Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN POSTALES MIÉRCOLES, 7 DE JULIO DE 2010 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL CARTAS AL DIRECTOR Contra el aborto Este pasado fin de semana estuve junto al Tribunal Constitucional apoyando a las organizaciones convocantes para pedir a los miembros del Tribunal que apliquen la ley. Ya sé que es una ingenuidad; ya sé que cada miembro del Tribunal, además de consultar los artículos de la Constitución que apliquen al caso, oirán, como quien no quiere la cosa, las recomendaciones de su amo incluso sé que algunos, en caso de discrepancia, prestarán más atención a estas últimas. No me extraña, sólo me repugna. ¿Qué es un aborto? Un aborto es una acción en la que intervienen tres: la madre, el hijo y el cirujano, o lo que sea. La madre que toma la decisión, normalmente muy condicionada; el hijo, que sólo habla desde su silencio, y el cirujano- -o lo que sea- -que decide cumplir lo que la madre decide. La madre se mueve normalmente por angustia vital, el hijo no se mueve más que cuando le enchufan la trituradora o la aspiradora y el cirujano- -o lo que sea- -se mueve por dinero. No quiero referirme a las madres que se mueven por inconsciencia, por frivolidad. Al otro actor han conseguido, con harta satisfacción por su parte, dejarlo al margen: el padre. Lo que la ley recoja o no recoja respecto de la responsabilidad legal de la madre o la responsabilidad legal del cirujano- -o lo que sea- -no cambia ni un ápice la realidad de lo que es un aborto. La responsabilidad real, incluso la del padre, ni se contempla. ¡Enhorabuena mis queridas abortistas! No sé si es un derecho lo que habéis conquistado, pero estoy seguro que el resultado es un desecho. LUIS BENEDICTO MADRID Un daño irreparable Finalmente, y sin que se tambalearan sus conciencias, el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha aprobado la ley del aborto, una ley injusta que atenta contra el derecho a la vida. La ministra Bibiana Aído se ha salido con la suya lanzando un sistema abortivo que daña a la sociedad española con efectos irremediables. No viene sola esta vergonzosa acción del Gobierno, sino acompañada de innumerables matices en materia de educación para jóvenes, que van a provocar un aborto libre y una completa frivolización en materia de sexualidad y de valores para los adolescentes. Gracias a Bibiana Aído, muchos padres nunca sabrán que sus hijas de dieciséis años podrían haberlos hecho abuelos; muchas jóvenes, gracias a quien no sabe qué es un ser vivo o qué es un ser humano, tomarán una decisión delicada, y solas, como si en la clandestinidad estuvieran, que les marcará la vida para siempre. El Gobierno ha abierto con temeridad las puertas del aborto libre en España y eso es un gravísimo error para la sociedad. Al señor Zapatero se le llena la boca con promesas de mejoras sociales, pero junto a su ministra abortista se olvida de que no hay mejor política social que la de dejar nacer a las personas. IGNACIO SORIA ALDAVERO PRESIDENTE DE NUEVAS GENERACIONES DEL PP DE SORIA EL ESTATUTO DE LA DISCORDIA Desde que adoptamos el Estado de las Autonomías, estas no han hecho más que dilatarse a expensas de aquel E SE estatuto que iba a cerrar la brecha entre Cataluña y España, según Zapatero, no ha hecho más que agrandarla. En el Principado tocan a zafarrancho de combate. El que no clama por la dignidad catalana herida convoca manifestaciones contra la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatut. ¿Por qué están tan cabreados los nacionalistas catalanes, incluidos los que han nacido en Córdoba, contra una sentencia que se ha limitado a podar lo más groseramente anticonstitucional del texto, dejando todo lo demás? Pues porque los nacionalistas nunca se contentarán con parte de lo que buscan, por grande que sea. Lo quieren todo, causa de que cualquier pacto con ellos será siempre transitorio y, por tanto, improductivo. Quieren una nación con plenas prerrogativas, y cada paso que den irá en esa dirección. Creer otra cosa son ganas de engañar o engañarse. Hay que advertir, sin embargo, que tras esa algarada hay un hecho nuevo e importante: la sentencia del Constitucional significa el primer intento de frenar el expansionismo nacionalista a costa de la nación española. Desde que adoptamos el Estado de las Autonomías, éstas no han hecho otra cosa que dilatarse a expensas de aquél. Con los