Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN JUEVES, 10 DE FEBRERO DE 2011 abc. es opinion ABC TRIBUNA ABIERTA JOSÉ MANUEL GARCÍA- MARGALLO Y MARFIL IT S POLITICS, STUPID! E STOS días se ha extendido la idea de que los líderes europeos podrían estar planeando una respuesta más agresiva a la crisis y ese rumor ha servido para que los mercados hayan aflojado la presión sobre el euro, lo que evidencia que el problema que tenemos no es un problema económico sino político. La situación de las economías periféricas era la misma hace unos meses que hace unos días, pero la marea sólo ha cambiado cuando los mercados han percibido que la política europea podría cambiar. Lo que ahora se discute son dos cuestiones puramente políticas. La primera, decidir si queremos salir de la crisis todos juntos o cada uno por su cuenta. La segunda, dilucidar si la nueva política europea se va a orientar exclusivamente a la consolidación fiscal, o si también va a arbitrar recursos financieros para, de un lado, hacer más llevadera la carga de los países en dificultades (eurobonos) y, de otro, impulsar un plan de choque que saque a la zona euro de su postración actual (bonos para proyectos específicos) Y eso es política. Es un hecho que los países de la zona euro han movilizado ingentes cantidades de dinero para evitar que la crisis financiera desembocase en una Depresión como la de 1929. Las cifras son aterradoras: las ayudas comprometidas sólo con el sector financiero suponen un 33 por ciento del PIB de la Unión, a las que hay que añadir los estímulos fiscales que absorben más del 5 por ciento de la riqueza total. En estas condiciones parece obvio que los países de la zona euro no podrán endeudarse durante bastante tiempo. Tampoco podrán tirar de gasto público o reducir los impuestos para impulsar el crecimiento, porque el nuevo paquete de gobernanza canoniza el llamado principio de la política fiscal prudente que postula que nadie podrá gastar por encima de lo que ingresa y que los que tienen deudas pendientes podrán gastar menos todavía. La salida no es sencilla: de un lado, algo tenemos que hacer para acercarnos a los países que crecen más que nosotros; de otro, no podemos endeudarnos, tampoco tirar del gasto público, ni bajar impuestos para impulsar la economía. Situación preocupante porque tanto los países emergentes, como los Estados Unidos y Japón, están creciendo más deprisa que nosotros. Como dice el conocido escritor Walter Laqueur: Dado el descenso de su población, es posible que Europa, o al menos parte de ella, se convierta en un parque temático, una especie de Disneylandia sofisticada para los turistas ricos de China o India Como tampoco podemos confiar en un presupuesto europeo que se ha reducido al máximo por imperativo de Cameron, lo único que nos queda son los recursos financieros novedosos como el Banco Europeo de Inversiones (BEI) o la emisión de bonos para proyectos específicos. Dios aprieta pero no ahoga y tenemos la ventaja de que la Unión Europea, como tal, tiene su capacidad de endeudamiento casi intacta. El BEI se ha encargado tradicionalmente de financiar las inversiones en materia de sanidad, educación, regeneración urbana, tecnologías verdes y apoyo a las pequeñas empresas y, a partir del Tratado de Lisboa, puede tomar participaciones en el capital de las empresas, establecer filiales y prestar servicios de asistencia técnica. Sus préstamos anuales alcanzan la nada despreciable cifra de 80 mil millones de euros, es decir, dos tercios de los recursos de la Comisión europea. Sólo con que en los próximos diez años hiciese un esfuerzo similar al que ha hecho en los últimos veinte, dispondría de unos recursos similares a los que movilizó el Plan Marshall. Si esto no fuese suficiente, se podría recurrir a la emisión de bonos para proyectos específicos de los que se lleva hablando mucho tiempo. Con estos dos instrumentos, el BEI y los bonos, podríamos explicar a nuestros conciudadanos que nos preocupamos por reducir la deuda pública, que así no se puede seguir, pero que también queremos hacer frente a la situación de penuria por la que atraviesan la mayor parte de las economías europeas. Termino por donde empecé. El