Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 VERANO GENTE MARTES, 20 DE JULIO DE 2010 abc. es verano 2010 ABC Nastasha Yarovenko, ucraniana de rotos y descosidos B Ya tenemos Sigrid: Natasha Yarovenko. Iba a ser la mala; ahora será la buena, y tanto... El tweet de hoy Ashton Kutcher Mi última noche en Sydney. ¿Dónde hay un buen sitio para salir un lunes por la noche? síguelo en aplusk Y JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID arovenko, Nastasha. Ucraniana, y lo mismo te vale para un roto que para un descosido. Las ucranianas son así. Ahí tienen a la Kurylenko (Olga) la más famosa y la más todo de todo: se merienda lo mismo a un 007 como a un Hitman en un pis pas. Y Yarovenko, lo mismo. Pataky dice que se va de la filmación de El Capitán Trueno y Natasha, que iba a hacer de la Adriana de dos cabezas, más mala que un dolor, se convierte en la Sigrid que iba a hacer Pataky, eso sí, con más altura y más tinte, que para rubia rubia no hay otra como Elsa. Por cierto, valor la ha echado la nuestra, que dejar a Trueno para irse con los macarras de Vin Diesel y Paul Walker Fast Five que además le sacan tres cabezas cada uno, requiere muchos bemoles femeninos. La Yarovenko también tiene valor. Se metió con Medem (que es como para tomar ansiolíticos) en Habitación en Roma para hacerse dos horas de rodaje con Elena Anaya en un face to face lésbico que rompía los cristales. Había hecho Hospital Central y pocas cositas más, pero ahora le toca un miura y un victorino juntos. Lo de Trueno con Antonio Hernández en la dirección lleva camino de ser más una pesadilla que un sueño. Problemas con la producción, con el rodaje, con el 3 D, con los protagonistas y algunas incógnitas que Hernández ha de resolver. Por ejemplo, aclarar porque en 50 años Trueno sólo se ha acercado a Sigrid para estrecharle las manos, que ni un beso en el carrillo le ha dado. Y mientras, venga sonrisas por doquier a Crispín, rubito también. Así que nuestro gran paladín anda en permanente sospecha, aunque más que respetable, con la historia. Aun así, Hernández haría bien en meterle algún achuchón a la ucraniana, sin caer en el porno, pero que quede bien claro que el Capi es un tipo duro en plan Bruce Willis, que reparte mandobles a diestro y siniestro para así acallar las voces de los envidiosos y lenguas viperinas de mucho veneno acumulado. Volviendo a Yarovenko: la hemos adoptado. Chica de Odessa medio perdida por Barcelona, acaba de cumplir los 22. Comenzó con papelitos en la televisión catalana y hace dos años saltó a la pantalla grande en Diario de una ninfómana por lo que ha empezado a meter la cabeza con rapidez en el celuloide. Rostro perfecto, demasiado quizás, y un cuerpo excelso que necesitará mucho tinte para hacer de Sigrid, la más bella mujer que nunca existió. Por cierto, además de ser una Barbie perfecta, Sigrid tiene coraje, y mucha mala leche contenida (bastante más que su novio, que a veces es demasiado blandito) así que a Natasha no le va costar el trasvase mala- buena, si bien no tiene la dulzura de rostro de la Pataky, cuyas facciones iban más con la reina de Thule. Si de algo va a servir Medem va a ser para quitarle las rojeces de principiante a Yarovenko: En Habitación en Roma me quité el miedo a aparecer desnuda Todos hablan bien de la película de Medem y de la ucraniana, pero El Capitán Trueno es un reto mayúsculo. Para empezar el cómic es cosa nostra, héroe de toda una generación cuya historia tiene que estar a la mayor altura posible. Pero no va bien: de 11 millones de euros ha pasado a siete (Agora costó 50) y eso minimaliza un proyecto que es algo propio de la historia nacional, el cómic más español El Jabato era un ser menor al lado de Trueno) Vale, el Capi tiene una ucraniana, pero esa también es nuestra... FRANCISCO SECO