Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 CULTURA MIÉRCOLES, 7 DE JULIO DE 2010 abc. es cultura ABC El Estado español adquirió 22 obras que fueron expoliadas en Italia BForman parte de la colección Várez Fisa, comprada en 1999 para el Museo Arqueológico Nacional por 12 millones de euros ¡E VERÓNICA BECERRIL CORRESPONSAL EN ROMA Fotos de las piezas del Arqueológico junto a las imágenes del expolio, publicadas por Il Giornale dell Arte La valoración la hizo el Arqueológico y era sensata J. G. CALERO MADRID Quienes participaron en la operación de compra de la colección Várez Fisa la defienden y recuerdan una gestión muy tranquila y exitosa Los expedientes de adquisición acreditaban la propiedad de manera legítima y buena parte de la colección había participado en exposiciones afirma una fuente del Ministerio de Cultura que pide mantener el anonimato. Sobre la valoración de la colección sí se produjeron pequeños desacuerdos en algunas piezas concretas, ya que se argumentaba que si salían a subasta alcanzarían un precio más elevado, pero ¿quién lo sabe si no se subasta? El caso es que se valoró mucho que la colección permaneciese unida y que el precio fuera por el conjunto añade la misma fuente. Hubo al menos tres visitas a la casa del coleccionista para valorar las piezas. Fue una negociación larga, minuciosa, y en la valoración participó el personal del Museo Arqueológico Nacional, de los departamentos Ibérico y de Clásico. A todas luces fue una valoración sensata, unos 2.000 millones de pesetas, 12 millones de euros al cambio ¿Caro? No, sencillamente era un buen momento porque había bastante presupuesto para adquisiciones, y en este caso no intervino el dinero del 1 por ciento cultural, aunque es posible que el pago fuera en varios plazos No se recuerda problema alguno con los expedientes y, según asegura la fuente, hablamos de un coleccionista que no sólo tiene gran prestigio, sino que además abre sus puertas para el estudio de las piezas y las presta siempre que se le solicitan. De hecho, si en Italia se ha podido cerrar esta investigación es porque se publicó un catálogo de la colección a su llegada al Arqueológico Varios arqueólogos españoles consultados ayer por ABC valoraron con preocupación la noticia, puesto que primero obliga a devolver las piezas y además pone en cuestión todos los filtros. s una trampa! Con este llamativo titular, la publicación italiana Il Giornale dell Arte mensual especializado perteneciente al grupo editorial Allemandi de Turín, asegura hoy en su número de julio que el Museo Arqueológico Nacional de Madrid posee al menos 22 piezas que pertenecen legítimamente a Italia, ya que fueron vendidas en el mercado negro del arte La exclusiva, firmada por el periodista Fabio Isman, analiza el caso español sacando a la luz que los museos europeos empiezan a descubrir que algunas de sus obras no cumplen todos los requisitos de legalidad, sobre todo las adquiridas en las casas de subastas más famosas del mundo, como Sotheby s o Christie s. El escándalo del museo español salió a la luz gracias a dos arqueólogos italianos, Daniela Rizzo y Maurizio Pellegrini. En 2003, dando un vistazo al catálogo de 500 páginas de la recién presentada colección de más de 180 piezas reunidas por José Luis Varez- Fisa, se dieron cuenta de que algunas de esas obras las habían visto antes. Los dos arqueólogos, que trabajan en el Museo Etrusco de Roma, ataron cabos y llegaron a la conclusión que se trataba de las imágenes vistas durante su colaboración con la justicia en el caso del mercader de arte Giacomo Medici. Este hombre, conocido por abastecer piezas raras a las casas de subastas, fue arrestado en 1995 en Ginebra, donde la policía descubrió más de 240 metros cuadrados de almacén de obras no catalogadas extraídas sin permiso de numerosas excavaciones de todo el mundo. El nombre de Varez Fisa no aparecía entre los clientes de Medici, quien utilizaba los mecanismos del mercado negro de la arqueología para introducir sus obras, como pujar él mismo por sus piezas a través de amigos y de este modo dar credibilidad al objeto. Así, poco a poco, el mercader llegó a vender obras a museos de todo el mundo. ¿Es justo y moral que un museo exponga antigüedades saqueadas recientemente? ¿Qué cultura exponen estos museos? se pregunta el autor