Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 20 DE JULIO DE 2010 abc. es internacional PASAJES Isla d Arros... el paraíso tropical del escándalo Bettencourt abc. es blogs INTERNACIONAL 27 Reino Unido- EE. UU. Primera visita oficial de Cameron a la Casa Blanca BEl premier trata de reforzar la relación especial y de limar asperezas por el vertido de BP EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN LONDRES AFP Serán tres horas, más que lo que Barack Obama le dedicó a Gordon Brown, pero sin los agasajos que George Bush tributaba a Tony Blair. La visita de hoy de David Cameron a Washington pondrá de manifiesto el deseo del premier británico y del presidente estadounidense de estrechar nuevamente la famosa relación especial entre sus dos países. Pero también será la constatación de que, por buen feeling personal que pueda haber entre ambos, incluso a pesar de la crisis por los vertidos de BP, la consolidación de las potencias emergentes obliga a cuidar múltiples flancos. Esto es lo que indicó Cameron antes de comenzar su viaje. Debemos ser siempre conscientes del hecho de que somos el socio menor en esta relación y que EE. UU. es una potencia tanto del Pacífico como atlántica declaró. La nueva estrategia exterior del Gobierno británico pasa por superar la etapa laborista, impulsada por Blair, en la que el Reino Unido lo fio todo en querer compartir todas las grandes responsabilidades con EE. UU. excediendo incluso sus propias capacidades, y a la vez por intentar buscar otras relaciones especiales con potencias emergentes, singularmente con la India, con la que también hay una vinculación histórica. La escasa atención de Obama hacia la UE como tal, a pesar de las grandes expectativas creadas por su mandato entre las capitales europeas, según las quejas expresadas por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, es similar al interés de Cameron de no circunscribir su política internacional a la coordinación con Bruselas. Londres está buscando socios bilaterales en otras partes del mundo, sobre todo para el provecho económico mutuo, y entiende que Obama quiera hacer lo mismo. ç El vertido de crudo de BP en el Golfo de México, además de la guerra en Afganistán, constituye el principal foco de atención de la visita de Cameron a la Casa Blanca. El premier defenderá la importancia de la petrolera para la economía del Reino Unido y la conveniencia de que la rabia por lo sucedido no lleve a aplicar a la compañía un castigo desmedido. Cameron está presionado por la prensa inglesa para hacerse oír en EE. UU. ante el uso del origen británico de BP para atizar el sentimiento contra la antigua metrópoli colonial. El Ministerio de Exteriores británico ha querido desactivar por anticipado ciertos elementos de polémica advirtiendo que BP no presionó en ningún momento para la liberación hace un año del libio condenado por el atentado de Lockerbie. La entrega a Trípoli de Al- Megrahi, supuestamente enfermo terminal de cáncer pero que sigue con vida, causó una fuerte protesta en EE. UU. de donde eran buena parte de los 270 muertos en el atentado de 1988 contra un avión de Pan- Am sobre los cielos de Escocia. Un castigo desmedido manes de distinta sensibilidad. En la periferia de París, en Drancy, se ha hecho célebre el caso de la mezquita donde oficia un imán contrario al uso del burka, Hassen Chalghoumi, que ha escrito un libro defendiendo el diálogo musulmán con agnósticos, católicos y judíos. El estupor por las posturas del imán desató una ola de violencia en la mezquita de Dranzy, donde las brigadas anti disturbios intervinieron en varias ocasiones para proteger al imán. Chalghoumi se ha visto forzado a renunciar a publicar su libro y alejarse temporalmente de la mezquita de Dranzy, vigilada sistemáticamente por las fuerzas de seguridad. Blair, Brown y Cameron Cameron charlará durante tres horas con Obama, más de lo que le dedicó a Gordon Brown; pero sin los agasajos que Bush tributaba a Blair