Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 25 DE FEBRERO DE 2011 abc. es internacional INTERNACIONAL 33 Revolución en el mundo islámico EXPORTACIONES EN VILO JOSE M. DE AREILZA Los rebeldes controlan las terminales petrolíferas ABC GADAFI, PUNTO Y APARTE N adie sabe lo que puede pasar en las próximas semanas en Libia, de donde solo llega una buena noticia, la era Gadafi ha terminado, aunque el clan tarde en darse por vencido. El furor popular está más cargado de odio que otros de la zona, porque el régimen es más corrupto y ha durado más tiempo y Libia es menos nación y menos Estado que Túnez o Egipto. Durante cuarenta y dos años Gadafi ha dejado de invertir a favor de su país billones de dólares obtenidos con el petróleo, mientras gestionaba con una mezcla de astucia y locura su relación con los occidentales, que hasta hace semanas lo consideraban un aliado. Si Gadafi y los suyos consiguen recuperar el control del territorio será por poco tiempo. La combinación de ley marcial y ninguna inversión extranjera acabaría por derribarlo. La herencia que dejará el tirano es terrible e ilustra su pertenencia a una galaxia superior de sátrapas. En la complicada estructura tribal de Libia no existe una institución que pueda aportar estabilidad ni tampoco un individuo capaz de obtener el respeto del pueblo. Hasta hace unas semanas, todo el análisis político sobre Libia giraba en decidir cuál de los hijos de Gadafi sería el sucesor y su grado de reformismo futuro. En adelante, el ejército puede ser el encargado de restaurar cierto orden y algún general emerger como hombre fuerte. Las fuerzas armadas libias, a diferencia de las egipcias, no están bien entrenadas y carecen de prestigio tras el desastroso conflicto con el Chad en los años ochenta. A cambio, no han formado parte del aparato revolucionario y represor, montado sobre unidades especiales. El desafío después de Gadafi será poner en marcha un mínimo gobierno para evitar la situación de Estado fallido. Las lecciones de Afganistán, donde a pesar del esfuerzo occidental señorean sus jefes de tribu, deberían ser de inmediata aplicación. Las principales terminales petrolíferas de Ras Lanuf y Marsa El Brega situadas al este de Trípoli están en manos de rebeldes, según han informado residentes en la ciudad de Bengasi que están en contacto con personas que habitan en esas zonas. Soliman Karim, un habitante que ayuda en la administración de la ciudad de Bengasi, ha indicado que las exportaciones, una fuente vital de beneficios para este país miembro de la OPEP, están continuando. Sin embargo, otro residente ha sugerido que la circulación de petróleo podría haber quedado afectada, extremo que no ha podido ser confirmado por las empresas que operan las terminales. Los yacimientos petrolíferos de Libia se encuentran separados a miles de kilómetros de distancia del desierto, pero la mayor parte de la producción de 1,6 millones de barriles de crudo se concentra en los puertos de Ras Lanuf y Marsa el Brega. En Marsa el Brega, que acoge una terminal y una refinería, no hay infor- mación fiable sobre la situación de seguridad, pero la empresa productora de fertilizantes noruega Yara ha decidido cerrar su planta petroquímica por precaución. El pasado lunes, el diario Quryna informó de que los manifestantes irrumpieron en Ras Lanuf, que alberga una terminal petrolífera y una planta petroquímica, y los trabajadores de estas empresas intentaron proteger sus instalaciones. Zauiya, que está situada al este de Sabrata y que acoge una refinería de petróleo, ha vivido fuertes ataques contra los manifestantes y no está claro todavía quienes controlan la ciudad, según ha relatado un ingeniero eléctrico tunecino. Por el momento, no ha habido información sobre la situación actual de la ciudad de Ghadames, próxima a la frontera con Argelia y sede de uno de los mayores yacimientos petrolíferos.