Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN LUNES, 26 DE JULIO DE 2010 abc. es opinion ABC POSTALES JOSÉ MARÍA CARRASCAL CARTAS AL DIRECTOR Estamos apañados los españoles Ya no hay forma de saber qué diablos está pasando en este país, nación o lo que queda de ella. Todo está patas arriba. Es un caos total y absoluto. La locura y la sinrazón campan por sus anchas. 4.600.000 parados. La educación- -de infantil hasta postgrado- pésima, exceptuando unos pocos centros. La sanidad, en estado catatónico, cada vez con menos médicos, enfermeras, auxiliares... y cada día menos recursos para una atención verdaderamente adecuada. Terroristas excarcelados sin haber cumplido sus penas. Pero, eso sí, suben los impuestos, los precios, el IVA, la gasolina, el IBI, y subirán la luz y muchas cosas más, a la vez que bajan los sueldos, el respeto a los ciudadanos y a su dignidad, la calidad de vida de los pensionistas y enfermos crónicos. En fín, hay tanto que denunciar... Señor Rodríguez Zapatero, menos malgastar el dinero, dándalo gratuitamente a países como Venezuela... Ese dinero lo necesitan los españoles de a pie. Un poco de dignidad, por favor. CONCHITA MONSÓ TERUEL Madura para matar Soy una chica de diecisiete años, y este verano estoy dando clases de Matemáticas durante dos horas al día con una profesora particular. En una de estas horas, mientras nos damos un descanso, le pregunto a mi profesora si tendría el gusto de aceptar algo de comer; para ser más precisos, unas chuches. Mientras disfrutamos del descanso, le comento que yo no debería comer chuches y que tendría que adelgazar más rapido de lo que lo estoy haciendo. Es entonces cuando la docta en Matemáticas me sugiere la compra de ciertas pastillas, muy de moda en la actualidad, que se venden en las farmacias. De repente caemos en la cuenta de que, al ser menor de edad, probablemente no me las vendan. En ese mismo instante se produce un largo e intenso silencio, en el cual ambas pensamos lo mismo. Efectivamente. Qué injusto es que pueda abortar, pero no comprar unas pastillas para adelgazar. ¿Es que acaso tengo madurez para matar a un ser indefenso, pero no para adelgazar con ayuda química? Sinceramente puede que no tenga madurez para ayudarme de unas pastillas para adelgazar, pero mucha menos para matar. De allí derivamos a todas las cuestiones del tipo ¿abortar sí, pero alcohol no? ¿Abortar sí, pero poder ir a la cárcel no? ¿Abortar no requiere autorización de los padres, pero poder ir a una excursión con el colegio sí? Total, que el descanso de cinco minutos pasó a ser de quince. Esta vida no sólo es injusta; también es muy hipócrita. Esto es lo que se le ocurre a una chica de diecisiete años estudiando Matemáticas en pleno verano. ALMUDENA ROJAS ESTAPÉ MADRID DEPORTE Y POLÍTICA ¿Cómo es posible que un país ahogado económica y políticamente pueda destacar tanto en deportes? U NA cosa no admite discusión: el deporte español atraviesa un momento seductor, tanto a nivel individual como de equipo, conquistando los más destacados trofeos: Roland Garros, Wimbledon, Mundial de fútbol, Tour de Francia, a los que se añaden otros de igual calibre en pistas y canchas. Y uno se pregunta: ¿cómo es posible que un país ahogado económica y políticamente pueda destacar tanto en deportes? Dicho de otra forma: ¿qué tienen nuestros deportistas que no tienen nuestros políticos? Un tema digno de estudio y nada sencillo. Porque si el deporte fuera ese moderno opio del pueblo que le han llamado en círculos intelectuales, o la fachada de los regímenes totalitarios, como ocurría en los comunistas, donde las hazañas de sus atletas venían a tapar los fracasos económicos y políticos, más que de victorias hay que hablar de encubrimiento. Pero España no es una dictadura, y si bien es verdad que los políticos gustan adornarse con los laureles de sus campeones (o de cualquier otro) las actividades deportivas tienen aquí una ancha implantación popular, siendo millones los españoles que practican un deporte u otro, aunque sólo sea el jogging. Quiero decir que no estamos ante un plan estatal y ni siquiera un ministerio propio. Tenemos, eso sí, instalaciones a todos los niveles, empezando por el municipal, que es de donde salen los chicos y chicas que luego logran los grandes triunfos de los que todos nos enorgullecemos. Aparte de que el deporte es una actividad saludable