Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MIÉRCOLES, 7 DE JULIO DE 2010 abc. es nacional ABC D Jaime Mayor Oreja No puede liderar Europa hacia una solución cuando usted se ha convertido en parte del problema D Martin Schulz Ha habido éxitos importantes gracias a los ministros Moratinos y Rubalcaba D Alexander Lamsdorff No debió abrir un capítulo negociador con Turquía después de las últimas decisiones de Erdogán D Timothi Kirkhope Ha criticado a Ashton por no ir a reuniones, como si usted fuera capaz de organizarlas Zapatero suspende en la Eurocámara el examen de su presidencia BDiscurso anodino del presidente del Gobierno, que volvió a quedarse casi solo en el hemiciclo ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN ESTRASBURGO Después de una presidencia prácticamente invisible, era lógico que el debate parlamentario sobre su balance de resultados fuese hueco. En un hemiciclo prácticamente vacío, en el que no había más que diputados españoles y el numeroso séquito de La Moncloa (unas 30 personas, incluyendo algunos diplomáticos de la próxima presidencia belga) el presidente del Gobierno despidió el semestre español con un discurso tan anodino que lo único que dejó algo de interés fueron las referencias al fútbol que hi- cieron los portavoces socialista y liberal, ambos alemanes. Este último, el conde Alexander Lambsdorff, hizo tal vez la descripción más redonda de la presidencia semestral española al definirla como Torres en el Mundial: se tenían muchas expectativas, pero no se cumplen y decepcionan Naturalmente, el liberal está esperando que tampoco se cumplan en el partido contra Alemania, como dijo su compatriota el socialista Martin Shultz quien anticipó que después del partido la canciller Merkel y yo estaremos contentos sin clemencia por la victoria que esperan conquiste Alemania. Pero por lo que se vio ayer, Shultz fue el único de los oradores que tuvo clemencia y que alabó sin reservas a la presidencia española, frente a las críticas generalizadas de todos los demás partidos, sobre todo los representantes españoles, incluyendo todas las minorías. Todo el trabajo de la puesta en marcha del plan de salvación de la economía griega o de la creación del fondo europeo de protección del Euro ha sido atribuido a la gestión apresurada de la crisis, en ningún caso a la intervención planificada o expresamente deseada por la presidencia. Cuando Zapatero hablaba de la importancia del Pacto de Estabilidad, los pocos diputados presentes le escuchaban con perplejidad. Entre Torres y Zimbabue Las críticas a Rodríguez Zapatero estuvieron en el abanico que va de la elegante comparación del eurodiputado liberal alemán Alexander Lamsdorff sobre la actuación de Fernando Torres a la intervención zafia y excesiva de una eurodiputada de las filas de los euroescépticos británicos, pero de origen argentino y pasaporte español, llamada Marta Andreasen, que indignó al presidente del Ejecutivo al comparar a España con Zimbabue por los problemas que sufren ciudadanos ingleses que han adquirido inmuebles en la costa y resultan expropiados. No lo puedo admitir bajo ningún concepto. Es inasumible. No lo acepto. Lo rechazo drásticamente replicó Zapatero muy molesto, además de defender la ley de costas y recordar que la propia Eurocámara exige a España la protección de esas costas. Zapatero dijo que la presidencia había cumplido lealmente con las nuevas instituciones del Tratado de Lisboa y arregló su cuenta de resultados con mucha retórica, aunque sin eludir fracasos como la cumbre con Estados Unidos que estaba en la agenda o la cumbre del Mediterráneo aplazada hasta que llegue un momento en el que pueda ser útil para la paz en Oriente Próximo También se resignó a no apuntar más que como un impulso lo que ha sucedido con la orden de protección de víctimas de la violencia de género, teniendo en cuenta la peripecia del Consejo de ministros de Justicia en el que la presidencia española forzó una más que dudosa aprobación. A pesar de la energía que ha puesto la presidencia en el intento de acabar con la posición común sobre Cuba, Zapatero no se refirió en ningún momento a ello ni en el apartado de los objetivos ni en el de los resultados y el único español que mencionó el tema fue el eurodiputado de UPYD, Francisco Sosa Wagner, para alegrarse de que no lo haya logrado Los conservadores británicos le reprocharon también sus intentos de acercarse a la dictadura cubana y resumieron la política exterior del semestre como una continua crítica a la Sosa le suspende por Cuba