Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA SÁBADO 27 s 2 s 2010 ABC Unión Mallorquina admite su trama de corrupción Munar dimite tras confesar el ex presidente de su partido ante el juez las corruptelas Nadal revela que la ya ex presidenta del Parlamento balear le dio 300.000 euros para comprar una empresa PALMA DE MALLORCA. La hasta ahora presidenta del Parlamento autonómico y presidenta de honor de Unión Mallorquina (UM) Maria Antònia Munar, dio a conocer ayer por la tarde que renunciaba al cargo y a su acta de diputada, y anunció también su abandono de la política, después de que el ex presidente de UM y ex vicepresidente del Consejo de Mallorca, Miquel Nadal, hubiera implicado ante el juez a Munar en una presunta trama de corrupción para la supuesta financiación ilegal del partido nacionalista. La declaración de Nadal tuvo lugar en el marco de la llamada Operación Maquillaje en la que se investiga el supuesto desvío de fondos públicos, a través de subvenciones y contratos millonarios, desde la radio y la televisión del Consejo de Mallorca a empresas audiovisuales de personas ligadas a cargos de UM. Estos hechos habrían tenido lugar en la pasada legislatura autonómica, cuando la institución insular estaba presidida por Munar. En su declaración voluntaria ante el instructor de la Operación Maquillaje Nadal afirmó que habría recibido 300.000 euros en efectivo de Munar en el interior de su propio coche oficial, para la compra de acciones de Video JOSEP MARIA AGUILÓ Maria Antònia Munar, en una de sus comparecencias ante el Tribunal de Justicia de Baleares U, una de las empresas que están siendo investigadas. Esta compañía suscribió contratos millonarios con la Televisión de Mallorca, además de realizar diversos trabajos para la campaña municipal y autonómica de UM en 2007, en la que Nadal era el candidato a la Alcaldía de Palma y Munar la candidata al Gobierno balear. También comparecieron ante el juez los ex directivos de la citada productora audiovisual, Miquel Oliver, Luisa Almiñana y Ramón Rullán, quienes decidieron modificar JOAN LLADO El horizonte penal de Munar se complica y al tiempo se agrava la crisis institucional en Baleares Eduardo San Martín SIN OFENDER H ace bien el Partido Popular en poner a prueba la voluntad real del Gobierno de pactar algo más que medidas paliativas, de alcance y profundidad limitados, para tratar una crisis de caballo. Por cierto, una crisis que, de acuerdo con las previsiones difundidas el jueves por la Comisión Europea, nos dará un ligero respiro en los dos primeros trimestres de este año, aunque sólo en la estadística y muy por debajo de la mejoría que registrarán otras economías europeas, para hundirnos de nuevo en el pozo como consecuencia de la subida del IVA de principios de julio. Subida ésta cuyo anuncio ha debido ser uno de los pocos que aún no ha rectificado el Gobierno en los últimos meses, y probablemente la única iniciativa que sí debería haber arrumbado, tal como le piden la mayoría de los otros grupos parlamentarios y la propia Comisión. Pero, así como hace bien el PP en verificar la sinceridad de los propósitos de enmienda del Ejecutivo, haría aún mejor si se esforzase en eliminar ese toque de exasperante antipatía con la que adorna sus intervenciones públicas, en ruedas de prensa o interpelaciones parlamentarias. Una actitud que debilita sus argumentos y que probablemente explique la evidente suspicacia que su forma de hacer oposición provoca aún en una parte no desdeñable del voto moderado. Todos hemos escuchado a Duran Lleida despellejar vivo al Gobierno en sus intervenciones parlamentarias sobre la crisis, con más contundencia que el propio PP, pero sin un mal gesto o una palabra inútilmente ofensiva. A la intervención de Cristóbal Montoro que siguió a la primera reunión de la comisión anticrisis, le sobró un impostado menosprecio por el anfitrión, por muy ridículo que fuera el escrito inicial presentado por el Gobierno. La firme pero respetuosa reacción de Lucía Figar a la última propuesta del ministerio para un pacto educativo debería ser el modelo a seguir. su primera declaración, hecha semanas atrás. A través de una nueva declaración, esta vez por escrito, Oliver involucra ahora de forma directa tanto a Nadal como a Munar en la citada presunta trama de corrupción. En concreto, les atribuye la propiedad de Video U a través de dos testaferros. La confesión de Oliver, que fue también director de la Televisión de Mallorca, fue respaldada por Almiñana y por Rullán. En respuesta a estas declaraciones ante el juez, Munar negó de manera rotunda a través de un comunicado, la veracidad de las manifestaciones hechas por el señor Nadal Además, afirmó actuar siempre en su vida política de acuerdo con la más absoluta legalidad y la ética política Munar está imputada en la Operación Maquillaje y en el caso Can Domenge de presunta corrupción urbanística. Nadal, por su parte, lo está en tres causas. Ética política