Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA LUNES, 26 DE JULIO DE 2010 abc. es nacional ABC Relevos El fin de la presidencia española de la UE y la reforma del ministerio aceleran los rumores sobre los cambios Vacantes María Jesús Figo dejará en breve la Subsecretaría de Exteriores y Julio Albi será el próximo embajador en Siria años Carlos Bastarreche, ya que empezó con el último Gobierno de Aznar. Bastarreche será el embajador en París, sustituyendo a Francisco Villar, cuyo destino se pone también en el Vaticano o en Lisboa, sin descartar la ONU, donde Juan Antonio Yáñez lleva seis años, aunque podría seguir más tiempo. La casi segura vacante de Figa en la Subsecretaría tiene como principal candidato en las quinielas a José Eugenio Salarich, actual director general para Asia, si bien otras fuentes apuntan a Antonio López, embajador en El Cairo, y muy próximo al ministro, Miguel Ángel Moratinos. Nuevo portavoz Miguel Ángel Moratinos está en pleno proceso de cambios en Exteriores. EFE El embajador en Venezuela será el nuevo portavoz de Moratinos, que enviará a Caracas a Juan Serrat No de Israel a cuatro diputados Las autoridades de Israel no han autorizado la entrada en Gaza de un grupo de cuatro diputados del PSOE que pretendían visitar la franja palestina. La delegación pertenece al llamado Intergrupo Parlamentario por Palestina y está integrada por los diputados Fátima Aburto, José Antonio Peres Tápies, Jordi Pedret y Meritxell Cabezón. Aburto dijo que las autoridades israelíes comunicaron su decisión a través del Consulado General español en Jerusalén, sin ofrecer explicación alguna. Estamos indignados y consideramos un error que Israel trate de ocultar la situación en la región. Nosotros no somos ninguna flotilla, sino parlamentarios españoles que hemos venido en coordinación con la UNRWA (agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos) El Ministerio de Exteriores español indicó que la negativa de las autoridades de Israel no es algo excepcional Se abre la veda de las embajadas LUIS AYLLÓN MADRID. La rumorología sobre nombramientos de nuevos embajadores, tan habitual en el Ministerio de Asuntos Exteriores, se ha acelerado tras concluir la Presidencia española de la UE. El anunciado fin del parón de nombramientos en los últimos seis meses, unido al adelgazamiento del organigrama del Ministerio, con la supresión de una Secretaría de Estado, dos secretarías generales y varias direcciones generales, ha desatado las especulaciones. Algunas de estas tienen fundamento; otras solo alcanzan el nivel de conjetura más o menos factible. Así, por ejemplo, se asegura que la subsecretaria, María Jesús Figo, abandonará el cargo en breve. Su nombre se barajó hace meses para ir a un puesto de responsabilidad en la Casa del Rey, pero todo apunta a que podría ir destinada a alguna embajada de relieve. Entre ellas se citan- -con poca convicción- -el Vaticano, si se confirma que Francisco Vázquez desea abandonarla; Lisboa, que dejará vacante Alberto Navarro para ser embajador en Rabat; o Viena, ya libre, al haber cesado el viernes en el cargo José Pons para presidir el RCD Mallorca y coincidiendo con una acusación de acoso sexual por parte de una empleada de la embajada. Alberto Navarro irá a Marruecos, porque el actual embajador, Luis Planas, será nombrado representante permanente de España ante la UE, un puesto que ha ocupado durante ocho Moratinos tendrá que prescindir también de su portavoz, Julio Albi. El director general de Comunicación Exterior le dijo que quería abandonar el puesto tras la presidencia europea, y será el próximo embajador en Siria. Allí sustituirá a Juan Serrat, que iría como nuevo embajador a Venezuela, porque el jefe de la Misión de Caracas, Dámaso de Larios, ha sido, al parecer, llamado por el ministro, precisamente, para que sustituya a Albi como portavoz. El círculo completo. Los cambios alcanzarán a otras representaciones diplomáticas de mayor o menor nivel, y, en varias, el ministro quiere colocar a algunos de sus altos cargos que han desarrollado un intensa tarea en estos seis años. Es el caso de Miguel Ángel de Frutos, director general de Asuntos Consulares, que podría ir a Suiza; de Miguel Ángel Navarro, cuya secretaría general para la UE ha sido una de las suprimidas, y que sería el nuevo embajador en Tokio; o de Jorge Domecq, director general de Naciones Unidas, Asuntos Globales y Derechos Humanos, cuyo destino sería la India. A ello habría que añadir un relevo en la Embajada en China, sobre el que los rumores apuntan en dos direcciones. Una que Eugenio Bregolat sería nuevamente- -por tercera vez, algo inusual- -embajador en Pekín; la otra que el puesto sería ocupado por Juan Antonio Samarach Salisachs. El hijo del que fuera presidente del Comité Olímpico Internacional, del que él mismo forma hoy parte, no es diplomático de carrera, por lo que su nombre se uniría al de los embajadores políticos que son ya ocho.