Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE VIERNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2010 abc. es ABC AFP AFP A la izquierda, Obama se dirige a la Asamblea con los asientos de la delegación israelí vacíos. Debajo, Ahmadineyad es quien ocupa la tribuna y, en esta ocasión, las desiertas son las sillas de EE. UU. y España De la guerra fría a la guerra de sillas vacías La Asamblea General de la ONU vivió ayer una particular guerra de gestos, palabras y ausencias. Los representantes de Israel no quisieron escuchar las palabras de Barack Obama, en las que pedía que el Gobierno de Tel Aviv amplíe la moratoria a la construcción de asentamientos para avanzar en el incierto proceso de paz con los palestinos. Horas después fueron los escaños de los Estados Unidos, y curiosamente los de España, los que permanecieron desiertos cuando el que hablaba en la tribuna era el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. Lástima que todo quede en eso, gestos, y que del organismo internacional no salgan más hechos. INTERNACIONAL Asamblea de la ONU AFP EFE EFE