Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES LUNES 8 s 3 s 2010 ABC DIRECTOR GENERAL: FERNANDO BERRIDI DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Directora Adjunta: Ana I. Pereda. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, José Ramón Alonso, Manuel Erice y Borja Bergareche. Adjunto al Director (Opinión) Ramón Pérez- Maura. Redactores Jefes: V. A. Pérez (Continuidad) S. Guijarro (Información) M. Alcaraz (Fin de Semana) J. González (Opinión) A. Martínez (España) F. Cortés (editor supl. económicos) J. García Calero (Cultura y Espectáculos) F. Álvarez (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. Aycart (Diseño e Infografía) y A. Rodríguez (Suplementos) Delegados: P. Planas (Cataluña) A. Aycart (Galicia) I. Blasco (C. Valenciana) A. González (Castilla- La Mancha) J. L. Martín (Castilla y León) y R. Pérez (Aragón) PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA Gerente: Javier Caballero Adjunto al Director General: José Antonio Navas Control de Gestión: Óscar Corchón Área de Márketing: José María de la Guía Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera QUE MECE LA CUNA L comunicado conjunto emitido por los Gobiernos de España y Venezuela no va a ser suficiente para tapar el escándalo de la cooperación del régimen chavista con la alianza terrorista formada por ETA y las FARC. Rodríguez Zapatero se ha equivocado gravemente al dar la cara por Hugo Chávez y desamparar a la Justicia española. El error no es nuevo para el Gobierno socialista, que en otras ocasiones ya trató de entorpecer o deslegitimar la acción antiterrorista de algunos jueces de la Audiencia Nacional cuando no le convenía políticamente la persecución a ETA. Ahora, la presencia del régimen totalitario de Chávez como muñidor de coaliciones criminales ha hecho que el Gobierno socialista vuelva a pervertir las prioridades que le correspondería defender por interés nacional. Si Zapatero prefiere a Hugo Chávez antes que a la Justicia española, las consecuencias políticas no se harán esperar. Pero el problema se agrava para el Gobierno, porque detrás del régimen venezolano está la Cuba castrista, reiteradamente aludida en el auto de procesamiento dictado por el juez Eloy Velasco contra varios miembros de ETA y de las FARC. A las pruebas contra el Gobierno de Chávez- -correos electrónicos incautados en el ordenador del terrorista Raúl Reyes, declaraciones de ex miembros de las FARC, nombramiento del etarra Arturo Cubillas como alto cargo del Ministerio de Agricultura, apoyo de militares venezolanos a los movimientos de etarras y miembros de las FARC por Venezuela- -se unen las que apuntan al régimen comunista de Cuba. En esta isla fue donde algunos etarras deportados idearon a principios de los noventa la colaboración de ETA con las FARC y donde se celebraron los primeros encuentros entre dirigentes de ambas organizaciones, de las que salieron compromisos para el entrenamiento conjunto en campos de los terroristas colombianos en suelo venezolano. Vista la primera reacción del Gobierno español, que pide explicaciones al juez Velasco y no al presunto cooperador de ETA, el Gobierno de Chávez, poco o nada ha de esperarse en relación con Cuba, dictadura mimada de la diplomacia española ante Europa y el resto de la comunidad internacional. CUBA, LA MANO E UN CLAMOR POR LA VIDA Los ciudadanos cumplieron ayer con un deber cívico al dar voz a una protesta social que solo ha merecido el desprecio del Gobierno IENTOS de miles de personas salieron ayer a la calle, en Madrid y en otras ciudades españolas y de otros países, en defensa de una causa justa. Impulsado por un laicismo extremista y con el objetivo de hacer guiños electorales al voto radical, Rodríguez Zapatero ha puesto en marcha un programa que choca con creencias muy arraigadas en la gran mayoría social. En este caso, plantea de forma injustificable el aborto como un derecho de la mujer y prefiere ignorar que el nasciturus es un verdadero ser humano desde el momento mismo de la concepción, cuya eliminación choca frontalmente con el derecho a la vida. Ni siquiera la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la reforma aprobada en 1985 ha frenado las aspiraciones de un presidente del Gobierno que hace pagar a los más débiles e indefensos sus dogmas ideológicos y sus intereses partidistas. De ahí la legítima protesta que ayer inundó de color rojo los espacios públicos, con pancartas y globos y en un ambiente festivo que desmiente el tópico falsamente progresista que atribuye actitudes os- C curas y reaccionarias a quienes defienden la vida contra la muerte. Ha sido un gran éxito para las entidades organizadoras, que lograron reunir a una multitud de ciudadanos a pesar de las previsiones meteorológicas. Las imágenes de Bibiana Aído y otros dirigentes del PSOE celebrando como un triunfo para la igualdad de las mujeres una norma que antepone la muerte a la vida son el mejor ejemplo de los efectos del dogmatismo en el terreno moral y jurídico. La lucha por la vida es una causa positiva en favor de las madres y de los hijos, avalada por la ciencia, la ética y el propio Derecho Constitucional. Habrá que esperar a que se pronuncie en su día el TC, aunque nadie podrá devolver la vida a quienes sean víctimas de la aplicación inmediata de una norma que el Gobierno impulsa por razones oportunistas. La nueva ley ignora también el derecho a la objeción de conciencia de los médicos y el personal sanitario, incurriendo así en una grave infracción de las libertades individuales. Desconoce igualmente el derecho de los padres a elegir la educación sexual que debe impartirse a sus hijos en favor de una visión laicista impuesta con carácter obligatorio y contraria a las reglas básicas del Estado democrático. Por todas estas razones, los ciudadanos que ayer expresaron su protesta en un ambiente de fiesta por la vida han cumplido meritoriamente con un deber cívico al dar voz a un clamor social que debería ser escuchado. Precio ABC: 1,20 euros. Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid. Publicidad: 902 334 556 Suscripciones: 901 334 554 Att. al cliente: 902 334 555 Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 34.409 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid