Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 11 DE DICIEMBRE DE 2010 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 Ausentes dieciséis estados Dieciséis países estuvieron ausentes ayer en la entrega del Nobel de la Paz al disidente chino Liu Xiaobo, según datos facilitados por el propio Instituto. Además de China, que presionó a los diplomáticos extranjeros para que no asistieran, dieciséis naciones se unieron al boicot, informaron Ap y Afp. Se trata de Rusia, Pakistán, Irán, Irak, Venezuela, Cuba, Afganistán, Argelia, Arabia Saudí, Egipto, Kazajstán, Marruecos, Sudán, Túnez, Sri Lanka y Vietnam. Serbia, que en un principio anunció que no acudiría, finalmente el jueves confirmó su asistencia. Colombia, Ucrania y Filipinas, que también figuraban en la lista de los ausentes, estuvieron finalmente representados. El Comité Nobel ha descrito como una campaña sin precedentes la llevada a cabo por Pekín para convencer a varios países para que no asistieran. AFP Para ello, el régimen ha puesto a buen recaudo a decenas de disidentes, confinándolos bajo arresto domiciliario o llevándoselos de Pekín a otras provincias. En los últimos días, la Policía incluso ha impedido que salgan del país figuras críticas como Mo Shaoping, un abogado especializado en derechos humanos, o el artista Ai Weiwei, cuyo viaje ni siquiera rozaba Noruega. Todo, con tal de que nadie recogiera el prestigioso premio, dotado con un millón de euros. El régimen chino ha vuelto a matar moscas a cañonazos, haciendo aún más visible el enojo que le ha causado este Nobel, una auténtica bofetada al Partido Comunista. Acostumbrados a lucirse ante el mundo con los Juegos Olímpicos de Pekín y la Expo de Shanghái, y a acallar las críticas internacionales con la promesa de hacer negocios en su vasto y emergente mercado, los jerarcas del Partido han reaccionado con furia. Como suele ser habitual con las noticias críticas, la censura ha silenciado la concesión del Nobel en los medios nacionales y la ha bloqueado en internet, cortando las emisiones de la BBC o la CNN cuando abordaban el asunto. Pero, al tiempo que se ocultaba la historia al pueblo chino- -donde la mayoría apenas conoce a Liu Xiaobo- la propaganda de los medios en Moscas a cañonazos inglés acusa a Occidente de revivir la Guerra Fría y denuncia una trama para contener el ascenso económico de China. El pensamiento político de Occidente está fosilizado o la ceremonia con la silla vacía es una farsa contra China propia de una secta son algunas de las lindezas con que se despachaba ayer el editorial del Global Times diario portavoz del Partido Comunista. La cada vez más influyente diplomacia del yuan también ha arrastrado a dieciséis naciones a boicotear la entrega del Nobel. Entre ellas, figuran regímenes tan democráticos y amantes de las libertades como Rusia, Cuba, Marruecos, Venezuela, Irán o Arabia Saudí, y otros que no han querido arriesgar sus vínculos comerciales con el gigante asiático, como Argelia, Sri Lanka o Irak. Para los presentes, pero sobre todo para los ausentes, la actriz Liv Ullmann leyó la declaración final de Liu Xiaobo en el juicio en que fue condenado en diciembre del año pasado. No tengo enemigos ni odio comenzaba diciendo su exposición, donde aseguraba que el progreso político no parará Esperaba ilusionado la llegada de un futuro libre porque ninguna fuerza puede acabar con la búsqueda humana de la libertad y China al final se convertirá en una nación gobernada por la ley y donde imperen los derechos humanos