Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MARTES, 20 DE JULIO DE 2010 abc. es nacional ABC ANTONIO G. BARBEITO Me siento engañado por el Gobierno de España BLos disidentes cubanos vuelven a exigir que no se modifique la Posición Común MARTÍN BIANCHI MADRID ALGO HUMANO L os políticos son esos seres aparentemente alejados de todo cuanto nos sucede a los mortales de nómina o pensión. Siempre obligados a sonreír, a mostrarse cuasi perfectos en sus declaraciones, y si acaso se enfadan, lo hacen como un actor que ante el público leyera el guión de una obra, incapaces, al parecer, de memorizar siquiera dos insultos y un carraspeo. ¿Cuándo se humanizan, pues? Cuando las circunstancias los dejan entre nosotros, los extras, y los vemos, apenados, en un entierro o en un divorcio. José Bono, para humanizarse por cima de todas sus declaraciones y de su resiembra capilar, ha tenido que anunciar su separación matrimonial. La política es así de canalla, puede más un rompimiento afectivo que diez años de gestión. Siento lo que estará pasando el político castellano- manchego, pero habrá comprobado que hace falta hacerse tropa para que le asome lo mucho que supongo que tiene de humano. A nosotros no nos hace falta que nos fotografíen tristes, llorando, apurados a fin de mes, apenados por un disgusto, tomando un vino en la taberna o en la cola de un juzgado para tramitar un divorcio, porque es nuestro diario. Los políticos, para humanizarse, han de venirse a este lado, ser o parecer como nosotros, y es entonces cuando quizá se hacen pueblo en lo diario, que puede parecer pequeño desde la altura del cargo político, pero que se hace gigantesco cuando les toca asumirlo. Habrá gente del pueblo que cuando les pregunten quién es Bono, quizá no sepan decir que es el presidente del Congreso, pero seguro que dirán: un político que dicen que se separa El pueblo tiene su escala de importancias, y las suyas son las primeras. Y una de ellas es divorciarse. Bono ha tenido que anunciar su divorcio para que se nos haga más humano. Los políticos, en casos así, tendrían que darse cuenta de lo lejos que están del pueblo. El grupo de ex prisioneros de conciencia cubanos que llegó a España la semana pasada ya no oculta sus molestias ante ciertas actitudes contradictorias del Gobierno español. Por un lado, el Ministerio de Exteriores intentó otorgarles la condición de inmigrantes con la excusa de que así podrían regresar a su país, aunque luego el gabinete de Miguel Ángel Moratinos aclaró que no contempló el estatus de refugiados políticos porque eso hubiese impedido a los disidentes expresar críticas al Gobierno cubano durante su destierro en España. Por otro, la firme voluntad del presidente José Luis Rodríguez Zapatero de que la Unión Europea modifique la Posición Común ante el régimen de Fidel Castro es algo que ven sencillamente como una incoherencia. Ayer al mediodía, diez de los once disidentes pidieron a los cancilleres europeos que mantengan la posición que condiciona la relación bilateral con la isla a avances en democracia y Derechos Humanos. Conscientes de la voluntad manifiesta de algunos países europeos de modificar la Posición Común de la UE declaramos nuestro desacuerdo con la aprobación de esta medida, por entender Julio César Gálvez muestra su pasaporte. REUTERS que el gobierno cubano no ha dado pasos que evidencien una clara decisión de avanzar hacia la democratización de nuestro país explica el comunicado oficial. Tras la lectura de la petición, Ricardo González, corresponsal de Reporteros Sin Fronteras confesó que él y sus compañeros están dispuestos a viajar a Bruselas para enseñar a la Eurocámara una visión total de la realidad Es necesario que se mantenga la posición común, no contra el pueblo de Cuba, sino contra el Gobierno de Cuba concluyó. Por su parte, el ex prisionero Julio César Gálvez declaró que se siente engañado por el Gobierno español. Habíamos firmado delante de un funcionario de la Embajada española en La Habana unos compromisos declaró. Según ese documento, el Gobierno se comprometió a ofrecerles orientación social, asesoramiento legal y ayuda económica. El asesoramiento legal es lo primero que hemos dejado de recibir denunció Gálvez, dando a entender que aún siguen sin saber sus derechos y condiciones en el país. Todos ellos temen caer en el desamparo, tal como le sucedió a Alejandro González. Liberado en 2008, llegó a España con la promesa de no ser olvidado por el Ejecutivo. Sin embargo, hoy subsiste gracias a una ayuda de la Comunidad de Madrid que él mismo pidió. Llegan más disidentes Hoy se espera la llegada a Barajas de otros ocho ex presos políticos cubanos, quienes son acompañados por 35 familiares Miedo al olvido Agradecimiento a Aznar Sólo uno de los once disidentes cubanos se negó ayer a firmar la petición que pide a la UE que no modifique la Posición Común con respecto a Cuba. Omar Ruiz Hernández explicó a ABC su posición. Si efectivamente son liberados los 52 presos de conciencia del Grupo de los 75 entonces podría levantarse la posición común de manera temporal para darle al Gobierno cubano un año de plazo a ver si da otros pasos dice y advierte: Los Castro se atrincheran cuando se ven agredidos. En estos siete años en prisión siempre respaldé el embargo americano, pero me parece que debe suavizarse para que el Gobierno no siga victimizándose frente al pueblo Sin embargo, Ruiz reconoce que los cambios drásticos sólo se van a dar cuando Castro desaparezca de la esfera política y de este mundo y tampoco cree que influya mucho el hecho de su liberación en un cambio de posturas dentro de la UE. Aclara: Somos parte del juego para que Cuba consiga que se levante el bloqueo europeo, pero también por eso estamos libres Miembro honorario del Centro PEN, la asociación mundial de escritores, Ruiz siempre ha estado de acuerdo con el bloqueo europeo adoptado en 1996. Yo le agradezco al señor José María Aznar que haya logrado la Posición Común, porque sin esa ella hoy no habría nada que negociar con el régimen castrista confiesa. De hecho, he estado siete años en prisión porque el mundo no presionó a Castro lo suficiente