Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 20 DE JULIO DE 2010 abc. es sociedad SOCIEDAD 49 Comidas variadas y equilibradas B Cereales y legumbres Se potenciará en lo posible el empleo de variedades integrales. El pan a diario. Y las legumbres (garbanzos, lentejas) se tomarán entre una y dos veces por semana variando su preparación. Basta decir que como principio esencial Sanidad recomienda que los menús sean variados y equilibrados. Y que los chicos se tomarán su tiempo para disfrutar de la comida de forma relajada. Cada turno en el comedor dispondrá, como mínimo, de treinta minutos, ampliando esta duración en los grupos de menor edad. En cualquier caso, los menús serán supervisados a partir de ahora por un profesional sanitario con formación acreditada y específica en nutrición y dietética. Y los padres estarán informados en todo momento y cada mes de los menús que se ofrecerán a sus hijos. B Hortalizas y verduras Consumir a diario. La mejor forma de aprovechar sus vitaminas es tomándolos en crudo, en forma de ensaladas, como entrantes o acompañamiento de segundos platos. También deporte B Frutas Consumir fruta de temporada, madura y preferiblemente en crudo. Almíbares, zumos, compotas y otras opciones más ricas en azúcares sólo una vez, como máximo, por semana. B Carnes y pescados Priorizar pollo, pavo, ternera, cerdo, conejo y cordero, con menos grasa. Evitar salchichas y hamburguesas. En los pescados, evitar los fritos y rebozados. Dieta equilibrada y ejercicio físico son en definitiva los consejos de los nutricionistas para combatir la obesidad. Y esos parecen ser los objetivos del Ministerio de Sanidad pues no hay que olvidar que también la futura ley de Seguridad Alimentaria, que entrará en vigor a finales de este año o principios de 2011, recomendará a los colegios la puesta en marcha de programas de acondicionamiento físico específicamente dirigidos a niños con problemas de obesidad. Se incluirán actividades como la bicicleta estática, la natación o la gimnasia y actividades multideporte en los recreos, como el escondite o la comba. Recuperar viejos hábitos que se habían olvidado.