Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA JUEVES 13 s 5 s 2010 ABC EL MAYOR RECORTE SOCIAL DE LA DEMOCRACIA s La oposición Las propuestas de Rajoy Suprimir el cargo de Manuel Chaves Rajoy se mostró dispuesto a hablar pero puso sus condiciones. La primera de todas ellas fue la supresión inmediata de la vicepresidencia tercera, que ocupa Manuel Chaves, y de los ministerios de Igualdad y Vivienda. Integración de ministerios El presidente del PP puso como segunda condición la integración de los ministerios de Educación y Cultura y la de los ministerios de Trabajo y Sanidad. El conjunto de la oposición apoya la supresión de ministerios. Recorte de subvenciones El jefe de la oposición exigió al presidente del Gobierno durante el debate en Pleno una revisión de todas las partidas de las subvenciones y la eliminación de aquellas que no estén debidamente justificadas. Ajuste para partidos y sindicatos Rajoy dejó de piedra al presidente Zapatero cuando pidió una reducción de las subvenciones a organizaciones empresariales, sindicales y políticas, y lo puso como condición para hablar de la congelación de pensiones. Duplicidad de administraciones Rajoy pidió a Zapatero un plan completo de reestructuración del gasto público que evite duplicidades entre las administraciones, una revisión de programas de la Administración General y reformas estructurales. Rajoy advierte que no dará un cheque en blanco y pone tareas a Zapatero Exige suprimir la vicepresidencia tercera y los ministerios de Igualdad y Vivienda MADRID. Tras escuchar el nuevo programa del Gobierno socialista, sometido por sí mismo a una moción de censura que ha puesto patas arriba su ideario, sus principios y sus promesas, Mariano Rajoy reprochó al presidente Zapatero su incompetencia para hacer frente a la crisis económica, que ha llevado a la Unión Europa a imponer una directrices que no son españolas Me ofrecí para hacer una solución española y no hizo caso. Ahora trabaja al dictado de otro, gobierna tutelado, bajo vigilancia y bajo protectorado le espetó en el Pleno. Rajoy, que tenía todo a favor para atacar a Zapatero y reprocharle toda una gestión que ha acabado con el mayor recorte social de la democracia presumió de actuar con responsabilidad y se mostró dispuesto a hablar cuanto antes con el presidente del Gobierno, pero le puso sus propias tareas inexcusables. Primero, pidió la supresión inmediata de la vicepresidencia tercera del Gobierno y de los ministerios de Igualdad y de Vivienda; segundo, exigió la integración de los ministerios de Educación y Cultura; tercero, la integración de los ministerios de Trabajo y Sanidad; cuarto, la revisión de todas las partidas de subvenciones; quinto, eliminaM. CALLEJA ción de todas aquellas que no estén debidamente justificadas; sexto, reducción de las demás, por ejemplo, las que corresponden a organizaciones empresariales, sindicales y políticas; y no se olvidó de las reformas estructurales que el PP, y el resto de la oposición, está demandando desde hace muchos meses. La supresión de ministerios fue, más que una demanda, un clamor de todos los grupos de la oposición. En un momento del debate, Zapatero llegó a decir que veía razonable que Rajoy pidiera la supresión de la vicepresidenta tercera, pero le reprochó que pidiera el recorte de las subvenciones sindicales y de los partidos, porque ataca a un pilar de la democracia. ¡No le vamos a dar un cheque en blanco, de ninguna de las maneras! Por sus antecedentes, improvisaciones y falta de credibilidad advirtió Rajoy. Subrayó que el PP no apoyará la congelación de las pensiones mientras no se modifiquen los gastos que hace la Administración, incluidos los de partidos, sindicatos y organizaciones empresariales. Estamos dispuestos a hablar de un recorte justo y equitativo y que afecte a todos, pero no de esto. España sigue necesitando un plan completo donde se recojan reformas como la laboral. Va usted por muy mal camino le avisó. Mariano Rajoy, ayer, durante su intervención en el Congreso JAIME GARCÍA Va a tener que comerse miles de frases que pronunció Toda la oposición vapulea desde la tribuna al jefe del Ejecutivo MADRID. Del va a tener que comerse de un bocado miles de frases que ha pronunciado de Josu Erkoreka (PNV) hasta el nuevo Zapatero de Joan Herrera (IU) pasando por la gran rectificación que denunció Josep Antoni Durán i Lleida (CiU) todos los grupos minoritarios censuG. SANZ raron ayer el giro de 180 grados por parte de un presidente del Gobierno que se ha puesto al frente de la manifestación (otra vez Erkoreka) para recortar el gasto público. Dentro de la habitual buena relación que mantienen CiU y el PNV con el PSOE, y que, probablemente, haga que voten a favor de las medi- das cuando se vote la convalidación del decreto en el Congreso, el tono de sus portavoces fue inusualmente duro. Hasta el otrora socio Ridao (ERC) estuvo implacable: La promesas no cumplidas- -nosotros conocemos el paño- -es lo que realmente lastra la credibilidad de este gobierno y no lo que pueda decir la opo-