Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA VÍDEO Vea las declaraciones de los vecinos de la parrcida de Valladolid en abc. es españa SÁBADO, 11 DE DICIEMBRE DE 2010 abc. es españa ABC TARJETA DE EMBARQUE LUIS AYLLÓN EL NOBEL DE FARIÑAS A yer, la atención de la opinión pública se centraba en Liu Xiaobo, impedido por la dictadura china de recoger el Premio Nobel de la Paz. Mientras, otro hombre agotaba en su casa de Cuba sus últimas esperanzas de que el régimen castrista le concediera permiso- -la anhelada carta blanca -para salir de la Isla. Guillermo Fariñas, que pasó 135 días en huelga de hambre para pedir la liberación de los disidentes encarcelados, no sabía aún si podría acudir el día 15 a Estrasburgo a recibir el Premio Andrei Sajarov a la libertad de conciencia, otorgado por el Parlamento Europeo. La dictadura de los Castro, una de las que han secundado el boicot chino al Nobel a Liu Xiaobo, tiene que demostrar que sigue siendo dueña de la vida de los cubanos. Por eso, con una actitud repulsiva, deja claro que nadie puede pensar que tiene derecho a salir libremente del país y mantiene la incertidumbre hasta el último momento. Fariñas se mostraba pesimista. Las Damas de Blanco, premiadas con el mismo galardón en 2005, no pudieron recogerlo y tan sólo hace unas horas eran acosadas y agredidas por los violentos y bien adiestrados partidarios del régimen, cuando valientemente se manifestaban por las calles de La Habana para celebrar el Día Mundial de los Derechos Humanos. Nada sustancial ha cambiado en Cuba. Raúl Castro ha deportado a medio centenar de disidentes encarcelados por sus ideas, desembarazándose así de unos elementos que considera peligrosos, mientras mantiene en prisión a once que no aceptaron abandonar su país a cambio de la libertad. El Gobierno español- -que favoreció esa operación y propicia que la Unión Europea premie al régimen por ello- -debería tener la vergüenza de reclamar públicamente a Castro, tanto que libere a los once opositores como que no impida a Fariñas viajar a Europa. Trabajadores del Anatómico Forense llegan a la casa para trasladar los cadáveres de los niños EFE Vecinos de la parricida vallisoletana dicen que cada día estaba peor y que el maltrato del padre a los niños la empujó a hacerlo No quería perder la custodia... y los mató N JUAN GILES VALLADOLID o nos ha sorprendido que algo así pasara Con esta contundencia se expresaban ayer algunos de los vecinos de la mujer que presuntamente asesinó a sus hijos de 9 y 11 años el jueves en Valladolid. Sabían que pasaba por dificultades desde que se separó de su marido y que éstas se agravaron por los episodios de supuestos y habituales maltratos del padre con los pequeños, confirmados a ABC desde diversas fuentes. Las mismas que coincidieron en señalar que Mari Carmen, de 40 años, había entrado en depresión y estaba tomando medicamentos en los últimos meses. Para muchos otros esta realidad no existía. Consideran que la familia- -rota sentimentalmente- -estaba formada por personas normales que se relacionaban con el resto de vecinos. La madre y los dos pequeños, ahora fallecidos, eran asiduos del parque y la piscina de la urbanización de uno de los barrios más populosos de la capital pucelana. Fue a raíz de la separación matrimonial cuando empezó el calvario para mujer. Al parecer, uno de los detonantes del injustificable crimen fue el comportamiento agresivo del padre con Jairo y María que, como adelantó ayer ABC, pudo ser visto en diferentes momentos por los residentes en una zona habitada por personas de clase media- alta. Estos hechos llegaron a oídos de la madre, que incluso denunció al padre de las criaturas. Sin embargo, en el juicio no se presentaron las personas que iban a testificar quizás por temor a hipotéticas represalias del padre, lo que dejó a la madre sin apoyos y hundida Según algunas versiones, a partir de ese momento la depresión de Mari Carmen fue más profun- Mala situación económica La falta de trabajo obligó a la madre de la presunta parricida a mudarse a su casa para ayudarla económicamente da y los vecinos notaron que ya no era la misma El estado depresivo de la madre pudo influir en los pequeños que, según las mismas fuentes, también estaban en tratamiento psicológico Al respecto, los vecinos preguntados sí que recuerdan que ya a partir del verano tenía demasiado protegidos a los niños Ya no bajaban a la piscina como otros años y cuando lo hacían siempre estaba de fondo diciéndoles que no hicieran tal cosa o que volvieran donde estaba ella La situación de la parricida empeoró por la falta de un trabajo. Esta situación provocó que la madre de Mari Carmen se mudara a la vivienda para tratar de ayudar a su hija también económicamente. A pesar de la presencia materna, los vecinos coinciden en que cada vez se la veía en peor estado y que se la viera menos El juicio frustrado y la situación financiera pudieron hacer que la mujer pensara que iba a perder la custodia de los pequeños y quizá por eso los mató Una patria potestad que, como adelantó ayer ABC, ya había pedido el padre y que según los propios vecinos pudo ser el empujón final de lo sucedido En cuanto a la investigación, la autopsia realizada ayer a los dos menores desvela que la madre pudo usar algún tipo de somnífero, lo que refuerza la ida de que posteriormente los asfixió. No será hasta la próxima semana cuando se confirme este extremo. Antes, la madre ya habrá tomado declaración, aunque ayer no lo hizo porque seguía ingresada en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Clínico de Valladolid tras el ataque de ansiedad que sufrió al ser detenida, varias horas después de acabar con la vida de sus hijos, que no habían ido ya por la mañana al colegio.