Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA JUEVES, 10 DE FEBRERO DE 2011 abc. es españa ABC Los estatutos advierten de que la paz llegará con la negociación BSortu no tiene el País Vasco francés como zona de actuación porque allí Batasuna es legal ABC MADRID tasuna, ponen un precio político, que es la autodeterminación, a la pacificación definitiva del País Vasco. Internacionalista Buscan la solidaridad antiimperialista Sortu, el nuevo partido de la izquierda abertzale con el pretende colarse en las próxims elecciones, admite, en la parte de sus estatutos que no leyó el abogado Íñigo Iruín, que la paz definitiva solo se conseguirá a través de la negociación política y el derecho a decidir de los vascos, sin límite alguno. Por otra parte, la formación que ayer hizo los trámites para inscribirse en el Registro de Partidos del Ministerio del Interior avisa en sus estatutos que nace sin patrimonio alguno, aunque entre sus fuentes de financiación en ningún caso cita la extorsión de ETA a los empresarios mediante la exigencia del denominado impuesto revolucionario Quieren imponer fronteras y crear un micro estado vasco independiente en plena Unión Europea, pero al mismo tiempo Sortu dice trabajar por la solidaridad internacionalista y antiimperialista. Euskal Herria- -apunta en otro apartado de sus estatutos- -ha sido, es y será un país abierto al resto de pueblos y naciones que, por haberlo vivido en sus propias carnes, es solidario con los que sufren la negación de sus derechos nacionales y la explotación económica y social Nace sin patrimonio ¿Y las herriko tabernas? El ámbito de actuación El horizonte de la independencia ABC En sus estatutos, Sortu establece que su ámbito de actuación se extiende a Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra. Se olvida de Iparralde el País Vasco francés. Y no tanto porque haya desistido de su anexión, sino porque en la parte francesa cuenta con una Batasuna legal que puede concurrir a las elecciones Así que en Euskadi Norte no necesita crear un nuevo proyecto que rompa con el pasado. Eso sí, Sortu se reserva la posibilidad de acuerdos electorales con partidos políticos del resto de España o incluso de Europa, para participar conjuntamente en convocatorias electorales de ámbito superior al del País Vasco. Imagen de la secretaria general de Sortu, en Facebook su futuro en un país libre Al fondo de todo este farragoso discurso está el viejo chantaje de que sólo es posible la pacificación del País Vasco cuando, a través de una negociaciónimposición, se consiga la independen- cia y el socialismo. Esta parte de los estatutos no fue leída por el abogado Íñigo Iruín cuando los presentó el pasado lunes en Bilbao. De esta manera, los estatutos, como tradicionalmente ha hecho la vieja y la última Ba- Los estatutos del partido de Maider Etxeberria establecen que sus recursos económicos procederán de la financiación privada; las cuotas y aportaciones de sus afiliados, adheridos y simpatizantes; los productos de las actividades propias del partido y los rendimientos procedentes de sus actividades promocionales, las donaciones en dinero o en especies, los fondos que vengan de préstamos o créditos o las herencias. ¿Serán las herencias de Batasuna? Y cuando alude a las actividades propias, ¿se referirá a las herriko tabernas? Y las donaciones, ¿serán las aportaciones voluntarias que el señor Oxia o el señor Robles pedían en Francia? En cualquier caso, expresamente, los estatutos no incluyen entre sus fuentes de financiación el dinero procedente del impuesto revolucionario que exige ETA. Los creadores de Sortu quieren transmitir la idea de un nuevo amanecer sin perder su ideal, su último objetivo, que representa la estrella como símbolo Paz por negociación El viejo chantaje En otro apartado, los estatutos de la nueva marca señalan que la paz no es solo ausencia de violencia, sino el baluarte de un modelo social basado en la democracia y en la justicia social De ahí desprenden los promotores del proyecto de la izquierda abertzale que será el respeto al conjunto de los derechos de toda la ciudadanía de este país el que consolide de forma definitiva, a través del diálogo participativo, la negociación y el acuerdo democrático, una paz estable y duradera en Euskal Herria, donde mujeres y hombres decidan, sin limitaciones, ni hipoteca alguna, sobre Un logotipo para lavarse la cara M. C. MADRID El logotipo de Sortu resume todo el mensaje que los sucesores de Batasuna quieren transmitir. Álvaro Matud, consultor y director del Master en Comunicación institucional y política de la Carlos III, explica que el logo juega con la simbología del amanecer. Intentan transmitir que rompen con el pasado de Batasuna y todas sus marcas blancas. Para ello muestran algo que se crea nuevo, un sol naciente y una marca que emerge Con este nuevo amanecer tratan de dar otro argumento para su legalización. Es un logo más dirigido a la opinión pública que a los votantes. Pretenden lavarse la cara ante la sociedad en su conjunto Eligen el color naranja, que se usa para las cosas novedosas. Es un color fresco y brillante, lo suelen usar partidos nuevos y proyectos que pretenden ser novedosos y diferentes En el logo destaca claramente una estrella: Es algo simbólico. Están señalando adónde quieren llegar, el ideal que persiguen desde este nuevo amanecer El nombre Sortu también parece muy pensado. Suena a vasco, pero es corto y es fácilmente pronunciable por todos, lo que le distancia también de otras marcas anteriores de Batasuna. Ya no es tan cerrado. Además, el propio nombre tiene connotaciones positivas en castellano, por su parecido a sol o a suerte