Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 11 DE DICIEMBRE DE 2010 abc. es ENFOQUE 5 REUTERS Una silla vacía y una palabra llena: Paz Liu Xiaobo, Nobel ausente Liu Xiaobo no acudió a Oslo para recibir el premio Nobel de la Paz. No pudo hacerlo porque el Gobierno chino le tiene recluido en una celda de aislamiento. Tampoco viajó a la capital noruega su mujer, Liu Xia, bajo arresto domiciliario. Por primera vez desde 1936, cuando Hitler boicoteó la ceremonia en honor de Carl von Ossietzky, no se pudo entregar la medalla o el diploma que distinguen al premiado ni al galardonado ni a un familiar. Pero las palabras de Liu Xiaobo, para vergüenza de China y los países que no estuvieron presentes por las presiones de Pekín, sonaron nítidas en una sala abarrotada en la que una silla vacía simbolizaba la ausencia del premiado y denunciaba la tiranía de sus captores. A falta de discurso de aceptación, la actriz noruega Liv Ullman leyó la declaración que el propio premiado realizó ante los jueces que lo condenaron hace un año, en la que dijo que no tiene enemigos, ni siquiera entre la Policía, los jueces o el Gobierno que lo enviaban a prisión. Porque el odio actúa como un corrosivo para la sabiduría y la conciencia de una persona dijo entonces y volvió a decir ayer en Oslo, aunque estuviera a miles de kilómetros de distancia. CULTURA La silla vacía del Nobel de la Paz, junto a su retrato