Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2- -9- -2009 La Scala cierra parte del teatro porque se han encontrado restos de amianto 61 Tenemos que dejar de ser cazatesoros Robert Marx s Cazatesoros Es un cazatesoros legendario que ha excavado cientos de barcos. Hoy cree que su negocio desaparecerá y quiere colaborar con el Gobierno español. Odyssey llamó al pecio de La Mercedes Black Swan para vengarse de él POR JESÚS GARCÍA CALERO FOTO IGNACIO GIL Así de contundente se muestra Robert Marx: Tenemos que dejar de ser cazatesoros. Quien siga el ejemplo de Odyssey sólo perderá dinero y se enredará en demasiados y carísimos pleitos Marx es uno de los más activos cazatesoros de la historia. A sus 76 años, con 60 libros, cinco matrimonios y cientos de pecios descubiertos a sus espaldas en todos los mares del mundo, sigue buceando. Pero sabe que el juicio de Tampa por el tesoro de La Mercedes ha puesto al negocio contra las cuerdas. Ahora está en Madrid, tratando de contactar con nuestras autoridades, y no es casualidad que la industria busque una nueva salida a su situación, a la que Marx sirve como un raro embajador Tenemos que ser realistas. Nadie seguirá excavando pecios sin el permiso de España, esto ha quedado claro. Por aceptarlo y creerlo ya tengo demasiados enemigos El decisivo apoyo político de EE. UU. a España obliga a reinventar el negocio. Que se olviden de sus viejos apoyos en el Departamento de Estado o en la Navy. La influencia que les daban senadores como John Edwards- -principal inversor de Odyssey- -en Washington se ha desmoronado. Pero el público de EE. UU. está aún con Odyssey. Anoche estaba Greg Stemm en la televisión agitando la leyenda negra de los españoles con sed de oro, y diciendo que nadie ha probado aún que se trate de La Mercedes ¡Pero si las pruebas, las 590.000 monedas, las han escondido ellos! El tribunal lo sabe y Robert Marx lo remacha: Han actuado como ladrones y no creo que Stemm- -fundador de Odyssey- -vaya a devolver el tesoro voluntariamente, por mucha sentencia que exista en los tribunales, hasta que no vayan agentes del FBI y le apunten con sus armas Y es que, a su juicio, España no debe confiarse, Stemm tiene más dinero, más resolución y mejores abogados que España en este caso concluye. Aún así, parece que no están ganando ni mucho menos. ¿Y cómo ve el futuro del negocio? Los barcos pertenecen a España, regla número uno. Vengo a ofrecer toda la información de que dispongo- -y puede decir que España deja Robert Marx, legendario cazatesoros, ayer en Madrid escapar un gran tesoso si no me escucha- Y también a pedir el priviegio de trabajar en colaboraciones exclusivas con su país, como las que tuvo Seahunt, para excavar pecios. Quiero negociar para que España se quede con todas las piezas de relevancia, pero qué museo va a querer trozos de astrolabio o 590.000 monedas. De todo hay que hablar. ¿Cómo va España a excavar galeones en las Azores con más facilidad que con la participación de empresas experimentadas como la mía? Que su Marina le diga a Portugal: Bob Marx trabaja con nosotros Eso quiero. Cuando se le recuerda que nuestra ley prohibe la comercialización de bienes del patrimonio no se desanima, como si su propia visión fuera insumergible. Y cuando se le habla de arqueólogos y académicos no puede evitar un rictus de desdén: Ellos están en tierra, en despachos, no saben nada de ahí abajo Es cierto que Marx se ha granjeado enemigos y por encima de todos está Odyssey. Al parecer Stemm llamó Black Swan al pecio de La Mercedes para herirme. Black Swan fue mi apodo familiar- -mi mujer es White Swan- -desde que empleé ese alias en la milicia. Yo había vendido a Stemm la documentación sobre la localización de La Mercedes y el lo llamó Black Swan como diciendo: lo tengo, es sólo mío, y tú no ya tienes nada que hacer, conozco hasta tu apodo íntimo. Fue una mezquina venganza. Los barcos son de España No creo que Stemm- -Odyssey- -vaya a devolver el tesoro voluntariamente, por mucha sentencia que dicten los tribunales, hasta que no vaya el FBI con sus armas El juicio de Odyssey en Tampa entra en su punto crucial J. G. C. MADRID. El caso de Odyssey contra el Reino de España llega a su punto crucial. España ha entregado al juez las últimas argumentaciones en respuesta a las objecciones de Odyssey y de Perú, las partes litigantes, a la recomendación del juez Pizzo que daba toda la razón a España. Ahora el juez Merriday deberá, o sentenciar la devolución de la carga a España o la continuación del proceso. Pero más fundamental que la futura sentencia ha sido la declaración del Gobierno norteamericano, de la que ABC informaba el domingo. Obama ha confiscado las cerillas a las empresas incendiarias como Odyssey que con poco dinero han demostrado que son capaces de poner en muy grave riesgo a un Estado como España tanto con el espinoso asunto de las aguas de Gibraltar como sus relaciones culturales con los países her- manos de Iberoamérica comenta a ABC el abogado José María Lancho. España ha encontrado en Washington un gran aliado para proteger el patrimonio de la gran historia naval Atlántica. El abogado James Goold que representa a España argumenta que Odyssey se equivoca gravemente porque ha quedado demostrado que el pecio es La Mercedes que tiene inmunidad soberana como buque de Estado y que los cazatesoros sabían que quebrantaban la ley internacional al reventar el yacimiento arqueológico y tumba de marinos de la Armada. Goold subraya el destino cultural y no comercial del patrimonio sumergido, algo que por fin se incorpora al proceso citando el convenio firmado entre Defensa y Cultura, tan importante, subraya Lancho. A Perú también responde Goold, por haber admitido la identidad del barco, para recordar que no pueden aplicarse las leyes esgrimidas por el Gobierno andino, que no le permiten erigirse como origen cultural del tesoro ni reivindicar su posesión.