Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 DEPORTES MIÉRCOLES, 7 DE JULIO DE 2010 abc. es deportes ABC ANÁLISIS FERNANDO R. LAFUENTE EL ARTE DE MAREAR E l juego de la selección es un arte tomado de la tauromaquia; un arte al que han llegado no de manera premeditada y sin pensarlo demasiado. Salió así, algo natural, porque así es el tipo de jugadores que la componen. Unos artistas. Unos jugones que saben como nadie eso de parar, templar y mandar Es el secreto de sus goles. Porque sin la citada máxima taurina el juego se diluye, o se pierde, hasta volver a la desesperada furia española que tan pocos resultados obtuvo en pretéritos mundiales. Lo de ahora es el arte de marear al contrario, una manera de cabrear al que tienes enfrente basada en hacerle correr detrás del balón. Y eso jode y cansa. De las semejanzas taurinas baste señalar que para los de la Roja, tener el balón sería parar buscar al compañero, templar y, claro está, meter los goles, mandar No es tan paradójico que el fútbol español tome como ejemplo al arte taurino, es tan elemental como que la selección alemana, la Mannschaft de los Klose. Ozil, Müller (que para tranquilidad española no jugará) y demás, se inspire en el efecto coral del Tannhaüser de Wagner. Son estilos tan distintos como distantes. Pero frente a los alemanes la clave es la apertura de espacios. De su estilo de juego vale decir lo mismo que declaró Shostakóvich de Puccini: Escribió óperas maravillosas, excepto la música La selección alemana, tan veloz que en dos o tres toques se te planta en el área contraria, da muchas facilidades en su defensa. La profundidad de Cesc, con sus pases y llegadas, y el arabesco regate de Iniesta serán decisivos. La eternidad no existe, ni siquiera en el fútbol, que suele citarse como algo semejante a la vida, pero nadie lo crea, el fútbol es más complicado. Vicente del Bosque observa la evolución de sus jugadores en el entrenamiento de ayer en Durban. EPA España se encomienda a Villa B El asturiano es el jugador más en forma y quiere sacarse la espina de la Eurocopa J. ÁVILA DURBAN VICENTE DEL BOSQUE Esperanza Esperamos que el de mañana no sea el partido más importante y que haya otro Responsabilidad No nos gustaría pasar a la historia como artífices de las semifinales y culpables de no llegar a la final Alemania Han mejorado, han conservado los valores propios del fútbol alemán y han unido jugadores de mucha calidad Fernando Torres Está acostumbrado a jugar permanentemente partidos al máximo nivel no pueda marcharse a la playa porque todavía tendrá que disputar el tercer y cuarto puesto y miel en los labios porque se asoma a la final con el derecho de disputarla. Dos generaciones miden sus aspiraciones. Muchos galones en España, con campeones España regresa al escenario del crimen. Al punto de inicio del Mundial. A la playa del índico. Busca el alivio. La final ante Alemania. Suiza ya queda lejos, la herida se ha cerrado. La calma tensa tras el resbalón se ha convertido en una marea de ilusión. La selección ha hecho historia al colarse en las semifinales, pero no se quiere detener ahí. Aspira a lo máximo, a la consagración de una generación. Dos pasos al frente hay de distancia. Dos viejos amigos se reencuentran. El Durban Stadium no tiene el glamour del antiguo Prater, territorio español desde la final de la Eurocopa. El escenario del partido es una joya modernista, bonita, elegante, ciclópea, moderna. Ahí, con algo de frío y quizás agua, España y Alemania buscarán el otro billete para la final. Una cita atractiva. Dos selecciones amantes del juego bonito que quieren la pelota y especulan poco. Del Bosque y Löw bucean en el tablero para encontrar la mejor solución, que pasa por mantener la identidad. Es la noche de los contrastes. Mal sabor de boca para la selección que de Europa de clubes y de selección por todos lados, por la virginidad en la mayoría de los germanos. La estadística está del lado de los alemanes. España ha perdido pegada porque ha desperdiciado como los ricos. Ahora, un golpe es casi definitivo, como se demostró en la mayoría de los cruces. Alemania, sin embargo, ha caminado más suelta. Es la máxima goleadora, detalle que no garantiza mucho cuando delante están Casillas, Puyol, Piqué y compañía mientras Muller se comerá las uñas desde la grada porque está sancionado. Sobre el montón de estrellas pulula David Villa. El jugador más en forma de la selección, que acumula cinco goles, y la principal amenaza para la defensa alemana. Tiene una antigua cuenta pendiente: no pudo disputar la final del Europeo por una lesión y afronta este choque con un plus de energía. Tiene el partido entre ceja y ceja y está en estado de gracia. Todo está listo, Vicente del Bosque también. No dio pistas sobre el once y parece que Torres aparecerá en el once. También Cesc se vestirá, pese al golpe fortuito que sufrió en el penúltimo entrenamiento. El seleccionador se mostró enchufado con el partido. Soltó dos letanías y se marchó con una sonrisa de dentífrico. Estamos ante un partido importanteycreemosqueelmásimportante está por llegar... No nos gustaría quedarcomo losartífices de haberllegadoalasemifinalytampococomolosculpables de no haber llegado a la final