catalanes pidiendo siempre un poco más que los demás, y los demás pidiendo tanto como los catalanes. Una carrera suicida que llevaba al vaciamiento del Estado. El nuevo estatut daba el salto cuántico, al reclamar para Cataluña competencias propias en materia económica, legislativa y judicial, es decir, pasaba de la autonomía a la soberanía. Algo que ningún Tribunal Constitucional que se preciara de su nombre podía admitir, así que ha expurgado del texto estatutario de aquello que lo convertía en una constitución de facto. Era lo mínimo que podía hacer si no quería convertirse en el primer saboteador de la carta magna que está encargado de defender. Provocando con ello la indignación nacionalista catalana. Creían tener una quasi constitución, y se han encontrado con que siguen teniendo un estatuto como todos los demás. Pero eso no es lo peor, eso era incluso previsible. Lo peor es que Zapatero, tras haber dicho que la sentencia cerraba el desarrollo estatutario, al ver alzarse la algarada nacionalista, vuelve a las andadas, desanda sus pasos e insinúa que lo que ha hecho el Tribunal Constitucional puede deshacerse con leyes y decretos que den a los catalanes lo que querían. Me dirán que no puede ser que una traición tan burda a cargo de un presidente de gobierno no cabe en un Estado de Derecho en la Europa de 2010. Pero es que no conocen a José Luis Rodríguez Zapatero. faltará algo de esto en el Congreso de los Diputados? JOSÉ MANUEL CARRIÓN ARIAS MADRID La deuda de sangre La larga historia de sangre escrita por ETA ha labrado durante más de cuarenta años lazos cada vez más fuertes entre el País Vasco y el resto de España. ETA nos debe la sangre de más de mil ciudadanos, con la que han regado el suelo español, que incluye el País Vasco por derecho propio. Su camino errado de violencia criminal no sólo ha conducido al dolor impagable de las víctimas, sino al sentimiento de que el País Vasco es más nuestro que nunca. La ingenua buena fe empleada durante largos e infructuosos años con el nacionalismo radical vasco para atraer a ETA a la concordia sólo sirvió para fortalecer y ampliar su organización. Mordió la mano de paz tendida, y, escarmentados, se ha procedido al desmantelamiento de la organización criminal en todos los frentes. Por eso no se dejará ni un resquicio legal o político para que levanten cabeza. Es un principio básico que nadie tiene derecho, en nombre de ideología alguna, a violentar la voluntad, y menos la vida, del vecino. Así, la Justicia no condena a los miembros de la organización por su ideología nacionalista, sino por sus ataques a la vida humana. Que terminen ya. MAXIMILIANO LASÉN PAZ MADRID La institución matrimonial El pasado 5 de julio, en Madrid, hubo una manifestación de gays. No sé por qué recurren a la expresión orgullo gay cuando nadie- -en el fondo- -se siente orgulloso de su tendencia sexual. Lo de que se manifiesten los homosexuales para que les reconozcamos sus derechos yo diría que sobra a estas alturas, porque la gente no aborrece a nadie por su tendencia sexual, ni creo que piense que son inferiores. Otra cosa es la institución matrimonial, secular y santa, universalmente reconocida, que debe mantenerse, reconocerse y protegerse por el Estado por sus positivas consecuencias sociales. El matrimonio es garantía de valores esenciales, como la vida y la familia, aunque haya gente de ideología masónica contraria a los vínculos familiares y a la vida. La estupidez de algunos hace repetir lo obvio: el matrimonio es la unión estable del hombre y la mujer, que hace posible la perpetuidad de la especie, la ayuda mutua y el amor. Sí, lo sé: ha habido matrimonios equivocados, pero esos errores humanos no quitan su importancia a la institución matrimonial, como no la quitan, a la medicina, el que haya médicos ineptos. MARIA VICTORIA CAMINO MADRID El ejemplo de la selección Los Xabi, Iker, Iniesta, etcétera. son un verdadero equipo, aunados bajo un mismo proyecto, buscando un bien común que va más allá de las rivalidades personales: introducir el balón en la portería contraria y evitar que se lo cuelen a ellos. Realizando bien su trabajo- -incluso con arte, cuando los dejan- -son capaces de unir a la gente y de ilusionarla. Nadie se siente ajeno a la Roja. Trabajo, proyecto, bien común. ¿No Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director a: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.