Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURA La noche de los Cavia VIERNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2010 abc. es cultura ABC Santiago de Ybarra conversa con Alfonso Martínez de Irujo, duque de Aliaga Carmen Iglesias, Elvira Rodríguez y Carmen Thyssen El embajador francés Bruno Delaye Nemesio Fernández- Cuesta y José Alejandro Vara idioma que transita por los surcos labrados por esas generaciones de sembradores de ideas y que no reclama otro mérito que el de la voluntad de estilo, el de pelear a trompazos con las palabras para tratar de arrancarles un orden y un sentido. Los periodistas no somos demiurgos ni héroes ni creadores ni artistas, ni estamos hechos para recibir medallas de honor en los salones sino para cavar trincheras en el barro de una sociedad en conflicto; no somos los titulares del derecho a la información sino sus simples administradores delegados y no poseemos otra verdad que la que buscamos a tientas entre retazos de certidumbre y jirones de tinieblas. A menudo no llegamos a ser otra cosa que deshollinadores de la libertad, con la cara y las manos sucias del humo que vela los secretos de la política y del poder, pero nos involucra en ese empeño la cohesión moral y el ímpetu arrebatado de lo que García Márquez llamó una pasión insaciable. El periodismo no trata de cambiar la Historia sino DISCURSO DE IGNACIO CAMACHO (PREMIO MARIANO DE CAVIA) M Efímero pájaro de papel un vencejo de las torres, y me enseñaba a solas a descubrir el mundo con un anhelo de verdades nuevas. Aquel periódico era el ABC y a través de sus páginas se forjó no sólo mi vocación profesional sino una parte de mi conciencia de hombre y de ciudadano. Mi deuda de gratitud con él es inmensa y esta noche quiero testificarla en la memoria imborrable de Guillermo Luca de Tena, el generoso editor que me abrió las puertas de esta su Casa, y en la presencia de sus hijas Catalina y Soledad, legatarias del prestigio de una estirpe que ennoblece con su nombre al periodismo español. Porque ABC no es sólo un diario, ni siquiera sólo un gran diario. ABC es una leyenda de la prensa, un río de tinta a cuyas orillas se asoma un siglo de la historia moderna de España con todo su turbión de sangre y de gloria, de fracaso y de luz, de amargura y de progreso, de heroísmo y de tragedia. ABC es una escuela de excelencia en la que ha brillado el mejor magisterio de nuestro periodismo y de nuestra literatura, de Azorín a Delibes, de Madariaga a D Ors, de Pemán a Campmany, de Ruano a Cela. Príncipes de la metáfora, aristócratas del lenguaje, maestros del pensamiento urgente cuya impronta ha creado una tradición de independencia crítica y un hábito de compromiso ético e intelectual que nos referencia, nos interpela y nos obliga a todos los que tratamos de seguir, siquiera de lejos, el rastro de sus estelas iluminadas por los relámpagos de la genialidad y del talento. Quien os habla no es un escritor ni un literato ni un académico, sino un periodista, un jornalero del ajestades, ministros, autoridades, querida Catalina, compañeros de ABC y de Vocento, amigos todos: Un periódico es un pájaro de papel que aletea en la ventana de la Historia. Ligero, volátil, fugaz, pero puntual como una costumbre, leal como un amigo, persistente como una esperanza. Su canto es la voz de una sociedad libre, la voz de una nación, como escribió Arthur Miller, en diálogo consigo misma. Acaso algún día sus alas dejen de ser de papel pero su trino seguirá siendo la música de la democracia; un diario es un cuco cantando en cada amanecer de la libertad. Cuando era un niño que aún habitaba en la frontera borrosa de los sueños, el periódico llegaba hasta la casa de mi pueblo andaluz como un gorrión de los vecinos olivares, como