Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2010 abc. es madrid MADRID 49 El dueño del asilo de Ciempozuelos afronta hasta 4 años de cárcel BAyer fue puesto en libertad con cargos. Se le imputa doble homicidio imprudente S. L. MADRID Luis Miguel Aranda, el director de la Residencia Virgen del Consuelo de Ciempozuelos, el mismo que el pasado sábado se encontró a dos de sus ancianos fallecidos en una furgoneta después de dejarlos olvidados por él durante horas, se enfrenta a una pena de prisión de entre uno y cuatro años por el doble homicidio imprudente que se le imputa. Así lo comunicó ayer su abogado a la salida del Juzgado de Instrucción número 6 de Valdemoro, donde prestó declaración durante una hora. La magistrada titular del juzgado lo dejó en libertad con cargos por su presunta responsabilidad en el fallecimiento de las dos víctimas, de 81 y 87 años. Las mismas padecían demencia senil y precisaban de silla de ruedas. La jueza consideró que no existe reiteración del delito ni riesgo de fuga o destrucción de pruebas. La defensa de Aranda especificó que la jueza espera recibir en los próximos días los informes forenses. Del mismo modo, tomará declaración a los familiares de las víctimas -quienes informaron el martes que no denunciarán al imputado- -y empleados del centro geriátrico de Ciempozuelos, donde trabaja el acusado. Asimismo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid indicó ayer que la autopsia de las víctimas está concluida, pero el Instituto Médico Forense ha solicitado más tiempo para esclarecer con exactitud la causa de las muertes, apuntó Efe. Aranda, el acusado y propietario del Centro de Día y conductor de la furgoneta en la que perecieron los dos ancianos, reconoció los hechos ante los medios de comunicación al día siguiente del incidente. Ayer, acompañado por su hermano a su salida del juzgado volvió a pedir perdón a los familiares de los ancianos. A su vez, agradeció públicamente a los parientes de las víctimas su decisión de no denunciarle y dio gracias por los apoyos recibidos. Ahora hay que apoyar a las familias de los fallecidos. Yo sólo soy el culpable, no la víctima pronunció afligido. Este hombre de 47 años, apesadumbrado, declaró a los periodistas que no le importa la pena a la que se pueda enfrentar: Cuando te pasa una cosa así, no te importa lo demás. No me importa eso, no lo vais a entender nunca, aunque os parecerá raro. No hay nada que me pueda aliviar por el dolor que he causado a mi fami- Volvió a pedir perdón Luis Miguel Aranda, ayer a su llegada al juzgado. EFE lia, a las de las víctimas y a mis compañeros de trabajo Aranda no regresará a su puesto de trabajo en el centro geriátrico Virgen del Consuelo porque no se siente preparado para ello por el cargo de conciencia que arrastra desde el sábado. Aranda, el imputado No me importa la pena. Cuando pasa algo así no importa lo demás. No hay nada que pueda aliviarme por el dolor que he causado