Plan Marshall (1947) exigió a los países beneficiarios que diseñasen un plan conjunto, y no una mera yuxtaposición de planes nacionales. Una exigencia política que fructificó en la creación de la OCDE, el precedente de la Comunidad Europea. Ahora hay que hacer lo mismo y aprovechar la crisis para dar otro salto cualitativo en el proceso de la construcción europea. Y eso es política. JOSÉ MANUEL GARCÍA- MARGALLO ES EURODIPUTADO DEL PARTIDO POPULAR CARTAS AL DIRECTOR Arrepentimiento sincero He oído hoy la presentación de la candidatura de ETA a un tal Rufino Echevarría, que me dicen fue un etarra, si no como ejecutor, sí como planificador u organizador de la banda. En caso de ser así, este angelito no tiene nada que decir si no empieza manifestando: Yo maldigo la hora en que pasó por mi cabeza participar en una pandilla de asesinos. Estoy arrepentido porque ahora me doy cuenta de que de esa manera yo también soy responsable de la actividad asesina de ETA. No hay ninguna causa que justifique matar a una persona. Por tanto, pido solemnemente perdón. Me aparto de ETA y condeno todas sus acciones delictivas de antes y las que en un futuro pudiera cometer. Y, como me enseñó el cura de mi pueblo, me propongo cumplir el castigo que me fuera impuesto A partir de aquí podríamos aplicar el oído para ver que nos quería decir. JUAN ANTONIO GUTIÉRREZ PÉREZ MADRID Tan pobres como antes Nací en el año 1951. Afortunadamente en mi casa no se pasó hambre, pero no dejé de oír esa palabra durante los primeros años de mi vida. Los años cuarenta marcaron a nuestros padres y abuelos, porque fueron tremendos. Lo malo de una guerra entre hermanos no solo son los años de la guerra, sino los posteriores. La mayoría de las familias quedan destrozadas. Los alimentos de primera necesidad escasean, puesto que los campos no se pueden sembrar y hay carencia de lo más básico. El estraperlo y el contrabando circulan a sus anchas por toda la nación y hay gente sin escrúpulos que se forran en pocos años sangrando a todos los que pueden. Todo esto viene a colación, porque el otro día, en un supermercado sevillano, vi algo que no había visto nunca; un padre de familia, junto a sus tres hijos, preparó varios bocadillos de jamón y empezaron a comérselos dentro del centro, naturalmente sin pasar por caja. En esta gran Europa del euro resulta que hemos vuelto a robar por hambre. Después de treinta y seis años de democracia, volvemos a ser tan pobres como antes. Tendremos más libertad, pero también volvemos a tener hambre. JOAQUÍN TOMÁS FORTUNATI CENDRERO SEVILLA La chulería de la consejera Desgraciadamente parece claro que la consejera de Educación, Irene Rigau, no va a cumplir la reciente sentencia del Tribunal Supremo a favor del bilingüismo en Cataluña. Lo lamento y además me pregunto hasta cuándo vamos a tener que aguantar que año tras año el Gobierno catalán incumpla los numerosos fallos judiciales que le son contrarios en el tema de la lengua en la enseñanza. ¿Sería esto permitido en cualquier otro Estado europeo serio? Quizá ya sea hora de acabar con esta actitud antisistema y chulesca de algunos políticos. ROSA ÁLVAREZ TARRAGONA do. Estas palabras son claves para salir de la crisis en la que nos encontramos: excelencia profesional, ejemplo a los demás, esfuerzo continuado y gusto por el trabajo bien hecho. Todo esto, en el año 2006, fue demostrado por el entonces seleccionador nacional de Baloncesto, José Vicente Hernández, que marcó una serie de pautas que le llevó a ganar el Mundial de Japón. Creo que también se merece en un futuro la misma distinción que ahora otros han recibido. Para mí, y seguro que para muchos, sería una gran alegría dar un reconocimento a este extraordinario entrenador de baloncesto al que tanto debemos. JUAN ARTURO DÍAZ MADRID Títulos nobiliarios Su Majestad el Rey ha otorgado títulos nobiliarios a unas personas con todo merecimiento, entre ellos al seleccio- nador nacional Vicente del Bosque. Es, sin duda, un hecho que premia la excelencia profesional y anima a todos los españoles a seguir el ejemplo que nos han marca- Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director a: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.