte Joffe a la agencia Reuters. El aparato de seguridad interno, inspirado en la Stasi germanooriental o la Escenarios para el conflicto B Luchar hasta el final El escenario más sangriento para Libia, planteado en TV por Gadafi y por su hijo Saif. Es la guerra civil, con tribus y regiones enfrentadas en un conflicto posiblemente largo y depredador de los recursos. B Partición del país El este de Libia, controlado ya por los rebeldes, crearía de facto un estado independiente, similar a la región autónoma creada en las zonas kurdas de Irak con ocasión de la Guerra del Golfo de 1991. Partidarios de Gadafi, el pasado viernes 18 en la plaza Verde de Trípoli Securitate rumana, fue el primero en reaccionar tras los brotes de revuelta en Bengasi, y a él se atribuyen muchas de las primeras víctimas mortales. El régimen cuenta también con un número no específico de brigadas especiales que dependen de los comités revolucionarios. Uno de ellos está dirigido por uno de los hijos más calavera de Gadafi, Hannibal, protagonista de un conflicto con Suiza en 2008 AP B Salida de Gadafi Es el escenario ideal. El dictador puede ser acusado en breve de crímenes contra la Humanidad. La comunidad internacional le otorgaría inmunidad, a él y a su familia, si abandona pacíficamente el poder y el país. después de su agresión a dos empleados de un hotel. Uno de los rumores que han circulado en los últimos días ha sido el recurso masivo a los mercenarios procedentes de Chad y Níger, países que cuentan con un número muy elevado de emigrantes en Libia. En realidad, el número de soldados de fortuna es pequeño, aunque su fidelidad a Gadafi es más segura que la de los milicianos. EL TESORO SECRETO Los Gadafi acumulan unos 32.000 millones de dólares A. GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA Inspirados en la Stasi También Gadafi, como todos los dictadores tiene su tesoro secreto. Según los cables de la diplomacia norteamericana de Trípoli filtrados por Wikileaks, el retrato que se hace de Libia es un país gestionado como un feudo personal por Gadafi y sus parientes. En concreto, un despacho con el significativo título de Gadafi Inc. de mayo 2006, sostiene que la familia tiene un directo acceso a in- versiones en los sectores del gas y petróleo, telecomunicaciones, construcción, hostelería, mass media y distribución de bienes y consumo Gas y petróleo representan el 95 por 100 de las exportaciones de Libia. Una parte importante de esas ganancias han terminado en las cuentas personales de los Gadafi, según afirma el profesor Tim Niblock, de la Universidad de Exter. El Estado libio ha invertido en el extranjero unos 70.000 millones de dólares, mediante dos fondos: Ly- bian Investment Authority y Lybian Arab Foreing Investment Company. Se trata de un capital opaco, según un experto del banco japones Nomura, lo que significa que a menudo se confunden los intereses del Estado libio con los bolsillos de los Gadafi. Se hace difícil hacer una estimación de la riqueza afirma el profesor Niblock, pero lo que aparece claro a todos los expertos es que los Gadafi han expoliado el país. Un cable de la diplomacia norteamericana habla de 32.000 millones de dólares. El gobierno suizo, por su parte, ordenó la congelación inmediata de los activos que puedan tener en ese país el líder libio, Muamar Gadafi, y sus allegados. La medida tiene por objetivo evitar la posible malversación de fondos estatales.