Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 7 DE JULIO DE 2010 abc. es opinion OPINIÓN 15 EL RECUADRO ANTONIO BURGOS DEL PÓNTELO AL QUÍTATELO Todo puede esperarse en una nación donde el problema de la vida se encomienda a una becaria del Gobierno Y O la llamaría la costra del No Passsa Nada. En esta España donde hoy hay un disparatón más que ayer, pero dos menos que mañana, se nos va creando una costra, una costra, una costra, como el caparazón de los cangrejos moros, que hace que nos resbalen las mayores barbaridades que hacen o dicen. ¿Quiénes? ¿Pues quién va a ser? Estos señores del Gobierno. Por la referida costra no he visto que nadie se haya escandalizado con la última barbaridad de ZP. No, no es referente a la crisis, lo que ha dicho Rajoy, que por una vez ha tenido gracia: El principal problema de la economía española es el presidente del Gobierno Óle. La barbaridad a la que referirme quiero es sobre el aborto. Todo puede esperarse en una nación donde el problema de la vida se encomienda a una becaria del Gobierno como Bibiana Aído. Por eso quizá nadie se ha sorprendido de la última burrada de ZP. Ha calificado la Barra Libre del Aborto como una ley de prevención, de seguridad y europea Hombre, si te parece va a ser africana... Y por si no quedaba claro lo de prevención lo ha explicado: De prevención, porque está destinada a evitar los embarazos no deseados Y se ha quedado vaheando después de decir esto, y a todo el mundo, que es lo que verdaderamente me escandaliza, le ha parecido normal. Estos señores consideran, pues, la aberración antinatural del aborto como un método anticonceptivo. El más seguro y europeo. El Aborto es El Preventivo, como llamaban antiguamente a los preservativos. La única tienda de condones que había en la Sevilla de la dictadura, establecida desde 1932 en la calle Rivero, muy cerca de Sierpes, se llamaba así: La Preventiva. Se anunciaba en los urinarios de las tabernas con unas placas ovaladas de metal esmaltado que ponían: La Preventiva. Preventivos de enfermedad ZP de hecho ha colocado esas placas esmaltadas por todos los institutos, por todas las universidades, por todas las discotecas, por todos los bares de copas: Ley del Aborto, Prevención de Embarazos No Deseados Y nada, todo el mundo tan conforme. Eso es lo europeo. Utilizar el aborto como el método más eficaz contra los embarazos. ¡Toma, y si matan a las embarazadas tampoco dan a luz! Hablan de las muchachas en flor como mi veterinaria Eva de los gatos, igual. Eva nos ha convencido de que hay que capar a los gatos, porque así no entran en celo, no se miccionan por toda la casa dejando el penetrante olor marcando su territorio y no se tiran desde la terraza si ven en la calle a una gata vistosona y hermosota que los requiebre de amores. Para Eva la vete de mis gatos, como para ZP el aborto, la castración es el mejor método para prevenir los embarazos no deseados de las gatas gatusonas y mimosonas. Que no se entere ZP, porque en una segunda etapa de su ley de prevención, de seguridad y europea es capaz de establecer la castración obligatoria de varones como el más eficaz método para evitar embarazos no deseados. Me extraña que aquella España que se indignó con el Póntelo, pónselo de la pelorrata Matilde Fernández guarde ahora un silencio de muerte, y nunca mejor dicho lo de muerte. En vez del Póntelo ahora es el Quítatelo Terrible eufemismo, peor que interrupción voluntaria del embarazo Los que ejercen esta forma de pena de muerte, al aborto lo nombran así: Quitarse el niño UNA RAYA EN EL AGUA IGNACIO CAMACHO LAS ALDEAS DE ASTÉRIX Esto va a acabar mal porque no hay país viable que pueda tomarse su propia gobernanza a cachondeo T MÁXIMO ENÍA que ocurrir y ya ha ocurrido. Lo único que faltaba en nuestro desbarajuste territorial era que después de haberse autoasignado competencias como el que se sirve el desayuno en el buffet de un hotel, las autonomías decidiesen cumplir las leyes a la carta según el criterio de sus virreyes de turno. Ésta del aborto no me gusta porque soy católico, ésta otra del idioma porque soy catalán y aquélla de los planes de estudio porque en mis islas no hay ríos. Se han apropiado de las aguas y de los parques llamados ¡nacionales! han creado poderes judiciales y agencias tributarias de la señorita Pepis, han vestido a los guardias de uniformes folklóricos y hasta hay una región que ha puesto en su Estatuto una cláusula de culo veo, culo quiero para atribuirse las funciones que el Estado les permita a las demás. Ahora ya simplemente se arrogan la potestad de tachar las leyes que no les convengan como señores de horca y cuchillo, pura extraterritorialidad de facto a la medida del horizonte del campanario. Váyase usted a abortar fuera de Murcia o a aprender español fuera de Cataluña que esto es como la aldea de Asterix y no nos gustan los romanos. Poco puede asombrar sin embargo este caos cuando el primero que lo promueve es el presidente del Gobierno, que lleva seis años dedicado a la sorprendente tarea de achicar su propio ámbito de acción. Si el encargado de gobernar para todos los españoles le promete a Cataluña encontrar el modo de hacer lo que el Tribunal Constitucional ha prohibido que se haga- -por ejemplo, constituir un consejo de justicia soberano- -mal se va a sorprender de que el presidente murciano considere que en sus dominios no rige la flamante ley zapaterista del aborto. Donde las dan las toman; el problema es que las den, y el Gobierno se ha puesto a repartir prebendas como quien reparte chocolatinas: para ti los ríos, para ti las costas, para ése los aeropuertos y para aquél los museos. Lo que no se entiende es para qué quiere Zapatero tantos ministerios si la última función que le quedaba a la mayoría de ellos, que era la iniciativa de legislar para toda la nación, ha tropezado con los aranceles autonómicos levantados por los reinos de taifas. El Estado de las autonomías, construido a trancas y barrancas con un cierto sentido de equilibrio igualitario, ha quedado convertido en un descalzaperros particularista en el que los funcionarios cobran sueldos diferentes, los estudiantes aprenden conocimientos distintos y los ciudadanos en general pagan impuestos disímiles y no poseen los mismos derechos. Ahora tampoco tienen por qué obedecer según qué leyes. No hay que ser un jacobino recalcitrante para darse cuenta de que esto va a acabar mal porque no hay país viable que pueda tomarse su propia gobernanza a cachondeo.