física y mentalmente, como ya descubrieron los griegos y practican los anglosajones, en cuyas universidades las actividades deportivas tienen tanta importancia como las académicas. A ello se une que el deporte se ha hecho tan exigente que requiere la plena dedicación para destacar en cualquier de sus ramas. Ello obliga a un profesionalismo extremo, a una disciplina, aplicación, esfuerzo, voluntad, pundonor y autoestima que en los deportes de equipo se complementan con planificación, coordinación, sacrificio personal y por el compañero. Cualidades todas relevantes en el competitivo mundo moderno. Y, desde luego, bastante mejores que la cultura del botellón en la que ha crecido un amplio sector de nuestra juventud. ¿Cómo es posible que hayan salido tan buenos atletas en medio de esa cultura Pues porque los políticos han cuidado más el botellón que los deportes, dejando a los atletas hacer su callada labor. De haber metido la mano, o la pata, en ellos, como en las cajas de ahorro o en la Justicia, a estas horas estaríamos entre los colistas. Así que, por favor, ¡no toquen el deporte y déjennos al menos disfrutar de sus triunfos! lar las pensiones o reducir los salarios. Sin embargo, en estos últimos días, el señor Zapatero lo que dice es que si hay que pedir más esfuerzo a los ciudadanos, lo harán. PLÁCIDO CABRERA IBÁÑEZ JAÉN aunque como persona merezca todos mis respetos, como presidente de Gobierno nos sobra usted. FROILÁN SÁNCHEZ SÁNCHEZ JÁTIVA (VALENCIA) El Estado debe apretarse el cinturón En estos últimos meses de crisis económica y financiera, el Estado, las comunidades autónomas y los ayuntamientos han necesitado reducir los gastos, y frecuentemente lo han dirigido a la disminución salarial y de personal. En las manifestaciones de protesta, los funcionarios reclaman que el recorte vaya dirigido especialmente a una mejor gestión de los recursos públicos. Pienso que también los ciudadanos consideramos muy necesario que el Estado se apriete el cinturón, no sólo para tapar un agujero, sino muchos más, y racionalice mejor los gastos. Sirvan estos dos ejemplos: los expertos calculan que sólo el desorden informático en la Administración General del Estado- -por duplicidades y descentralizaciones en los sistemas de comunicaciones- -supone un sobrecoste de mil millones de euros. Por otra parte, los gastos anuales de RTVE alcanzan los 1.200 millones de euros. Es difícil entender por qué no se avanza en el recorte de estos gastos antes que subir los impuestos, conge- Lo celebraremos Hay grandes noticias que seguro que algún día serán portadas mayores que todos los éxitos deportivos juntos. Y una de ellas puede estar escribiéndose ahora por investigadores españoles del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, de la mano de Mariano Barbacid: están abriendo una nueva posible vía de tratamiento para el cáncer de pulmón. Poco a poco, con apoyo y medios, con ensayos clínicos y con terapias, esperemos que esa terrible enfermedad pueda ir siendo vencida. Y aunque el mismo Barbacid ha insistido en que estos resultados aún no deben dar falsas esperanzas a nadie, al menos queda la ilusión de que su trabajo constante y bueno en la lucha contra el cáncer sigue adelante. Y sí, algún día será la portada de la esperanza. CARMEN GARCÍA MADRID Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director a: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Zapatero nos sobra El señor Zapatero nos sobra. Pueda que no sea mala persona y, si me apuran, que hasta sea honrado; pero para ser el presidente de Gobierno de este país, por encima de todo hay que amarlo y creer en él, y ese es mi principal argumento para sostener que este hombre nos sobra. Si lo amara, habría dejado a un lado filias y fobias personales a fin de salvaguardar los intereses nacionales, y quiero referirme con esto al gesto de no levantarse de su asiento al paso de la bandera de EE. UU. o a sus flirteos de principios de gobierno con Fidel o Chávez, entre muchos otros. Usted no ama a España. Si no, ¿cómo podría propugnar modificaciones constitucionales para salvar el escollo que, para usted, supone la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán? Es inconcebible que un presidente de Gobierno español mantenga tal criterio, olvidándose del Estado de Derecho del que, le recuerdo, es usted máximo representante. Con sinceridad,