Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2010 abc. es cultura CULTURA 81 El despertar del verdadero horror Director: Judith Collet y Jordi Cadena. País: España. Año: 2010. Duración: 90 m. Género: Drama. Int. Aina Clotet, Claudia Pons. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Que parezca un accidente Director: Pablo Trapero. País: Argentina, Francia, Chile. Año: 2010. Duración: 107 min. Género: Drama. Int. Ricardo Darín, Martina Gusman, Carlos Weber, José Luis Arias. E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ELISA K CARANCHO Una niña de diez años es violada en su casa. La violación se produce con su padre echando una cabezada en el sofá de al lado y su hermano columpiándose en la terraza, a casi tiro de vista. Lo insólito del hecho no resta credibilidad a una narración de por sí tremenda, si bien un leve giro, cualquiera, a dicho hecho, habría completado un trabajo meritorio casi de principio a fin. La niña pierde la memoria del vil acto y la recupera catorce años después, con el consiguiente drama. Eso es todo, y es mucho. Con tan breves argumentos, Collet y Cadena levantan una obra que se alimenta de los silencios, del horror que produce el recuerdo y de una catarsis que, aun sin aristas cortantes, anuncia todo el drama que produce un hecho así. No es fácil ponerse en la piel de esta Elisa, ni bucear en sus entrañas ni lograr desentrañar todo lo que puede sentir un ser violentado. Y sin embargo, Elisa K deja durísimos jirones que permite entrever el drama por el que pasa una mujer a la que de pronto se le agolpan los peores recuerdos. En el dibujo del drama encontramos el valor de este trabajo, una obra elaborada a la intemperie, sin un solo velo que oculte la tragedia. Los protagonistas practican alguna de las cosas que dice el título ABC Julia y Javier se ponen transitivos COME, REZA, AMA Director: Ryan Murphy. País: EE. UU. Año: 2010. Duración: 142 min. Género: Drama romántico. Int. Julia Roberts, James Franco, Richard Jenkins, Javier Bardem, Viola Davis FEDERICO MARÍN BELLÓN El star system nació gracias a gente como Julia Roberts, a seres privilegiados que asoman su rostro a una pantalla y, sin hacer nada especial ni ser los más guapos, consiguen que al público le entren ganas de ir a verlos. A falta de otras certezas, quedó claro que ellos tenían la sartén y los contratos por el mango. Julia ni siquiera ha necesitado participar en una sola obra maestra o completar una actuación de Oscar Luego hay actores como Javier Bardem, quien tuvo que sudar hasta la última gota de talento para que su aspecto brutote no eclipsara al genio que lleva dentro. La ventaja del primer genotipo es que luce casi en cualquier circunstancia. Javier no. Si el guión no está a la altura o el proyecto no le entusiasma, le sale el ramalazo cristinobarcelona. Come, reza, ama es la segunda película de Ryan Murphy, creador televisivo de moda gracias a las arriesgadas series Nip Tuck y Glee Aquí juega más sobre seguro, en teoría, y trata de ofrecer al público un pastel romántico al uso- -sólo falta que repitan eso de amar es no tener que decir nunca lo siento con el aliciente de traerse ingredientes exóticos al paso de Julia por Roma, la India y Bali. Tanto vuelo siempre genera algún retraso y el recorrido termina por hacerse largo. Pero qué quieren. Come, reza y ama, que no es poco. Los accidentes de tráfico, las indemnizaciones de las compañías de seguro, el cliente desvalido o avispado, el abogado rapaz, los servicios de urgencias atestados y los médicos timberos... Un paisaje nocturno, un clima irrespirable, sucio, un género negruzco y retintado de sangres y pasiones, una cámara ágil, fisgona, despreocupada por la comodidad y sosiego del espectador. Carancho es una película potente, que encara un asunto feo y que presenta a unos personajes encallecidos también por su lado grato y esponjoso. Ricardo Darín está en su registro favorito de canalla con corazón, alguien que puede hacer creíble y compatible el estercolero como lugar de idilio, y junto a él, Martina Gusman, una actriz con una asombrosa cara de persona. Ambos padecen el argumento de la película y transmiten toda la sensación de riesgo, fatalidad, desesperación y lío que destila la trama, aunque ésta circule en varios sentidos y múltiples direcciones a la vez. Es cierto, hemos visto antes esta película en muchas ocasiones, pero no en todas ellas había tanta trabazón entre cámara, clima, personajes e intérpretes. Sonajero de latón ASTRO BOY FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN Aita completa el cine español a concurso E. RODRÍGUEZ MARCHANTE SAN SEBASTIÁN Ayer se proyectaba el último de los títulos españoles a competición, Aita de José María de Orbe, y que resultó ser una película muy divertida, no tanto porque fuera una comedia (estoy convencido de que no lo era) sino porque reunía prácticamente todos los clichés del gran film de autor... Del mismo modo que el cine malo tiene sus clichés (ya sabe, el jefe de policía siempre es negro, la esposa hacen huevos y tostadas para el desayuno pero el marido sólo se bebe un sorbo del café y se va... el cine fetén también tiene los suyos: los espejos y la memoria, la luz de las ventanas sobre la oscuridad del pasado, la hojarasca del olvido sobre la casa vacía pero llena de fantasmas... el tiempo, ¡ah! la historia que vuelve, ¡ah! la cámara que apunta, los actores que se saben su texto: pues, Posible Concha de Oro Es una película genuina de festival, por lo que sería comprensible que le dieran alguno de los premios gordos parece que habrá tormenta esta tarde... la vida es sueño y el sueño es cine... Todo esto, y probablemente mucho más, se puede ver en Aita que ésta sí es una película genuina de festival, por lo que sería comprensible que le dieran alguno de los premios gordos, incluso la Concha de Oro. Esperemos que el jurado esté a la altura y no deje pasar la oportunidad de premiar un filme de autor de estas proporciones. Y frente a ella en la competición, Amigo de John Sayles, más sencillita y a ras de suelo pues aborda un suceso ocurrido en Filipinas al poco de dejar de ser española y quedar en manos de los americanos Una historia de convivencia, guerra y resistencia, rodada con cierta humildad pero con corazón y con unos personajes bien diseñados en el interior de sus clichés, aunque alguno consigue escaparse de él. No es un Sayles de aquellos míticos como Lone star pero... Director: David Bowers. País: EE. UU. Género: Animación. J. CORTIJO A pesar de su aspecto lozano, Astro Boy es el abuelo de los dibus anime y su creador, Osamu Tezuka, el heredero de las míticas teorías ético- robóticas de Asimov, engrasadas por Aldiss y sus superjuguetes Así, es una pena que David Bowes Ratónpolis haya convertido a este Pinocho metalizado en un bonito pero simple pasatiempo infantil, despojándole de la presumible y gloriosa profundidad inyectada por un Pixar cualquiera. Pese a todo, escenas como el ciber- circo o la batalla transformer y pellizcos de emoción paternofilial elevan el conjunto, si no a niveles supersónicos, sí a altitudes a ras de corazón eléctrico.