Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 CULTURA MARTES, 19 DE OCTUBRE DE 2010 abc. es cultura ABC El Museo del Prado acoge la primera monográfica en España dedicada al maestro impresionista francés: reúne 31 obras procedentes de la colección del Clark Art Institute (Massachusetts) RENOIR Clasicismo y sensualidad NATIVIDAD PULIDO E ste otoño, los museos e instituciones artísticas de nuestro país apuestan fuerte en sus programaciones por mostrar fondos de renombradas colecciones internacionales, tanto públicas como privadas, en lugar de exposiciones de producción propia. Crisis obliga. Así, el Guggenheim de Bilbao reúne fondos del Städel Museum de Fráncfort; la Fundación Mapfre, de la Phillips Collection de Washington... Pero el mayor desembarco lo ha hecho el Clark Art Institute de Williamstown (Massachusetts) que abrió sus puertas en 1955 con la colección que atesoraron Sterling y Francine Clark. Entre sus tesoros, obras de Piero della Francesca, Ghirlandaio, Homer, Sargent, Jérôme... Por un lado, ha prestado importantes obras de Degas, que se miden estos días con Picasso en el museo del artista español en Barcelona. Por otro, ha vaciado sus salas de Renoir para la primera monográfica que se dedica al maestro impresionista francés en España, concretamente en el Prado. No es una completa retrospectiva de Renoir, como la que recientemente ha organizado el Grand Palais de París (y que después se ha visto en Los Ángeles y Filadelfia) con dos centenares de pinturas. Una lástima que el Prado no coorganizara esa exposición. Hay que conformarse, pues, con esta pequeña gran muestra de 31 obras- -casi toda la colección de Renoir del Clark Art Institute- en su mayoría de su primera etapa creativa. Tan generoso préstamo ha sido posible gracias a un acuerdo de co- laboración entre el Prado y la institución norteamericana. Como contrapartida, el museo español cederá un puñado de obras maestras (desnudos) en 2014, cuando se inaugure la ampliación del Clark Art Institute, proyectada por Tadao Ando. Patrocinada por la Fundación BBVA, la exposición del Prado repasa- -en una sala anexa a la galería central- -todos los géneros que cultivó el artista francés: el retrato, la figura femenina, el desnudo, el paisaje, la naturaleza muerta y las flores. Está Renoir en muy buena compañía, junto a maestros como Velázquez y Tiziano, a los que tuvo oportunidad de admirar en su visita al Prado en 1892. En este museo- -comenta su director, Miguel Zugaza- -se puede entender el clasicismo refinado de Renoir Zugaza compara la pasión coleccionista de Sterling Clark por Renoir con la que tuvieron Monarcas españoles por otros artistas: Felipe IV por Velázquez y Rubens; Felipe II por El Bosco... ¿Es una buena idea exponer estas obras de Renoir en el Prado? le preguntó Michael Conforti, director del Clark, a Zugaza. No lo tenía muy claro. Pero confiesa que, una vez vista la muestra, cree que es un acierto: Se ve aquí a Renoir con ojos nuevos De la mano de los comisarios- -Javier Barón y Richard Brand- -recorremos las principales obras de Renoir, que Sterling Clark adquirió a lo largo de cuatro décadas, entre 1916 y 1952, cuando compra Muchacha cosiendo y Frutero con manzanas respectiva- Palco en el teatro es el tesoro de la exposición. ERNESTO AGUDO En buena compañía Joyas de Renoir en la Colección Clark B Desnudos Bañista peinándose (1885) con su dibujo exquisito, es el punto culminante de su superación impresionista Cebollas (1881) B Naturalezas muertas Cebollas es la obra favorita de Sterling Clark de la impresionante colección de Renoir que atesoró. Fue pintada en Nápoles en 1881 La barca- lavadero de BasMeudon (h. 1874) es uno de los paisajes más experimentales y audaces de Renoir B Paisajes B Flores Autorretrato (h. 1875) B Retratos Peonías (h. 1880) es una de sus composiciones de flores más esplendorosas por su frescura y vitalidad. Es un tema que fascinó a Renoir Galería de imágenes y vídeo del Clark Art Institute Genial su Retrato de Madame Monet (h. 1874) así como uno de los dos autorretratos expuestos (h. 1875) abc. es cultura