Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES Comparativa inicio de temporada VIERNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2010 abc. es deportes ABC El Barcelona se desinfla sin Messi BSin Leo no es igual. El equipo no tiene ideas. Dispara un 46 por ciento menos. Y el Madrid progresa. Crea un tercio más de ocasiones y defiende mejor TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID Partido y resultado Mallorca- Real Madrid: 0- 0 Real Madrid- Osasuna 1- 0 Real Madrid- Ajax: 2- 0 R. Sociedad- Real Madrid: 1- 2 Real Madrid- Español: 3- 0 Partido y resultado Racing- Barcelona: 0- 3 Barcelona- Hércules: 0- 2 Barcelona- Panathinaikos: 5- 1 Atlético- Barcelona: 1- 2 Barcelona Sporting: 1- 0 Posesión del balón 65 %58 %81 %57 %59 Posesión del balón 61 %75 %84 %68 %79 Remates 16 24 39 19 26 Remates 13 16 28 16 13 Remates a puerta 5 6 16 8 9 Remates a puerta 5 9 14 9 5 Sin Messi El Barcelona se encomienda a Messi. Si el argentino no juega, el equipo sufre. Depende de él. Guardiola lo sabe. Mientras el Real Madrid progresa adecuadamente con una defensa segura y una creación de remate muy superior a la azulgrana, el campeón reza para que Lionel Andrés Messi (Rosario, 24- 6- 87) no se rompa. No es lo mismo, como canta Alejandro Sanz. El club presidido por Sandro Rosell fichó a Villa para encontrar soluciones de urgencia cuando las ideas no explotan, pero el asturiano también depende del pase del mejor jugador del mundo. Si Xavi e Iniesta no encuentran jugadores a los que dibujar el desmarque, buscan al argentino. Si no está, todo ves un calvario. La diferencia de contar o no con Leo en el ataque es abismal. Es el único capaz de abrir una muralla en dos regates cuando el partido se complica. Destroza al adversario con un recorte. Su velocidad es imparable. Lo más difícil es que mantiene el balón pegado a su bota izquierda en plena carrera. Por eso es diferente. Los defensas no le entran porque llegan tarde y mal. Temen el penalti. Es insustituible porque es tres futbolistas en uno. Extremo, media punta y rematador. En la Liga 09- 10 anotó 34 dianas en 35 jornadas disputadas. Dribla con excelencia técnica, centra con precisión mortal y marca goles desde todas las posiciones. Un genio. Por todo ello, lo malo, para Villa, para Xavi y para Iniesta, es su ausencia. El equipo lo acusa demasiado. Los títulos conseguidos la pasada temporada taparon la repercusión de sus lesiones y de sus descansos. Y eso que faltó en los duelos menos importantes. No participó en diecisiete partidos y hubo diez triunfos, cuatro derrotas y tres empates. Con él, por el contrario, el club ganó 53 encuentros, empató 11 y solo perdió dos. Sintomático. Es el hombre que marca la diferencia en el césped. Los datos de la campaña actual no engañan. Sin el argentino, el Barcelona realizó frente al Sporting su peor despliegue ofensivo de estos dos meses de competición. En el Camp Nou, los azulgrana solo pudieron rematar en trece ocasiones, de las que cinco fueron a puerta. El promedio de los partidos jugados con su estrella, tanto en casa como a domicilio, refleja una media de 18 disparos por encuentro, nueve de ellos a puerta. Sin el suramericano, el campeón suda para crear ocasiones. Las comparaciones son odiosas, porque el eterno rival, el Real Madrid, no sufre dependencia de Cristiano Ronaldo. De ningún jugador. El conjunto blanco es mucho más equilibrado que el catalán en este concepto. Más completo. Mourinho ha buscado esa igualdad con sus fichajes. Si Cristiano no marca goles, lo hacen Higuaín, Carvalho, Di María, Benzema y Pepe. Jugadores de todas las líneas. Es cierto que el cuadro madrileño no ha realizado fútbol brillante, pero supera al de Guardiola en todas las facetas. Pep lo sabe. El mérito de su colega portugués es que ha creado un sistema que defiende mejor que el Barça- -un tanto en contra frente a cuatro- -y que a su vez construye un treinta y tres por ciento más de oportunidades que el gran enemigo: 25 por partido. El equipo catalán genera un promedio de 17. El Real Madrid progresa. Paulatinamente. Y no reza por alinear a nadie. Total goles Media de posesión Goles a favor Goles en contra 8+ 7 1 64 11 4+ 7 Real Madrid 73,4 Barcelona El Madrid, más equilibrado El arranque de los favoritos Fuente: Elaboración propia El peor arranque goleador en el Camp Nou en 23 años RAFAEL AZNAR 124 remates frente a 86 El conjunto de Mourinho solo ha recibido un gol y sin embargo remata 25 veces por encuentro; el Barcelona tiene un promedio de 17 Sin dependencias Los blancos no dependen de Cristiano para marcar. Higuaín, Benzema, Di María, Pepe y Carvalho han fraguado los triunfos El Barcelona de Pep Guardiola, ése que ha encandilado al universo futbolístico con su destreza en el arte de zurcir goles, ha empezado el curso en su estadio con la mirilla desviada. Las porterías del Camp Nou, que la temporada pasada vieron cómo 57 tantos azulgranas las hacían tambalearse, están en huelga de redes caídas. En los dos primeros partidos de la 2010- 11, el equipo local no ha sido capaz de marcar más que un gol- -el de Villa el pasado miércoles, ante el Sporting de sus amores- cifra pírrica para la cantidad de dinamita ofensiva que alberga el polvorín de la Ciudad Condal. Hay que remontarse a la temporada 1987- 88 para encontrar un inicio tan poco alentador en lo que a goles se refiere. El Barça empezó aquel año con unos registros nefastos en el Camp Nou. Perdió sus tres primeros partidos, ante Sevilla, Valencia y Atlético, y, en los dos primeros, sólo pudo anotar un gol (1- 2 contra el conjunto hispalense y 0- 1 contra el de la ciudad del Turia) Desde entonces, el Barcelona jamás había perdido ninguno de sus dos primeros partidos como local y siempre había anotado al menos dos goles en total. Este arranque tan seco llama aún más la atención si se observan los ocho goles de la temporada pasada en los dos primeros partidos en casa (3- 0 ante el Sporting y 5- 2 contra el Atlético) La sed de gol que atenaza las piernas de los artilleros barcelonistas también se ha llegado a cernir por el Santiago Bernabéu. Sin embargo, el Real Madrid, criticado en estas primeras jornadas por sus dificultades para culminar su infinito caudal de ocasiones, lleva ya cuatro goles en su feudo. Hay que acudir a las estadísticas de la temporada 1993- 94 para ver un registro tan exiguo como el de este Barça. Entonces, el equipo blanco perdió sus dos prime- La pólvora del eterno rival