Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 8 s 3 s 2010 ABC Hay gente que vive del cuento de estar sentado en su escaño un año y otro año... Antonio Mingote s Maestro de dibujantes, debuta en el microrrelato con El caer de la breva Setenta y cinco relatos en 200 palabras cada uno. El sentido de la vida es un puro cuento: mordaz, surrealista, irónico, rimado... El genio tambalea la higuera y cae el fruto breval. Una delicia POR ANTONIO ASTORGA FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. -Acérqueme un poco más la grabadora. ¿Por qué, maestro? -Es que antes tenía una voz de barítono... y ahora tengo una voz de ¡gilipollas! ¡Ande! Agita el microrrelato en El caer de la breva (Planeta) y ¿qué cae de la higuera? -Yo ya había hecho alguna aproximación en un libro sobre chistes y relatos, pero lo que me empujó fue una obra preciosa de José María Merino, compañero académico. -Lo breve, si Mingote, dos, tres, cuatro y mil veces bueno. -Lo recalco: no hay libro tan bueno que no le sobre algo. -Cervantes decía que no hay libro tan malo que tenga algo bueno y señalaba el Quijote. ¡Coño! yo no tengo tantas ideas como para no poder repetirme, y lo digo sin querer equipararme a don Miguel, ¡Dios me libre! ¿Hoy se escriben demasiados ladrillos? -Se escribe mucho. Pero en el microrrelato la concentración y la síntesis me parecen retos dignos de ser asumidos, y eso es lo que he intentado. ¿Cuándo esculpe sus relatos? -El verano pasado. Empecé a hacerlos sin voluntad de que fuera un libro, ni nada, sino para enviárselos a los amigos por internet. ¡Un relato y un dibujito rápido! Al final escribí un montón, y el culpable mayor de que se haya hecho el libro ha sido Alfonso Ussía. -Ironía, parodia, amor, filosofía y pensamiento. Un repóquer de la vida, que es puro cuento. -No puedo definir mi libro. ¡Hágalo usted! Detesto las definiciones porque cuando defines algo lo estás mutilando. -Pero en 200 palabras nos acribilla a emociones. Sublime. Antonio Mingote, el pasado viernes en su estudio, sosteniendo su primer libro de microcuentos: El caer de la breva -Yo me imagino que llevar cincuenta y no sé cuántos años haciendo chistes, concentrando las cosas en una frase, de algo me ha servido. Vamos, alguna práctica tengo que tener en la concisión, el resumen y la concentración. Por eso me gusta este género. -En uno de sus microcuentos, una afasia implacabale deja mudo a un orador, y el cantamañana se aisla en un convento... Y Dios, que era el único que podía oír sus oraciones, está harto de ese tío y hace el milagro de darle la voz para que no le dé más la paliza. -Desmiente la calumnia de que Atila no dejara crecer la hierba. -Inventada por algún godo resentido. Por donde pasaba el caballo de Atila crecía la hierba y mejor que antes, pues el equino no se privaba de vaciar su vientre en ella. -Desnuda también a Séneca. -Era un hijoputa, corrupto, adulador... ¡por Dios! Y filósofo, pero no es incompatible. ¿Su ojito derecho? -Mire, éste: carta de MariPetra desde Madrid a su amiga Clotilde en Valdeperales. El día 2 de mayo, fecha gloriosa, fíjese lo que hizo la tía: le pegó unas purgaciones a un franchute llamado Pol. Je, je. -Le dedica otro al Belén. ¿Qué pasó con el oro, el incienso y la mirra que dejaron los Reyes Magos al Niño? ¿Qué hizo San José con ese tesoro? ¿Pagó el alquiler del pesebre? Me parece muy lógico que San José le diera todo su dinero al que le daba cosas de comer y de beber, que buena falta les hacía a los pobres. -Cuenta usted que el pastor invirtió el oro y la mujer abrió un tenderete en el templo (uno de los tenderetes que 30 años después arruinaría a Jesús violentamente) y prosperaron. Llegaron a ser ricos y se olvidaron de los pobres. Cuento plenamente actual. ¡Calle, que me destripa! A ver si éste tiene éxito porque mis libros no lo tienen en general. -Mi éxito editorial, que tengo uno, es el libro del mus, que lleva más de treinta años. Mi gloria literaria se basa en el reglamento del mus, figúrese qué barbaridad. -Arte y Maestría son sus iniciales, en el principio del verbo. -Por el momento yo no existo como microrrelatador. ¡Cómo! -Sí, acabo de leer un reportaje sobre tipos que cultivan el microrrelato y no existo. ¡Pero si no me ha dado tiempo! Comprenderá que eso me trae al pairo, a estas alturas del partido. ¿Sus cuentistas de cabecera? -Ramón, el padre del humor español actual. Ahora hay más cultivadores que nunca del relato, no sé si porque el tiempo no da más de sí. -Y muchos destripaterrones. ¡Hombre! Donde hay más gente que vive del cuento es en la política. Hay gente que vive siempre del cuento de estar sentado en su escaño, un año y otro año y otro año, que rima con escaño. ¡Un año y otro año sentado en el escaño! bonito pareado. -La política tiene un vicio de raíz: que no se hacen oposiciones a político. ¿Cómo es posible que haya que hacer oposiciones a oficial tercero de Hacienda, por ejemplo, y no haya que hacer oposiciones a ministro de Hacienda? Pero ¡coño! si es mucho más difícil. Nombran a uno que a lo mejor no sabe nada o sí. Depende. ¡Y ahora el viejo cuento del IVA! ¡Es un disparate todo esto!