Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 7 DE FEBRERO DE 2011 abc. es toros TOROS 57 Ponce y Castella salen a hombros en el aniversario de La México B Regaló un sobrero cada uno en una corrida de once toros y cuatro horas ante 42.000 espectadores GUILLERMO LEAL MÉXICO D. F. El maestro valenciano Enrique Ponce y la joven figura Sebastián Castella salieron a hombros en el LXV aniversario de la Plaza México- -que registró la mejor entrada de la Temporada Grande- aunque para ello tuvieron que regalar un toro. En el pecado y la necedad de traer a La México astados de ganaderías comerciales, como las de Teófilo Gómez y Julio Delgado, llevaron la penitencia, pues tuvieron que salir un par de sobreros para salvar la papeleta con dos faenas muy buenas y de distinta esencia. Lentísima fue la de Ponce, con mucha profundidad, con esa clase excepcional del valenciano, que se ha convertido en un torero que, como los vinos caros, mientras más pasa el tiempo, su sabor, el buqué y su consistencia son inmejorables. Y lo de más mérito: se la hizo a un manso de Campo Real, con clase, pero a un manso. Y no cualquiera hace faena a un toro así, al que cortó una oreja. El de Chiva ya había conseguido otra de su primer enemigo, pero ni la gente ni el diestro estaban contentos. La de Castella al de regalo fue vibrante, con variedad. Cuajó muletazos con mucha largura y emocionó con su valor en series intensas. Algunos despistados pidieron el indulto para un buen astado de Garfias, el mejor de la tarde, pero que no lo merecía. El francés sabía que tenía que entrar a matar y dejó tres cuar- Ponce y Castella abandonan en volandas la Monumental capitalina EFE tos de estocada. Obtuvo dos orejas y su segunda salida por la puerta grande de la temporada. Con su lote, sin suerte. Una pena fue que Zotoluco se topara con dos toros malos porque el torero de Azcapotzalco anduvo valiente y buscando siempre agradar, lo que pudo hacer a medias. El Zapata, quien por sus propios fueros se metió al cartel de triunfadores, volvió a estar magistral con las banderillas y variado con la muleta. Cortó una oreja. Con 42.000 espectadores, se lidiaron once toros de cuatro ganaderías: seis de Teófilo Gómez, dos de Julio Delgado, dos de Garfias, uno que sustituyó al sexto, devuelto por chico, y otro de regalo; otro más de Campo Real, malos prácticamente todos. Zotoluco, palmas en ambos. Ponce, oreja protestada, silencio y oreja. El Zapata, oreja y silencio. Castella, palmas, silencio y dos orejas. VALDEMORILLO PLAZA DE VALDEMORILLO. Domingo, 6 de febrero de 2011. Tercera de feria. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Buenavista, incluido el 2 bis- -que destacó por el derecho- serios aunque bastotes algunos, deslucidos, faltos de clase y casta, complicado el 4 ANTONIO FERRERA, de azul pavo y oro. Pinchazo hondo y estocada corta baja (saludos) En el cuarto, dos pinchazos y estocada. Aviso (saludos) CÉSAR JIMÉNEZ, de blanco y plata. Estocada en el rincón (oreja) En el quinto, estocada (oreja) RUBÉN PINAR, de rosa y oro. Estocada corta caída (silencio) En el sexto, dos pinchazos hondos (silencio) TOROS El pundonor de Ferrera ROSARIO PÉREZ VALDEMORILLO (MADRID) Qué buenavista tuvieron los que no acudieron a la plaza. Y no sólo por el deslucido comportamiento de la seria corrida de tal nombre, sino porque el juego de los matadores también dejó bastante que desear. No había precisamente Ronaldos ni Messis en el paseíllo, aunque sí un torero con raza: Antonio Ferrera, que sufrió un volteretón para dejar K. O. una temporada entera a cualquier estrella futbolística. Con la taleguilla desgajada y un fuerte varetazo, volvió a la cara del difícil y peligroso cuarto. El valiente extremeño se creció a paso de gigante sobre la izquierda, en series de enorme mérito. Lástima que pinchara y perdiera una oreja al pundonor. Con el primero, al que le costaba humillar, esbozó alguna tanda con su sello batallador. El triunfador numérico fue César Jiménez, a quien regalaron la salida a hombros por las estocadas y dos faenas con menos naturalidad que un yogur de sabores. Eso sí, aprovechó con ritmo y temple el potable pitón derecho del segundo en un par de series, pero pasó a la zurda y aquello declinó. Un enjambre de pases enjaretó al quinto. Lo mejor, el espadazo. Si pocaclasetuvoellote dePinar, tampoco puso mucha el matador...