Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 20 DE JULIO DE 2010 abc. es madrid MADRID 41 La llama que desalojó el Hotel Ritz BUn pequeño incendio en la cocina acaba con sus 208 clientes a la intemperie durante la pasada madrugada MARÍA BALADO MADRID El susto por el incendio, al minuto B 01.35 horas En la cocina se declara un pequeño incendio que provoca una gran humareda en todo el hotel. Era la una y media de la madrugada. Los huéspedes del Hotel Ritz dormían y los trabajadores estaban a sus quehaceres. La madrugada de ayer transcurría con tranquilidad, como siempre, hasta que el estrépito de las alarmas antiincendios rompió la quietud. Algunos clientes se despertaron asustados por un fuerte olor a quemado; otros soliviantados por los avisos de los trabajadores. Todos se encontraron cara a cara con el humo, que impedía, incluso, ver las luces de emergencia por los pasillos. Hasta que los 208 residentes en el Ritz alcanzaron la calle y pudieron respirar tranquilos. La culpa fue de una sartén con aceite; al menos, ésa es la primera hipótesis, a falta del informe de los peritos. La pequeña llama inicial de la cocina fue absorbida por una campana extractora, que condujo el fuego hasta la azotea del edificio. Pudo ser visto hasta por los trabajadores del Museo del Prado, aunque por poco tiempo, puesto que los operarios del hotel fueron quienes apagaron la llama. Según fuentes de Emergencias Madrid, el trabajo de los Bomberos del Ayuntamiento fue eliminar el humo de la campana extractora y evacuar a los clientes. Que no es poco: cinco horas tardaron en realizar su tarea. El trabajo se llevó a cabo a oscuras, porque el sobrecalentamiento de la campana provocó un cortocircuito entre los cables que la rodeaban. Todo el hotel se quedaba sumido en la penumbra, excepto por la energía suministrada a través de un equipo electrógeno alternativo. Por su parte, los huéspedes tuvie- B 01.40 horas Los trabajadores sofocan el fuego, mientras que los bomberos se encargan del humo. B 2.15 horas Los clientes ya están evacuados. La rápida actuación ha impedido intoxicaciones por humo. B 03.30 horas Los huéspedes permanecen en la calle y en la terraza. El desalojo les ha obligado a salir en pijama. Dos huéspedes del Hotel Ritz esperan su traslado a otro establecimiento mientras los bomberos terminan de extraer el humo. TELEMADRID ron que pasar la noche a la intemperie. A estas alturas de verano incluso se agradece. Pero la situación no era agradable para nadie. En pijamas y algunos descalzos, los clientes se fueron amontonando en la entrada del hotel, hasta que se tuvo la confianza de que lo peor había pasado. Entonces fueron trasladados al jardín, donde se les ofreció lo poco que el hotel podía dar sin luz ni agua corriente: unas sillas, algunos albornoces y unas botellas de agua. No había más. rador, que, a juzgar por los bostezos de todos, era lo que necesitaban. Ya por la mañana, en el hotel se trabajaba a destajo, aunque a oscuras. Las empleadas se afanaban en colocar lámparas conectadas a la red alternativa para poder empezar a limpiar. Las ventanas abiertas de par en par eran testigos de lo ocurrido. El edificio no era el mismo sin el trajín de sus inquilinos. El olor de la goma quemada de los cables seguía impregnado en su decoración de estilo recargado. Gente descalza a la puerta, trabajadores llenando furgonetas con las maletas de los clientes y algún que otro huésped que se acercaba para sacar él mismo sus pertenencias. El establecimiento no reabrirá sus puertas hasta el viernes. B 06.30 horas Se buscan opciones para los huéspedes. Se reubican en otros hoteles de lujo cercanos. B 07.30 horas Los bomberos y la Policía Municipal se marchan. Ahora quedan las labores de limpieza. B 11.30 horas Sólo queda el intenso olor a humo. Los trabajadores recogen las pertenencias de los clientes. Realojo a otros hoteles El hotel realojó a sus 208 clientes en otros establecimientos de lujo cercanos, como el Palace o el Villa Magna. Un trasiego de taxis que recogían a hombres, mujeres, parejas o familias. Por fin podrían tener un sueño repa- Reapertura del hotel El cortocircuito provoca que el Ritz no pueda abrir sus puertas hasta el viernes LOS CLIENTES: LA CARA Y LA CRUZ Desconcierto y desorganización La noche de ayer requería del Ritz una buena programación del plan de evacuación. Alguno de los clientes que se encontraron con el humo explicaron a Ep que hubo un gran desconcierto y desorganización Ramón contaba que nadie le avisó del incidente, se despertó por el fuerte olor a humo y la algarabía de los pasillos. También criticó la falta de organización de los trabajadores: Dieron varias versiones de lo sucedido, lo que denota una cierta desorganización La experiencia de Mary fue parecida. Criticó la falta de personal en ese momento y la cantidad de horas que tuvo que esperar hasta poder conseguir sus pertenencias. Al montarse en el taxi que la llevaría al Palace aseguraba: Espero dormir ahora, ha sido una noche bastante ajetreada Fue una evacuación tranquila En cambio, otros clientes vivieron esta situación con tranquilidad. La acción de los bomberos ayudó a los huéspedes a salir del hotel por las escaleras, que estaban repletas de humo. Así lo contaba uno de los clientes desalojados, que ayer por la mañana acudía al hotel a recoger sus enseres personales. Fue tranquilo, aunque no veíamos las luces de emergencia a causa del humo señaló. Otra clienta contenta con la actuación fue una libanesa, que destacó la pronta reubicación de los clientes en hoteles cercanos. En un perfecto inglés explicaba que los bomberos la sacaron rápidamente, y, en cuanto pudieron, los llevaron al jardín, más cómodos. Estoy acostumbrada a ver cosas peores en el Líbano Así quitó hierro al suceso, que no dejó un mal sabor de boca para ellos.