Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA JUEVES, 10 DE FEBRERO DE 2011 abc. es españa ABC ACOTACIONES DE UNA OYENTE POR BLANCA TORQUEMADA En la sesión matinal del Congreso volvió a quedar patente que de la madera de líder de José Luis Rodríguez Zapatero que glosó Suso de Toro sólo quedan pavesas. El presidente del Gobierno no cosecha ya las ovaciones de otros tiempos en las filas socialistas, sino aplausos rutinarios que se vuelven algo más intensos cuando interviene Alfredo Pérez Rubalcaba. En esta bicefalia va cobrando estatura la más despejada de las dos cabezas, mientras la otra, la del presidente del Gobierno, trataba de arreglar en los pasillos el entuerto del endeduamiento autonómico. El vicepresidente primero, sin embargo, no logra achicar a una aguerrida Soraya Sáenz de Santamaría que le ha cogido la medida de su manida estrategia dialéctica, consistente en una contestación lacónica a la primera embestida (pregunta inicial) para poder calibrar en la réplica la munición que trae el adversario. Así no le pillan desprevenido. O sí. La portavoz del PP puso sobre la mesa una carta que va a dar juego: la de los fondos de la Consejería de Empleo de Andalucía. El diputado Juan Manuel Moreno comentó después que sólo ha aflorado la punta del iceberg de un escándalo que no puede escapar ni al escrutinio de la prensa soldado de Dios que pelea por la luz en palabras de Castelar) ni a la fiscalización parlamentaria. Tampoco el Faisán está definitivamente desplumado, apuntaba en los corrillos el tenaz Ignacio Gil Lázaro. En paralelo, se escenificó el coqueteo del jefe del Ejecutivo con Josep Antoni Duran i Lleida. El portavoz de CiU gusta (ahí está su alta valoración demoscópica) y, sobre todo, se gusta. No contento con el vuelo de su pregunta, se acodó después junto al escaño azul del presidente del Gobierno para charlar con él. Ante una Cámara con tres cuartos de entrada (a primera hora sólo ficharon junto a Rubalcaba, Salgado y el propio Zapatero los ministros Garmendia, Jáuregui, Aguilar y Caamaño) Mariano Rajoy volvió a fustigar con acierto en el terreno económico, aunque le sobró meterse en el jardín de criticar la supresión del chequebebé Fuera del hemiciclo aún se comentaba la animada conversación del líder de la oposición con la Princesa de Asturias en el almuerzo del martes, y se hablaba también sobre el alcance de lo diagnosticado por el CIS. Algún diputado teme que se agote la estrategia de presentar a Rajoy como ese hombre corriente, tranquilo y confiable. Quizá toca, dicen, empezar a entusiasmar. El calcinado y el confiable Soraya Sáenz de Santamaría, ayer, en el Congreso JAIME GARCÍA El PP golpea al Gobierno con el caso Faisán BRajoy, con las encuestas a favor, se atrinchera en la moderación M. CALLEJA MADRID Rajoy en el jardín Con 10 puntos de ventaja en el último barómetro del CIS, el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, ni siquiera se molesta en levantar la voz en la sesión de control del Congreso. Rajoy apunta (a Zapatero) y dispara (culpa a sus políticas erróneas de las dificultades económicas que están pasando millones de españoles) pero no pierde en ningún momento la compostura ni su tono moderado y plano. Cada encuesta que se publica es mejor para el PP, así que Rajoy no parece dispuesto a tensar la cuerda. Lo más duro que dijo Rajoy ayer a Zapatero fue esto: Usted no ha estado a la altura de las circunstancias, no ha gestionado bien la economía española y las consecuencias las pagan millones y millones de ciudadanos españoles El presidente Zapatero recurrió a la ironía y reprochó al PP que haga al Gobierno responsable de la subida del petróleo y cualquier día dirá que también del huracán Katrina Todo lo contrario sucede con los diputados del Grupo Popular, a quienes se les ve con ganas de dar batalla parlamentaria. El caso Faisán es algo así como el desahogo de algunos populares cada semana, a quienes la moderación parece aburrirles bastante. El diputado Ignacio Gil Lázaro volvió al ataque con otra pregunta más (la enésima) y como ya quedan pocas cosas nuevas que decir, solo le quedó el recurso al titular. Ofreció alguno jugoso, como éste: El caso Faisán apesta a cloaca de Estado. Por eso, señor presidente, el caso Faisán pende sobre su cabeza Nombre mancillado El vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que iba dirigida la pregunta, exigió al PP que pida disculpas públicas al secretario de Estado de Seguridad- ustedes le mancillaron cuando creían que el juez le iba a llamar como testigo y ha quedado exculpado radicalmente y pasó al contraataque, que es su arma fuerte. A usted no le interesa la verdad, a usted lo que le intere- Choque frontal El PP cree que el Faisán apesta a cloaca de Estado, y Rubalcaba exige una disculpa a la oposición sa es poner sordina a la lucha antiterrorista, cubrirla de una pátina porque en el fondo a usted no le gusta lo que está pasando y yo se lo voy a recordar: estamos ante el principio del fin de ETA Gil Lázaro le replicó que el que tenía que pedir perdón era él, por cinco razones: Porque es responsable político de la mayo bajeza cometida en Interior después de la guerra sucia. Porque no ha abierto jamás una investigación interna. Porque ha intentado engañar a esta Cámara. Porque ha tratado de impedir que la Justicia actuase y que paguen los culpables. Y porque ha enfrentado a policías con policías El Faisán tuvo una segunda y una tercera parte en el Pleno. Los protagonistas siguientes fueron el diputado del PP Jorge Fernández Díaz y el ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Fernández Díaz criticó la nueva situación administrativa del secretario de Estado de Seguridad con la reactivación del caso Faisán y lanzó la sospecha de que se le está facilitando la salida para destinos futuros. Caamaño replicó que sólo una visión ruin de la política puede mover a utilizar un mero cambio de situación administrativa para difamar a un servidor del Estado por el sólo hecho de ser servidor del Estado El diputado Ignacio Cosidó puso la puntilla final con una