Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES PRESIDENTA- EDITORA: SÁBADO, 11 DE DICIEMBRE DE 2010 abc. es opinion ABC CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS Rafael Bravo García Gerente Javier Caballero Adjunto al Director General José Antonio Navas Control de Gestión José Antonio Ansede Área de Márketing José María de la Guía Área de Publicidad Adolfo Pastor Área Técnica José Cañizares Área de Recursos Humanos Raquel Herrera Director General Bieito Rubido Ramonde Subdirectores: Fernando R. Lafuente Alberto Pérez José Ramón Alonso Manuel Erice Borja Bergareche Adjunto al Director (Opinión) Ramón Pérez- Maura Áreas: Vicente Ángel Pérez (Continuidad) Sergio Guijarro (Información) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jaime González (Opinión) Álvaro Martínez (España) Sebastián Basco (Internacional) Ana Isabel Sánchez (Economía) Adolfo Garrido (Madrid) Francisco Álvarez (Sociedad) Jesús García Calero (Cultura y Espectáculos) Gabriel Muñoz (Deportes) Jesús Aycart (Diseño e Infografía) y Alexis Rodríguez (Suplementos) Delegados: Pablo Planas (Cataluña) Alfredo Aycart (Galicia) Isaac Blasco (C. Valenciana) Antonio González (Castilla- La Mancha) José Luis Martín (Castilla y León) y Roberto Pérez (Aragón) Director ALARMA IMPRORROGABLE Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7 28027 Madrid. E L La prórroga de la alarma es inaceptable. Vuelta la normalidad en un Estado de Derecho no cabe mantenerla de forma preventiva por si acaso L Gobierno a duras penas ha podido compensar las dudas de legalidad sobre sus decretos de militarización y alarma de la navegación aérea con los inmensos perjuicios que causaron los controladores aéreos a cientos de miles de ciudadanos. Pero, como quedó claro en el debate del pasado jueves, sus responsabilidades políticas por la gestión de este conflicto en los últimos meses no le han sido condonadas. Y tampoco va a poder escabullirse de una revisión escrupulosa de toda la argumentación jurídica que está esgrimiendo para, por un lado, perseguir penalmente a los controladores como sospechosos de un delito de sedición; y, por otro, justificar una prórroga del estado de alarma. En cuanto a lo primero, resulta incomprensible que el Ministerio Fiscal no haya llevado a los tribunales a todos los contro- Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Att. al cliente 902 334 555 Precio ABC 1,20 euros Con MH Corazón 1,50 euros ladores implicados y, en su lugar, esté tomando estériles declaraciones que solo consiguen dilatar la necesaria intervención judicial. La Fiscalía no puede tomarse su propia investigación como un pretexto para mantener sobre los controladores la espada de Damocles del delito de sedición, retrasando la toma del caso por los jueces competentes. Delito de sedición que, por otro lado, es de dudosa aplicación a los controladores porque castiga actos colectivos que impiden la aplicación de las leyes o el ejercicio de funciones públicas. Y en derecho penal no es admisible la analogía en perjuicio del sospechoso. Por lo que respecta al estado de alarma, es evidente que no existe motivo para ser prorrogado. La ley de 1981, que regula los estados de alarma, excepción y sitio, ordena que estas situaciones excepcionales cesen en cuanto se haya restablecido la normalidad. Si los controladores están desarrollando sus funciones sin incidentes, el mantenimiento del estado de alarma no podrá fundarse en el temor a nuevos paros masivos, porque estas medidas excepcionales nunca pueden ser preventivas. La prórroga de la alarma no es una discrecionalidad política, sino que está sujeta a requisitos legales estrictos. El Gobierno, impotente, está confiando la paz aérea a la militarización y a la restricción excepcional de derechos individuales. El daño que causaron los controladores no es un cheque en blanco al Gobierno. Otra vez, el problema sigue siendo la inoperancia de un Gobierno que se resiste a aceptar que es él quien está en prórroga. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 34.686 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid DESPRESTIGIO POLÍTICO a desconfianza de los ciudadanos en la clase política es el dato más llamativo en el último barómetro del CIS. Mientras determinadas instituciones, como la Corona o las Fuerzas Armadas, gozan de notable prestigio, los políticos son percibidos por la opinión pública como parte del problema y no de la solución. Es imprescindible recuperar el prestigio de los cargos públicos representativos para fortalecer el sistema democrático. Los partidos deberían reflexionar seriamente sobre la imagen negativa que transmiten a una sociedad irritada por un exceso de retórica sin contenido y- -a veces- -de conductas inaceptables. EL RIESGO SEBASTIÁN OÍDOS SORDOS EN PEKÍN L ÍNDICE La Tercera 3 Editoriales 4 Enfoque 5 Opinión 14 Cartas 16 España 18 Internacional 28 Economía 34 Madrid 40 Sociedad 49 Cultura 54 Agenda 58 Esquelas 59 Cartelera 61 Deportes 72 Gentestilo 82 El Tiempo 98 TV 99 a decisión de la agencia Standard Poor s de calificar como negativas las perspectivas de las eléctricas Iberdrola, Endesa y Enel supone un nuevo revés para la imagen de España entre los mercados financieros y los inversores internacionales. Las razones de la rebaja obedecen al retraso en la titulización del déficit de tarifa, al caos regulatorio que mantiene en vilo a las compañías y a la debilidad de la economía española y las incertidumbres sobre su recuperación. La inoperancia del ministro de Industria, Miguel Sebastián, para resolver los problemas pendientes es un riesgo añadido que penaliza gravemente al sector. C on su reacción desmesurada, el régimen chino ha dado ampliamente la razón al Comité Nobel por premiar al disidente Liu Xiaobo. Y los países que se han sometido al dictado de Pekín boicoteando la ceremonia, se han asociado a la infamia que representa ese gesto. China no es solamente un régimen totalitario, sino que extiende activamente por todo el mundo ese pragmatismo inmoral en el que no hay lugar para el respeto a las libertades. Su éxito económico es innegable y el mensaje que le enviaba el mundo con este premio es que debe coronarlo favoreciendo la apertura democrática. Pero Pekín no lo quiere oír.