Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 SOCIEDAD www. abc. es sociedad LUNES 8- -3- -2010 ABC DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER La crisis no puede con ellas Los hombres entran en el hogar y las mujeres salen a la busca de trabajo. La crisis está cambiando la radiografía laboral de un país en el que las desigualdades en salarios y temporalidad siguen siendo reino femenino POR M. J. PÉREZ- BARCO SARA CAMPELO FOTO DE SAN BERNARDO Trabajo femenino Las mujeres siguen cobrando entre un 25 y 30 menos que los hombres por desempeñar el mismo trabajo. El paro juvenil alcanza el 49 y las mujeres jóvenes representan un 33 del total de parados. Las jóvenes se decantan por alargar su formación. El número de mujeres que ha continuado estudiando ha aumentado en 71.400 el pasado año (un 7,2 más que en 2008) La presencia femenina en los puestos directivos se reduce a un mísero 13 cuando en 2007 era del 19 MADRID. Un año más la historia se repite. Hacer balance en el Día Internacional de la Mujer sirve para darse cuenta de que las cosas no cambian para ellas, salvo que la crisis pesa como una losa para todos y parece estar variando poco a poco los papeles entre hombres y mujeres en los hogares. Pero más bien por una cuestión de pura necesidad que de conciencia de género. A ellos les ha afectado más el paro y han tenido que ocuparse de las labores domésticas, mientras ellas conservan sus empleos o han salido de casa en busca de trabajo. Por lo demás, todo sigue igual. Dos años bajo el paraguas de un Ministerio de Igualdad poco han aportado en políticas de género, aparte de impulsar una ley del aborto que ha dado más quebraderos de cabeza que alegrías. A veces incluso se ha producido cierto retroceso. Las mujeres siguen cobrando entre un 25 y 30 menos que los hombres por desempeñar el mismo trabajo, denuncian los sindicatos. Ellas ocupan además empleos más precarios, son las reinas de los contratos temporales. Y siguen sin acceder a los altos puestos de responsabilidad, incluso retroceden entre los altos cargos. Los últimos datos de la escuela de negocios IESE indican que hoy la presencia femenina en los puestos directivos se reduce a un mísero 13 (en 2007 era del 19 El temor de que la crisis aparque el avance de la mujer parece más una realidad que una amenaza. Mientras tanto ellas resisten mejor los estragos de esta dura debacle ecónomica. De hecho, por primera vez en los últimos veinte años, hay más hombres parados que mujeres, según el índice laboral de la consultora Manpower. Y es que el número de hombres que se han quedado sin trabajo creció casi el doble que el de mujeres. Una de las razones estriba en que ellas tienen mayor nivel educativo, dice este informe. Es más. Desde marzo de 2009 se ha detectado un frenazo en el aumento de mujeres paradas. La mayor parte de las desempleadas son aquellas que se incorporan al mercado laboral, jóvenes o mayores que tras dedicarse al cuidado de la familia deciden trabajar. Es decir, no se destruye tanto la ocupación femenina. Las que ya disfrutaban de un empleo parece que consiguen conservarlo. No obstante, hay más paradas de larga duración. Este fenómeno ha provocado otro detectado por la Fundación Adecco. El hombre entra en el hogar. Los varones dedicados a las tareas domésticas han aumentado un 14 en el último año, mientras las mujeres han disminuido un 4,7 Ellas salen de casa para buscar trabajo y hacerse cargo de la economía familiar. Sin embargo, el hecho de que la mujer se haya convertio en un resorte resistente a la crisis es un espejismo, que no debe eclipsar la realidad de que ellas aún tienen retos que afrontar, advierte UGT. De hecho, este sindicato hace otra interpretación y prefiere contextualizar los datos sobre la tasa de ocupación femenina. El desempleo sigue Conservar el empleo siendo femenino asegura Almudena Fontecha, secretaria confederal para la Igualdad de UGT. El trabajo lo ha perdido quien lo tenía- -prosigue- por lo que a los empleos destruidos durante la crisis hay que añadir un gran colchón de paro estructural previo, que afecta en gran medida a las mujeres Ellas, desde luego, siempre parten de una posición más débil en el mercado laboral. Ante la progresiva incorporación de las mujeres al mer- cado de trabajo, Fontecha explica que puede deberse a que las mujeres que no han trabajado nunca o abandonaron su empleo para ocuparse de sus hijos deseen contribuir ahora al mantenimiento del hogar por la ausencia del suel- Trabajadora de una empresa de limpieza ME AGOBIA MUCHO TENER QUE PEDIR DINERO Sandra gana 820 euros al mes y paga 665 de alquiler, y su marido ha comenzado a recibir un subsidio de 400 tras año y medio parado. ¿A quién le salen las cuentas? POR M. J. P- B. FOTO JOB VERMEULEN MADRID. A Sandra no le falta la alegría que le inyecta cada día su pequeña Ainoa, una niña que cumplirá dos años el próximo verano. Ella es lo que me hace vivir Pero esta mujer de 34 años tiene presente en todo momento su situación desesperada Su marido, José Ramón, está en paro desde hace 18 meses. Era mensajero. No ha cobrado ninguna prestación hasta el mes pasado. Con sus 400 euros de subsidio y los 820 que gana Sandra como empleada de una empresa de limpieza se mantiene la familia. Sólo el alquiler de su piso de 70 metros cuadrados en la zona Franca de Barcelona les cuesta 665 euros al mes. ¿A quién le salen las cuentas? Nos ayudan a pagar los recibos de luz, agua, etcétera, los tíos de mi marido. Los vecinos nos regalan ropa y juguetes para la niña Y Sandra acude a Cáritas de Barcelona para recibir alimentos. Hace dos años- -recuerda- -las cosas nos iban bien. Por eso, decidimos tener un hijo. Los dos teníamos trabajo. Pero ahora... Es una situa-