Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 7 DE JULIO DE 2010 abc. es deportes GALERÍA DE IMÁGENES Los mejores momentos de la semifinal de ayer, entre Uruguay y Holanda, en mundial- futbol. abc. es multimedia DEPORTES 77 Holanda, dos finales y dos derrotas B 07.07.1974 Primera final para los oranje que pese a adelantarse en los primeros minutos con gol de Neskens, sucumbieron a los tantos de Breitner y Müller. Holanda, 1 Alemania, 2 B 25.06.1978 Argentina, 3 Holanda, 1 Arjen Robben celebra el tercer gol de Holanda en la primera semifinal del Mundial. AFP del reino quien decidió asumir los galones de capitán para igualar el encuentro. Al filo del descanso, disparo lejano de Diego Forlán que hace un extraño y sorprende a Stekelenburg. En la banda, Tábarez recibía por fin la contestación de la agencia aeroespacial: Este balón es un desastre Comenzada la segunda parte, Uruguay volvía a su ritmo pausado de tango. El técnico celeste ya había avisado en la previa que contener a Robben resultaría vital para el devenir de la eliminatoria y optó por la mejor fórmula, ahogarle en un marcaje zonal en el que tanto Pereira como Cáceres se repartían la marca. Mientras, Forlán demasiado escorado a la izquierda era una isla sin náufrago, ya que Cavani, un delantero que en cuatro partidos en este Mundial no ha marcado un gol, se mostraba inoperante. En su única ocasión, el charrúa se interna en el área y Van Bronckhorst tiene que recular un mal despeje del arquero holandés. Ésa fue su exigua participación en el partido. Dos minutos después, era Forlán quien probaba a Stekelenburg, en un Tras llegar con empate a uno al final del partido, Kempes y Bertoni marcaron en la prórroga para conquistar el primer título mundial de la albiceleste lanzamiento de falta que el meta tulipán despejaba con apuros. En ese instante murió el partido. Porque en la siguiente jugada, dispara Sneijder, el balón golpea levemente en un defensa charrúa y Van Persie- -en su mejor intervención en este Mundial- -no logra desviar la trayectoria del esférico que se introduce al fondo de las mallas. Dos minutos después, y cuando los holandeses todavía lo estaban celebrando en la grada, el estoque. Centro de Kuyt y fantástico cabezazo de Robben desde el punto de penalti, un arte desconocido para el eléctrico extremo del Bayern. Para la honra, Maximiliano Pereira lograba el gol de la honra para los uruguayos en el último minuto del partido, lo que permitió un final angustioso con premio para los europeos. No había tiempo para más. Treinta y dos años después, Holanda despejaba sus fantasmas a costa de una Uruguay demasiado voluntariosa y se plantaba en su tercera final de un Mundial. Que la nave tulipán llegue a buen puerto, eso ya es otra historia. Entre Sneijder y los gladiadores Wesley Sneijder siempre fue el que mejor vio el fútbol en el Cape Town Stadium de Ciudad del Cabo. No fue fácil entre gladiadores como Gargano y Arévalo, quienes completaron un buen partido en la lucha intensa en la medular. Pero Wesley siempre estuvo más cerca de la lucidez en un duelo entre dos combinados, Uruguay y Holanda, que se dejaron el alma por estar en la final, aunque no ofrecieron el mejor de los partidos. El tulipán, sin firmar tampoco su mejor encuentro, fue de los más destacados. Robben intentó sacar réditos a su velocidad y Van Persie a sus buenas artes dentro del área, pero Sneijder fue quien dio sentido al juego, quien hizo de 10 para los holandeses, porque lo llevaba a la espalda y porque lo demostraba en el campo, y porque además marcó el 1- 2 a veinte para el final que supuso una losa para los uruguayos, rematados por el 1- 3 de Robben. No estuvo desprovista la selección charrúa de un líder. Lógicamente fue Forlán el que ofreció todo lo que tenía para abanderar a Uruguay. Un gol suyo a falta de cinco minutos para el descanso permitió a los de Tabarez entrar en un partido que controló Holanda. Pero esto fue momentáneo. Cavani, otro jugador a seguir de cerca, le echó arrestos. Bien ambos en el ataque sudamericano, si bien se encontraron con una zaga ordenada y contundente. Pero el duelo fue también para gladiadores. A los citados Gargano y Arévalo por Uruguay, fue fundamental para Holanda el equilibrio que siempre dio el veterano Van Bommel.