Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN FUERA DE MICRÓFONO MARTÍNMORALES LUNES, 26 DE JULIO DE 2010 abc. es opinion ABC FÉLIX MADERO EJÉRCITO DE MONAGUILLOS El maná de los políticos catalanes resulta inapreciable para quienes ocupan su tiempo en capear el temporal P residente, perdamos las elecciones, pero respetemos las leyes. Perdamos el poder, pero ganemos honra y dignidad. La política catalana, que no Cataluña, andaentretenidaconelEstatuto. Elagravio, unestadoparavivircomootrocualquiera, resultaserunalimento espiritual en el que algunos viven cómodos. Ideas pocas; ocurrencias, muchas. Pero la retahíla de que no nos dejan ser lo que queremos les funciona. Elmanádelquecomenlospolíticoscatalanesresulta inapreciable para las familias catalanas que ocupan su tiempo en capear el temporal. No creo queaquellascasasenlasquetodosestánparadosanden deprimidas porque España no les deja ser una nación. No escucho las demandas nacionales de parados de larga duración o de licenciados que no encuentran trabajo. Este y no otro es el verdadero estado de la Nación española, y para que no se enfade nadie, también el delacatalana. No caben másmentiras. Es imposible que los que mandan allí y los que aguantan aquí demuestren con más elocuencia hasta qué punto su trabajoesprescindible. Poresohacengracias, devoción. A ver, que dice Artur Mas que Montilla eselmonaguillodeZapatero. Bien. Aver, queelindependentista Puigcercos asegura que a diferencia de hace treinta años, ya no hay riesgo de una represión militar Ya ven, Puigcercos es muy ocurrente porque, aunque habla sin demostrar lo que dice, no reparaenquelamilitarnoeslaúnicaformadereprimir a un pueblo. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Razón lleva Martín Ferrand cuando decía ayer que Cataluña se va acatetando. De cateto se entiende, ¿verdad, don Manuel? AcatetadosreparamosenqueZapaterollevadiez añosalfrentedelPSOE, yseisenLaMoncloa. Elhombre enérgico del talante y buen rollo entre españoles ha degenerado en un político lábil al que la división siempreledaunaoportunidad. Vaya por Dios. El sueño se lo quita la crisis, pero noqueEspaña seaunlugar enelquelasleyes, empezandoporsupresidente, no se cumplan. Ahíestánél y su monaguillo catalán, a ver cómo la sentencia termina diciendo lo que no dice y no quiere decir. Elige el camino fácil, el del pacto que le haga mantenerse enelpoder. Megustaríaverlorodeadosdeserescríticos y respetuosos con la ley que le digan: dignidad. Pero está rodeado de monaguillos. Montilla no es el único. EnelPSOE hayunoscuantos queescapan del cara a cara y le envían mensajes en los periódicos. Quizás el más destacado sea Rodríguez Ibarra, que asegura ahora que la cohesión nacional debe ser una competencia que jamás un Gobierno español debe perder Cómo han de estar las cosas para que semejante obviedad resulte hoy un ejercicio de valentía. O un vulgar juego de monaguillos. CAMBIO DE GUARDIA GABRIEL ALBIAC NACIÓN Y DELINCUENCIA ¿Merecen más remilgos los tan convencionales nacionalistas catalanes que los gánsteres homicidas de la UCK? L O igual se dice sólo de lo distinto. Siempre. Es eso lo que nos permite hablar: agrupar cosas diferentes bajo un mismo nombre. Y, cuando decimos de algo que es distinto de otra cosa, estamos suponiendo ya la posibilidad de comparar ambos. Y de definir criterios para catalogarlos en una u otra casilla del hablante. Es tan originario ese problema que Platón puso en él la única razón de ser de la filosofía: ¿con qué legitimidad hablamos cuando atribuimos un mismo nombre a cosas, ninguna de las cuales es por completo idéntica a las otras? Son las maravillas acerca de lo uno y lo múltiple que, dice en el Filebo el maestro griego, nunca podrán ser agotadas porque están en la estructura misma del hablar. La sentencia sobre Kosovo del Tribunal de La Haya pone en marcha el tipo de malentendidos que arrastra un uso necio de la lengua. Tras los cuales, hay el desasosiego de un rechazo: un no, esa sentencia no habla de nosotros un entre ellos y nosotros no hay semejanza alguna Ellos se refiere, claro está, a la dinamitada Yugoslavia. Nosotros -no se exige gran perspica- cia para percibirlo- -designa lo que la deriva nacionalista ha abierto como proceso constituyente en Cataluña. Por más matices que los magistrados hayan buscado a su fallo, el criterio conforme al cual ninguna norma de la jurisdicción internacional prohíbe las declaraciones de independencia, abre un horizonte de cinismo desolador: la independencia es fruto de un acto de fuerza triunfante, no de legitimidad jurídica de ningún tipo. Decir frente a eso, como lo ha hecho la señora De la Vega, que es irreal comparar la situación de España con la de los Balcanes es una simpleza, sí, aunque sólo fuera por el principio elemental de que comparable con otra es cualquier cosa, y la disyunción o incompatibilidad sólo pueden establecerse tras haber comparado conforme a criterios claros de similitud y diferencia. Pero hay algo más grave que esa simpleza, algo que horada su retórica: lo que la vicepresidenta calla. Y eso que calla es lo más obvio al leer el fallo: la certeza- -la literal certeza- -de que no hay territorio alguno al cual no pueda ser extendido un criterio como ese que establece que ninguna norma de la jurisdicción internacional prohíbe las declaraciones de independencia Ni en la antigua Yugoslavia, ni en la presente España. Ni en ningún sitio. En los muy medidos- -pero no tan convincentes- -términos de la Administración americana, lo único que establece la sentencia de La Haya es que la declaración de independencia de Kosovo no violó ninguna ley internacional Que esa independencia fuera promovida por una mafia a la cual la Interpol, el Observatorio Europeo sobre las Drogas y el informe encargado por Clinton a Robert Gerbald responsabilizaban del tráfico de la heroína afgana en Centroeuropa, nada modifica. Nada modifica, que el gobierno estadounidense la incluyera en su listado de organizaciones narcoterroristas hasta el año 1998. A partir de la proclamación de la independencia, esa banda y el Estado kosovar son lo mismo. ¿Merecen más remilgos los tan convencionales nacionalistas catalanes que los gánsteres homicidas de la UCK? Lo igual se dice ciertamente sólo de lo distinto.